aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Bajo Reserva | Periodistas de EL UNIVERSAL

Estaba contento

Bajo reserva es elaborada con aportaciones de periodistas y colaboradores de EL UNIVERSAL previamente verificadas. ...





COLUMNAS ANTERIORES

Escucha al autor

Martes 29 de junio de 2010

Rodolfo Torre Cantú estaba contento y tranquilo. El aspirante a la gubernatura de Tamaulipas decía que las encuestas lo colocaban con buena ventaja. Confiaba en ganar la elección de manera holgada. Hace unos días le comentó a alguien de su confianza que el secretario de la Defensa, general Guillermo Galván Galván, le había enviado elementos especializados para que se encargaran de su seguridad. Gente altamente recomendada, expresó. Confiado dijo que antes de estar con él, sus nuevos escoltas estuvieron al mando del general Roberto Miranda, jefe del Estado Mayor Presidencial con Ernesto Zedillo. Miranda, militar con fama de duro, asumió la vigilancia del candidato Zedillo tras el asesinato de Luis Donaldo Colosio, cuando todos los servicios de seguridad estaban con los cabellos de punta. El tamaulipeco Torre Cantú se sentía, pues, en las mejores manos. Ayer, a las 8:00 de la mañana, habló con una de las personas encargadas de su relación con medios capitalinos. Le pidió que organizara, para la semana después de las elecciones, una comida en el DF con periodistas. Pidió una reunión que no fuera informativa, sino “para charlar de manera relajada”. Unas horas después de esa llamada, Torre Cantú estaba muerto.

 

 

Nombres suenan ya. Anoche empezaron a circular los perfiles de quienes podrían ocupar la nominación que correspondió a Torre Cantú. Encabeza la lista Manuel Muñoz Cano (hijo del desaparecido Manuel Muñoz Rocha), quien fue secretario local de Desarrollo Social y era el coordinador de la campaña del candidato asesinado. Se menciona con insistencia a Óscar Almaraz Smer, candidato a diputado local. Algunas fuentes señalan, con menores posibilidades, a Antonio Martínez Torres y a Marco Antonio Bernal. El asesinato ha movido las agendas de los priístas. Por ejemplo, Enrique Peña Nieto suspendió un viaje a China para estar en el cónclave del PRI.

 

 

La renuncia de la perredista Minerva Hernández a favor de la panista por Tlaxcala, Adriana Dávila, tenía contraparte: la declinación en Zacatecas del candidato del PAN, Cuauhtémoc Calderón, a favor de Antonio Mejía Haro, del PRD. Eso dicen fuentes cercanas a los supuestos acuerdos de la semana pasada entre Cesar Nava y Jesús Ortega. Ayer se dio la renuncia en Tlaxcala, pero en Zacatecas naufragó el acuerdo. Hubo rebelión panista. Calderón y Pedro Martínez, presidente estatal del PAN, citaron encuestas: “¿Por qué yo, si estoy arriba de Mejía Haro?”, habría dicho Calderón. “El que debe sumarse es el PRD al PAN, no al revés”, argumentó, según las fuentes.

 

 

Apunte final: Los 33 ombudsman del país (incluyendo el titular de la CNDH), calificados el fin de semana por Gómez Mont como “tontos útiles de la delincuencia”, firmaron ayer un documento de condena y rechazo al secretario de Gobernación. Esta es su primera reacción. Nos dicen que, apoyados en entidades internacionales, demandarán una disculpa pública al gobierno federal. Como si la administración de Calderón no tuviera suficiente trabajo, un frente abierto más…

 

 



PUBLICIDAD.