aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Serpientes y Escaleras | Salvador García Soto

¿Cuántos mexicanos murieron en Haití?

Autor de la columna “Serpientes y Escaleras”, Salvador García Soto es uno de los periodistas críticos con amplia presencia en los medios ...

Más de Salvador García Soto



COLUMNAS ANTERIORES


Ver más columnas

Martes 19 de enero de 2010

Ante el drama humanitario en que se ha convertido Haití, a una semana del terremoto, no se sabe a ciencia cierta cuántos mexicanos murieron. Las cifras no han podido establecerse con claridad por la Secretaría de Relaciones Exteriores. Por momentos la dependencia parece no querer aceptar lo inevitable y en sus últimos censos habla sólo de una mexicana muerta: Karen Valero, mientras los “aún no ubicados” o en el mejor de los casos “desaparecidos” van de 66 a 27.

La esperanza de encontrar con vida a más mexicanos entre los escombros o de ubicarlos vivos en territorio haitiano, creció ayer con el rescate sorpresivo del profesor Carlos Peralta, que sobrevivió atrapado entre las ruinas de lo que fue una universidad. Era maestro de español y fue rescatado por haitianos que lo encontraron y sacaron de los cascajos.

Será difícil saber pronto cuántos mexicanos más murieron o cuántos están aún vivos. Aunque pareciera que la Cancillería intentará minimizar u ocultar una cifra de compatriotas muertos, la realidad es que la diplomacia mexicana se ha topado con el mismo caos y desorden que priva en Haití y que ha dificultado saber con exactitud y certeza cuántos nacionales había allá al momento del terremoto.

En las casas de los mexicanos que entraron a Haití hasta el 12 de enero, la cancillería ha dejado recados diciendo que aún están en la búsqueda, que se hacen todos los esfuerzos del gobierno mexicano y que oficialmente aún no se les considera muertos. Son más de 66 familias en nuestro país que en este momento están en la incertidumbre que conservan algunas la esperanza y otras que ya esperan lo peor.

Otros 65 mexicanos ya fueron ubicados e identificados, dice la cancillería, y de esos, 30 ya salieron de Haití, 14 de ellos regresaron a México y otros fueron a otros países, mientras que 30 permanecen en territorio haitiano.

Las razones por las que éstos mexicanos fueron a vivir a un país con tantos problemas económicos y sociales son diversas; algunos se casaron con ciudadanos de Haití, otros iban por trabajo o negocios; pero del total de connacionales, la mayor parte tenían un bajo nivel social en México.

Irse a vivir a Haití, en todo caso es una decisión de mucho valor. Y no porque aquí no haya varios de los problemas que tiene la isla: pobreza, desempleo, inseguridad, violencia. Incluso con el caos en algunas zonas del país por el narco —Ciudad Juárez por ejemplo— entre vivir en México y en Haití aún hay claras diferencias.

Por ejemplo los dos mexicanos que llegaron ayer por la mañana a México vivían allá en una montaña, afuera de Puerto Príncipe, y se fueron al cerro por que allá se sentían seguros. Es como si en México hubieran vivido en una barranca de Álvaro Obregón o en Cuautepec El Alto, tal vez con las mismas carencias, sólo que en un país que no era el suyo.

Algunos de los sobrevivientes volverán a México, tal vez a una realidad no muy distinta a la que vivían en Haití; otros decidirán permanecer allá porque ya tienen allá sus raíces. Pero otros mexicanos, aún no se sabe cuantos, quedarán sepultados entre los escombros o en las fosas comunes; así que por muchas razones esta tragedia también es nuestra.



Comenta la Nota
PUBLICIDAD.