aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




En concreto | Laura Itzel Castillo

La trascendencia y el éxito

...





COLUMNAS ANTERIORES


Miércoles 21 de enero de 2009

El discurso de toma de posesión de Barack Obama como presidente número 44 de los Estados Unidos de América es inspirador y esperanzador. Impecable la forma, trascendente el fondo.

Cualquier mexicano que examine sus palabras podrá contrastar y comparar la altura de miras del nuevo inquilino de la Casa Blanca, y la pequeñez, mediocridad y mezquindad del sujeto que usurpó el poder y que hoy despacha en Los Pinos.

El contraste entre uno y otro me remite al escritor argentino José Ingenieros. En 1911 escribió El hombre mediocre, obra que inspiró a generaciones enteras dentro y fuera de su país. Algunas citas textuales:

“El hombre mediocre es incapaz de usar su imaginación para concebir ideales que le propongan un futuro por el cual luchar. De ahí que se vuelva sumiso a toda rutina, a los prejuicios, a las domesticidades y así se vuelva parte de un rebaño o colectividad, cuyas acciones o motivos no cuestiona, sino que sigue ciegamente. El mediocre es un ser solidario y cómplice de los intereses creados que lo hacen borrego del rebaño social. Vive según las conveniencias y no logra aprender a amar. En su vida acomodaticia se vuelve vil, escéptico y cobarde. Los mediocres no son genios, ni héroes ni santos. Un hombre mediocre no acepta ideas distintas a las que ya ha recibido por tradición, sin darse cuenta de que justamente las creencias son relativas a quien las cree, pudiendo existir hombres con ideas totalmente contrarias al mismo tiempo. A su vez, el hombre mediocre entra en una lucha contra el idealismo por envidia, intenta opacar desesperadamente toda acción noble, porque sabe que su existencia depende de que el idealista nunca sea reconocido y de que no se ponga por encima de él.

“El idealista, en cambio, es un hombre capaz de usar su imaginación para concebir ideales legitimados sólo por la experiencia y se propone seguir quimeras, ideales de perfección muy altos, en los cuales pone su fe, para cambiar el pasado en favor del porvenir; por eso está en continuo proceso de transformación, que se ajusta a las variaciones de la realidad. El idealista contribuye a la evolución social, por ser original y único; no se somete a dogmas morales ni sociales...

“El idealista es soñador, entusiasta, culto, de personalidad diferente, generoso... Como un ser afín a lo cualitativo, puede distinguir entre lo mejor y lo peor; no entre el más y el menos, como lo haría el mediocre. Sin los idealistas no habría progreso: su juventud y renovación son constantes. El idealista tiene su propia verdad y no se supedita a la de los otros; no se mueve por criterios acomodaticios, sino según ideales más altos.

“En cuanto a las circunstancias, su medio, la educación que recibe de otros, las personas que lo tutelan y las cosas que lo rodean, se levanta por encima de ellos: piensa por sí mismo. No busca el éxito, sino la gloria, ya que el éxito es sólo momentáneo: tan pronto como llega se va”.



PUBLICIDAD.