aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Historias de un reportero | Carlos Loret de Mola

‘Góbers’

Carlos Loret de Mola nació en Mérida, Yucatán, México, en 1976. Tiene una licenciatura en Economía por el Instituto Tecnológico Autónomo ...

Más de Carlos Loret de Mola



COLUMNAS ANTERIORES


Ver más columnas
No sé por qué no se sienten responsables de que la violencia haya llegado a tales niveles en el país

Martes 07 de octubre de 2008


(Foto: ARCHIVO/ EL UNIVERSAL)

No sé por qué los gobernadores no se sienten responsables de que la violencia haya llegado a tales niveles en el país.

Como que consideran que eso de ser gobernador se trata de lidiar con la oposición, con las broncas internas de su partido, con los manifestantes, los grupos sociales, a lo más, con las bandas de rateros. Pero lo del narco, es asunto del Presidente.

Sin duda es asunto del Presidente porque la violencia se puso peor cuando una persona llamada Felipe Calderón Hinojosa decidió emprender la guerra contra el narcotráfico con la cuestionada estrategia vigente.

Pero también es asunto de los gobernadores, de las policías estatales y municipales que manejan, de las procuradurías que controlan, que han sido, todas, infectadas por los criminales.

El Ejército tiene 250 mil elementos. La Policía Federal, 20 mil. Las policías estatales y municipales suman 350 mil. ¿Qué hacen los mandatarios estatales con ese ejército paralelo?

Eugenio Hernández no es gobernador de Tamaulipas. En ese estado mandan Los Zetas. Muchos policías, taxistas, prostitutas, billeteros y ambulantes son ojos y oídos de los criminales, que ponen alcaldes, financian diputados, jefes de corporaciones, ¿también góbers? Cobran impuestos a los empresarios y secuestran a los que no se dejan. Desde el sexenio de Fox sabe eso el procurador Eduardo Medina Mora, y sabe también que el gobernador se hace como que no ve nada. En Tamaulipas está pasando lo que en ninguna otra parte de México. Ya es territorio narco. De facto, ya no forma parte del Estado mexicano.

¿Confía el presidente Felipe Calderón en el gobernador Leonel Godoy? ¿Dónde ha puesto los informes de sus servicios de inteligencia que le señalan que la campaña política del perredista aceptó financiamiento de La Familia?

Desde que Fidel Herrera llegó al gobierno ha fomentado el turismo: el cártel del Golfo, que solía sentar sus reales en Tamaulipas, ya se movió de lleno al estado vecino del sur, Veracruz. En el escritorio de Genaro García Luna hay expedientes de cómo en el malecón se pasean y cobran peaje los maleantes, y el que no pague atestiguará su negocio rociado de balas a la mañana siguiente… y a ver qué cliente se les vuelve a parar ahí.

¿Por qué en Oaxaca no hay ruido? ¿Por qué es de los pocos estados donde el narco no da tanto de qué hablar? ¿No le cree el secretario de la Defensa a su Estado Mayor que denuncia que ahí Ulises Ruiz hizo una vez más gala de su “viejo estilo” y se arregló con un bando para que todo fluya tranquilo?

Tabasco se escribe con Z. Andrés Granier, su gobernador, nomás atestigua. A su procurador, a quien defendió sospechosamente a capa y espada, no le confiaba nadie. En este momento, hay más de 40 personas secuestradas ahí.

Y eso por exponer los casos que a mi parecer son más críticos. ¿Las urnas legitiman todo? ¿La ciudadanía está lista para exigir también que pongan los góbers su granito de arena?

SACIAMORBOS

¿Más?



Comenta la Nota
PUBLICIDAD.