aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Tronera | Salvador Camarena

El error de l@s twitter@s

Nació en la ciudad de Guadalajara. Licenciado en Comunicación por la Universidad ITESO. Actualmente conduce la Tercera Emisión de "Hoy por H ...





COLUMNAS ANTERIORES


Viernes 23 de octubre de 2009

No existe un mapa de la ciudad de México que muestre todas las rutas de transporte público. Si una persona quiere realizar un trayecto tendrá que averiguar por su cuenta qué peseros tomar y dónde. Tania Osorio y Rodrigo Escandón, estudiantes de la Universidad Iberoamericana, tuvieron una idea que podría corregir esta aberración. Si prospera, en internet habrá un mapa con todas las opciones de transporte público. Mejor aún, será interactivo: quienes lo usen podrán editarlo, perfeccionarlo; por ejemplo, cualquiera podrá sugerir una combinación de opciones cuando el viaje involucre transbordos. Como con Wikipedia, Tania y Rodrigo quieren que su idea sea adoptada por todos. Imposible saber si será un éxito, pero el principio —ciudadanos que ayudan a ciudadanos— me parece de arranque más propio de una nueva mentalidad que lo que ocurre con movimientos como el del voto nulo y, me temo, la protesta twittera contra el impuesto a internet.

En un principio, el voto nulo fue también una idea poderosa. Sus promotores lograron incomodar en serio a los dirigentes de los partidos. El número de sufragios anulados el 5 de julio, en algunos casos más del doble que en elecciones anteriores, fue una señal contundente del éxito del movimiento. El problema es que sus promotores no entendieron que habían ganado, que la ciudadanía les compró el “ya basta” pero que eso, por el momento, no tenía más futuro. No comprendieron que satisfechos pudieron dar vuelta a la página y buscar otra causa.

El voto nulo fue una expresión del hartazgo ciudadano. El primero ya no existe, el segundo permanece. En vez de adoptar la táctica de guerrillas y esperar una nueva ocasión para desde internet sorprender a las autoridades, los anulistas creyeron que ya tenían una llave para entrar al mainstream político. Los diputados, ya se sabe, les dieron con la puerta en las narices. Ahora, desde twitter reaparecen algunos de los anulistas y surgen nuevos actores. Como cuando nació el voto nulo, ayer daba gusto escuchar voces frescas dialogar con los senadores, en este caso algunos de la Comisión de Ciencia y Tecnología, que fue la que recibió a l@s twitter@s. Pero no creo que haber ido al Senado haya sido buena idea. L@s twitter@s, como antes los anulistas, aún no han construido el músculo necesario para mantener interlocución con actores de la política.

@misspirata intentó explicarles a los senadores qué es internet. Rescato dos conceptos: es una “configuración social” y es un “acuerdo”. En ese “acuerdo” hoy no están los políticos. Esa es la gran ventaja de l@s twitter@s: pueden desde esa enorme trinchera que es internet empoderar a otros, constituir comunidades vigorosas y dominar espacios de expresión y acción que escapan a los controles formales del sistema político.

Si se enfocan en microacciones —rechazar un impuesto, alertar sobre embotellamientos, promover el rescate de algún parque—, con su creatividad, preparación, dinamismo, irreverencia, anonimato y don de la ubicuidad, l@s twitter@s fortalecerán esa configuración social en la que para mí hoy es más importante, aunque sea tan sólo una idea, el mapa de Tania y Rodrigo que los twitts del senador Javier Castellón. Si se ocupan de dominar internet tendrán la atención no de una comisión que en este país por desgracia no importa, sino de todo el Congreso.



Comenta la Nota
PUBLICIDAD.