aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Itinerario político | Ricardo Alemán

Bours, desecho político

Nació en la ciudad de México en 1955 e inició en 1980 su carrera profesional como reportero del diario "A.M." de León Guanajuato. Ha trabaj ...

Más de Ricardo Alemán



COLUMNAS ANTERIORES


Ver más columnas
Escucha al autor

Lunes 22 de junio de 2009

El gobernador de Sonora, Eduardo Bours, se convirtió en un lastre para el PRI y para su aliada, Elba Esther Gordillo, una vez que el gobierno de Felipe Calderón decidió culparlo de la tragedia de la guardería que mató a 46 niños y dejará secuelas de por vida para decenas más.

La repentina reacción del gobierno federal, a través del director del IMSS, Daniel Karam, se produjo en respuesta a la simulación que sobre la tragedia montó Bours, que a 18 días del incendio no atina a integrar una averiguación y menos a detener —hasta las 18 horas de ayer domingo—, a los presuntos responsables.

A pesar de la reacción social adversa a los tres órdenes de gobierno, de la tensión generada por la cercanía con la contienda electoral de julio próximo, y de violentos choques entre la Federación y el estado de Sonora, el gobierno de Calderón dejó en manos del mandatario estatal, Eduardo Bours, la indagatoria sobre la tragedia. Sin embargo, el bárbaro del norte que siempre ha sido Bours, se empeñó en la simulación y la impunidad, lo que provocó la intervención del gobierno federal.

¿De qué va a demandar el IMSS al gobierno de Bours? El primer paso —que se dio a conocer ayer—, es por la responsabilidad civil que resulte contra los propietarios de la guardería, los dueños del inmueble y los arrendatarios del mismo. Es decir, la demanda por responsabilidad civil es apenas el primero de una serie de pasos que incluyen una demanda civil que luego se convertirá en penal y que podría alcanzar al propio gobernador, que se escuda en el fuero constitucional.

Y es que en los últimos 10 días el “mandatario Bachoco” —como motejan a Bours sus paisanos—, pasó de un fuerte activo político para el PRI y para la profesora Gordillo —ya que incluso se le colocaba como pretenso al 2012—, a un lastre cuya caída festejan tanto en el PRI de Manlio Fabio Beltrones como en el Panal de la señora Gordillo. Es decir; igual que ocurrió con el michoacano Leonel Godoy, el sonorense Eduardo Bours se convirtió en moneda de cambio.

¿Cuánto vale hoy —políticamente, claro— el gobierno de Bours?

El escándalo por la tragedia que mató a 46 niños, el ofensivo negocio familiar de los parientes Bours con las guarderías; la impostura y simulación estatal en la indagatoria, y hoy la demanda federal contra el gobierno de Sonora, son un golpe mediático letal, que podría pintar de azul Sonora. Por eso Bours es una baratija de cambio. Los ganadores son los señores Manlio Fabio Beltrones y Germán Martínez. ¿Y la justicia? ¿Qué es eso, a quién le importa?

EN EL CAMINO

Por cierto. ¿No que no serían consignados los alcaldes de Michoacán? No es bola de cristal, es información.



Comenta la Nota
PUBLICIDAD.