aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Itinerario Político | Ricardo Alemán

Caso Martí: Marcelo, en ridículo. ¿Hasta cuándo?

Nació en la ciudad de México en 1955 e inició en 1980 su carrera profesional como reportero del diario "A.M." de León Guanajuato. Ha trabaj ...

Más de Ricardo Alemán



COLUMNAS ANTERIORES


Ver más columnas
En un trabajo de investigación que no tiene antecedentes —durante meses se utilizó la tecnología de punta y lo más avanzado de las técnicas de investigación—, la Secretaría de Seguridad Pública federal localizó a los asesinos del niño Fernando Martí, identificó a la banda —Los Petriciolet—, logró la captura, uno por uno, y hoy todos están confesos

Domingo 18 de abril de 2010

Ebrard, sin tamaños para presidente

¿Quién le pondrá un alto a Mancera?

En un trabajo de investigación que no tiene antecedentes —durante meses se utilizó la tecnología de punta y lo más avanzado de las técnicas de investigación—, la Secretaría de Seguridad Pública federal localizó a los asesinos del niño Fernando Martí, identificó a la banda —Los Petriciolet—, logró la captura, uno por uno, y hoy todos están confesos.

Los integrantes de la banda de Los Petriciolet secuestraron y luego asesinaron al niño Fernando Martí. Todos lo han confesado. Pero además todos niegan que conocen a Sergio Humberto Ortiz, El Apá, y a Lorena González Hernández, La Güera, a quienes el procurador capitalino Miguel Ángel Mancera acredita la presunta responsabilidad del secuestro y crimen.

Hoy se sabe que el autor material del crimen, confeso, se llama Noé Robles —autor de por lo menos cinco crímenes más, todos confesos—, y la mujer que marcó el alto al automóvil en que viajaba Fernando Martí, La Güera, en realidad se llama María Elena Ontiveros Mendoza, detenida el pasado jueves, quien confesó su participación, y dijo que estuvo a punto de buscar “al señor Martí” y a “Marcelo Ebrard”, para decirles la verdad.

EL CINISMO, COMO RESPUESTA

Bueno, a pesar de todas las evidencias, el procurador del DF, Miguel Ángel Mancera, niega que la dependencia a su cargo haya fabricado culpables, y con una cara dura propia del viejo PRI, insiste en que la banda de La Flor cometió el secuestro y el crimen, que su jefe, El Apá —ya muerto—, es responsable y que La Lore marcó el alto al automóvil de Martí, con lo que inició el secuestro.

Está claro que el procurador Mancera no sólo miente, sino que intenta engañar a toda la sociedad, como si los actos de gobierno fueran actos de fe, más que resultados. Pero lo verdaderamente grave es que Marcelo Ebrard —jefe de Gobierno y el más aventajado presidenciable de la llamada izquierda—, se ha empeñado en defender las mentiras y el engaño de Mancera, con lo que los ciudadanos son víctimas de un doble agravio.

¿Por qué Marcelo prefiere el cinismo, como respuesta de gobierno? Porque a estas alturas, reconocer la mentira sería como reconocer que no tiene los tamaños para ser candidato presidencial y presidente. ¿Se imaginan a un presidente que defiende a un colaborador ineficaz y mentiroso como Mancera? ¿Ese es el mensaje que envía Marcelo Ebrard a los que quiere convencer de que lo vean como presidenciable?

Aún así, no faltan los malquerientes del gobierno de Calderón y del secretario de Seguridad Pública, García Luna, que restan crédito a esa investigación y que prefieren seguir tragando los sapos y las serpientes que a todos los ciudadanos nos quieren hacer tragar el procurador capitalino Miguel Ángel Mancera y su jefe, Ebrard.

¿HASTA CUÁNDO EL ENGAÑO?

Para confirmar su trabajo, la SSP federal cuenta con miles de horas de investigación videograbada, conversaciones e imágenes, declaraciones de cada uno de los integrantes de la banda, quienes detallan cómo se planearon por lo menos 15 secuestros —entre ellos los de Martí y Equihua—, la forma en que se llevó a cabo cada uno de ellos, cómo fueron asesinados choferes, escoltas y los secuestrados; dónde estaban las casas de seguridad, dónde tiraron los cuerpos, cuánto pedían de rescate, cómo repartían el dinero, y en qué lo gastaban.

Lo ridículo del caso, es que frente a esa abrumadora investigación, el procurador Miguel Ángel Mancera sólo cuenta con una declaración —la del escolta del niño Martí, que fue dejado por muerto—, en donde reconoce a La Lore como la mujer que le marcó el alto al vehículo del niño Martí, en el retén donde fue secuestrado. A partir de esa declaración, y de indicios sin el menor fundamento de que la banda de La Flor había secuestrado al niño Martí, el procurador Mancera detuvo a Sergio Humberto Ortiz, El Apá, al que convirtió en chivo expiatorio.

Según Mancera, el niño Martí habría sido secuestrado por dos bandas, asesinado por dos personas diferentes, y dos “güeras” habrían marcado el alto al automóvil de Martí. Y parece de broma, pero es cierto. La gran pregunta es ¿quién será el valiente de poner en su lugar a un mal servidor público, mitómano y fabricante de culpables, como Mancera? Y luego se quejan los amarillos, los azules y los tricolores, de impunidad. ¿Hasta cuándo la impunidad de Mancera? La justicia de la izquierda.

EN EL CAMINO

En días pasados el IMSS dio a conocer la Encuesta de Satisfacción de Usuarios, en la que participaron 29 mil 400 derechohabientes, de los cuales 77% se dijo “muy” satisfecho o “algo” satisfecho con el servicio, mientras que 85% recomendaría la atención que recibió en su clínica. Eso sí, también existen tres razones por las que no recomendaría el servicio; por el largo tiempo de espera —41%—; mal trato —32%— y falta de medicinas, 11%. Para atender esas deficiencias, se invertirán 6 mil millones de pesos en infraestructura en 2010 —se edificarán 26 nuevas unidades—, y se comprará equipo por un valor de cinco mil 600 millones de pesos. Se beneficiará a casi cinco millones de personas. Por cierto, el director del IMSS, Daniel Karam, es de los colaboradores más cercanos del presidente Calderón.



Comenta la Nota
PUBLICIDAD.