aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Itinerario Político | Ricardo Alemán

Calderón; solitario de palacio

Nació en la ciudad de México en 1955 e inició en 1980 su carrera profesional como reportero del diario "A.M." de León Guanajuato. Ha trabaj ...

Más de Ricardo Alemán



Miércoles 10 de marzo de 2010

Tendremos que empezar a creer que, en efecto, Felipe Calderón “está pintado” en Los Pinos. Es decir, que es un Presidente ausente, al que nadie consulta, y menos mantienen informado de asuntos relevantes como, por ejemplo, un acuerdo que tiende un “puente de plata” al candidato del PRI a sucederlo en 2012. Fernando Gómez Mont y César Nava han insistido en todos los tonos que en su momento no informaron al Presidente sobre la firma del acuerdo que blindaba para 2011 a Enrique Peña Nieto, y le facilitaba la candidatura presidencial por el PRI. Le informaron a Calderón hasta el mes de enero, lo que también fue ratificado en todos los tonos por el Presidente. Y si lo confirman los hombres más informados del país, así será.

En todo caso, lo curioso y preocupante son dos resultantes que están a la vista de todos. Primero, que si Felipe Calderón se entera en abonos y a mediano y largo plazos de las decisiones trascendentes que realizan sus más cercanos colaboradores —como el caso de Gómez Mont—, y el gerente de su partido —como lo es Nava—, entonces se explica esa suerte de parálisis político-legislativa que preocupa tanto a notables “abajofirmantes”, como a empresarios y ciudadanos en general.

La segunda resultante —también visible para todos—, es “la ley del hielo” a la que han sometido en la casa presidencial tanto al secretario de Gobernación como al jefe nacional del PAN. En el primer caso, el ejemplo más evidente apareció en imágenes televisivas y en gráficas periodísticas, durante un evento celebrado el domingo 7 en Michoacán, en donde era evidente la frialdad entre el Presidente y su secretario de Gobernación.

En el segundo caso, se sabe que al estallar el escándalo por la firma del acuerdo PAN-PRI para el Estado de México, en la casa presidencial se llevó a cabo una reunión en la que toda la furia de que es capaz el enojado Felipe Calderón, cayó sobre César Nava.

En rigor, el problema que enfrenta el Presidente con la eficacia y operatividad de su gabinete y su partido, se puede entender a partir del refranero popular: “No tiene la culpa el indio, sino el que lo hizo compadre”. Es decir, el problema del Presidente parece estar en una deficiente selección de colaboradores y gerentes. Y claro, si Felipe Calderón llevó a Gómez Mont y a Nava a los puestos que ocupan, el Presidente los puede quitar, y punto.

Pero dice la conseja que el Presidente nunca se equivoca. Y llevar a un cuarto hombre a Bucareli o al PAN, sería señal de debilidad. Pero Calderón es un político sin mucha paciencia. Y ya están en la congeladora Gómez Mont y Nava. Y si no, al tiempo.

EN EL CAMINO. No se enfría el muerto, y Nava, “Chucho” y Camacho ya van por Sinaloa y Quintana Roo. Pura congruencia.

 

 



Comenta la Nota
PUBLICIDAD.