aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Itinerario Político | Ricardo Alemán

Sonora: muerte y guerra

Nació en la ciudad de México en 1955 e inició en 1980 su carrera profesional como reportero del diario "A.M." de León Guanajuato. Ha trabaj ...

Más de Ricardo Alemán



COLUMNAS ANTERIORES


Ver más columnas
Escucha al autor

Jueves 11 de junio de 2009

Sonora pasará de la tragedia —ya que, irresponsables, los tres órdenes de gobierno provocaron la muerte de 44 niños— a una guerra político-electoral que conduce a una derrota para el PRI y un triunfo para el PAN. Y no, no pretendemos politizar o banalizar la tragedia.

Al intentar lavarse las manos como Pilatos, los presuntos implicados detonaron una guerra que repercutirá en las urnas. En esa escaramuza el gran derrotado sería el PRI de Eduardo Bours, pero ganaría el de Manlio Fabio Beltrones, en tanto que se dañaría la relación entre Los Pinos y Elba Esther Gordillo, a la sazón lideresa aliada del gobernador Bours.

Todos conocen los detalles de la tragedia. Lo que pocos saben es que a horas de iniciada la indagatoria federal, en el escritorio presidencial se tenía un minucioso reporte sobre presuntas implicaciones de Bours y del alcalde Ernesto Gándara. Desde hace años el caso Bours es “tema frecuente” en Los Pinos. ¿Por qué? Porque el gobernador es aliado de la profesora Gordillo, a su vez aliada de Los Pinos. Más aún, Bours llegó al poder por “gracia de Fox”. Ganó la elección por diferencia de 800 votos.

En efecto, el gobernador de Sonora era intocable gracias a la defensa de su aliada, la lideresa del SNTE. Pero a 48 horas del incendio, Bours pretendió “curarse en salud” y para salvarse involucró a Margarita Zavala con los dueños de la guardería de la muerte. “Ruin”, fue lo menos que le dijeron. En contrario apareció el “cochinero” de su gobierno: su familia involucrada no sólo en la guardería, sino en la venta ilegal de terrenos, tráfico de influencias, nepotismo y negocios poco transparentes.

La pelea Bours-Los Pinos le cayó como “bombón” a Beltrones, quien insistió en que a la traición de Elba Esther se sumó la de Bours, virreizuelo de Sonora que dice a propios y extraños que será presidenciable por Nueva Alianza. En respuesta, Bours tiró lastre para evitar la caída libre, y ordenó la renuncia de colaboradores involucrados con la guardería.

No fue todo. A través de un vulgar “refrito”, los hombres de Bours dieron cuerda a un secreto bien guardado —cuya autoría en realidad es del Correo de Guanajuato—, y que revela que la directora de guarderías del IMSS, Carla Rochín Nieto, fue llevada al cargo por Margarita Zavala, a quien conoció como diputada federal. Rochín Nieto es, por decirlo suave, una piedra. Fue echada de Fonart y Conaculta y como no existe amistad sin reflejo en la nómina, le dieron las guarderías del IMSS. Pero la guerra apenas empieza. Y lo vergonzoso es que no hay culpables de la tragedia.



Comenta la Nota
PUBLICIDAD.