aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Itinerario Político | Ricardo Alemán

Todos contra Peña Nieto

Nació en la ciudad de México en 1955 e inició en 1980 su carrera profesional como reportero del diario "A.M." de León Guanajuato. Ha trabaj ...

Más de Ricardo Alemán



COLUMNAS ANTERIORES


Ver más columnas
Escucha al autor
Enrique Peña Nieto, gobernador del estado de México, es el adversario político a vencer en julio de 2009 y 2012

Miércoles 24 de junio de 2009

El adversario político a vencer rumbo a julio de 2009 y 2012 —para el PAN y el PRD— es nada menos que Enrique Peña Nieto, gobernador del estado de México y por mucho el más aventajado presidenciable entre tricolores, azules y amarillos.

Está en la mira de Germán Martínez, Jesús Ortega, López Obrador y Marcelo Ebrard, opositores naturales del mexiquense. Pero en el PRI cuenta con adversarios que están a la vista, entre ellos Manlio Fabio Beltrones —quien busca ser candidato presidencial, pero llegado el momento se sumaría a la causa del mexiquense—, además de gobernadores despistados que se creen con méritos presidenciables.

Lo curioso del “fenómeno Peña Nieto”, sin embargo, es que nadie se atreve a explicar al “respetable” las razones por las que azules y amarillos lo han convertido en el adversario presidencial a vencer y, con ello, en el nuevo “fenómeno político-electoral”. Al convertirlo en el enemigo a vencer, PAN y PRD llevan a Peña Nieto a las nubes.

Vale recordar que en su momento los fenómenos político-electorales fueron Vicente Fox, en 2000, y AMLO, en 2006. Hoy es Peña Nieto. ¿Pero qué hay detrás de él? ¿Por qué es el más aventajado presidenciable? ¿Por qué el más popular? ¿Por qué un político joven, salido de la nada, que antes de gobernador era un perfecto desconocido, hoy es el más popular, aventajado y al que tirios y troyanos pretenden tirar?

Para algunos, el “fenómeno Peña Nieto” tiene su origen en que es un hombre joven, bien parecido, que ya ganó el voto de buena parte de 50% del electorado femenino; que ha hecho de su gobierno una telenovela, y que lo arropa un aparato de asesoría y mercadotecnia que hace milagros.

Otros le acreditan una perversa y truculenta alianza con Televisa —que según los voceros periodísticos de AMLO tiene su origen en miles de millones de pesos—, y no faltan quienes imaginan que ciudadanos y electores son estúpidos por colocarlo —según las encuestas, claro— como el más popular y aventajado presidenciable.

Será el sereno, pero el “fenómeno Peña Nieto” no es más que un nuevo ciclo de la orfandad política de los ciudadanos y potenciales electores mexicanos. Es decir, muchos de los que en 2000 vieron a Fox como la salvación, en 2006 a AMLO como el mesías, hoy ven al mexiquense como alternativa. Y Peña Nieto podría imponer su candidatura presidencial a fuerza de imagen y popularidad, como la impusieron Fox y AMLO. Por eso lo quieren tirar azules y amarillos.

EN EL CAMINO

Por cierto, dicen que Televisa pondrá un alto a las mentiras que vinculan al grupo mediático con Peña Nieto. Al tiempo.



Comenta la Nota
PUBLICIDAD.