aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Atando cabos | Denise Maerker

El hombre de la camiseta café

Realizó sus estudios profesionales en Ciencias Económicas y Sociales en la Universidad Católica de Lovaina, Bélgica, la Maestría en Cienci ...

Más de Denise Maerker



COLUMNAS ANTERIORES


Ver más columnas

Miércoles 24 de marzo de 2010

Fue por pura casualidad que hoy la Marina está en aprietos. El hombre de la camiseta café con logo naranja en el pecho fue captado por las cámaras de Milenio Televisión el domingo en la tarde en el municipio de Santa Catarina, Nuevo León. Había sido detenido por presunto narcomenudeo y entregado a los marinos tras una refriega. En las imágenes se ve cuando es subido a una camioneta de la Marina y transportado a bordo de un helicóptero de la misma institución. Casualmente, a la mañana siguiente, sus jefes comisionaron al mismo reportero para que recogiera la imagen de un “encobijado” que apareció en San Nicolás. Al llegar, el reportero identificó sorprendido al mismo hombre. La cara estaba muy golpeada pero la camiseta era inconfundible.

Así por casualidad, y por primera vez, los periodistas tenemos evidencia de que una persona detenida por las autoridad es después encontrada muerta y abandonada en el más puro estilo del crimen organizado. Denuncias en este sentido habíamos recibido antes, pero eran imposibles de verificar. El caso del hombre de la camiseta café, cuyo nombre ayer se supo es José Humberto Márquez, no prueba la veracidad de esos casos, ni es por sí misma una prueba de que se trate de una práctica tolerada o promovida dentro de ciertas corporaciones, pero despierta dudas legítimas.

La respuesta de los involucrados ha sido la de siempre: negar los hechos. El procurador del estado dice que están investigando. ¿Qué les toma tanto tiempo? Sólo se necesita un dato: ¿a quién le entregó la Marina, si es que lo hizo, la custodia del detenido? Todo apunta, incluso la falta de información precisa, a que a alguna de las dos corporaciones “se les pasó la mano” en un interrogatorio y no están dispuestos a reconocerlo. Y es el segundo caso en sólo cinco días en la zona de Monterrey que se trata de ocultar “un error” de las fuerzas armadas. La explicación que dan algunos en privado es que se quiere evitar a toda costa que se deslegitime el rol de la Marina y el Ejército en la lucha contra el crimen. Pero ¿será mintiendo y encubriendo la mejor manera de preservar esa legitimidad? No lo creo. En el caso del Ejército pasan las horas y nadie ha visto los resultados de la autopsia que le fue practicada a los jóvenes estudiantes asesinados en el Tec el pasado sábado. ¿Qué balas los mataron? ¿Cómo se dieron los hechos: fue confusión o fuego cruzado?

Pedir cuentas de estas muertes no es estar del lado de los narcotraficantes, como algunos afirman buscando así acallar las quejas y denuncias. Efectivamente son ellos los enemigos de la sociedad, pero el Estado pelea en nuestro nombre y lo debe hacer dentro de la legalidad y de forma transparente. Por el bien de todos.



Comenta la Nota
PUBLICIDAD.