aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Serpientes y Escaleras | Salvador García Soto

Las ambiciones de Genaro

Autor de la columna “Serpientes y Escaleras”, Salvador García Soto es uno de los periodistas críticos con amplia presencia en los medios ...

Más de Salvador García Soto



COLUMNAS ANTERIORES


Ver más columnas
“Estos no tienen remedio”, dijo hace unos años un político priísta cuando abandonó, dolido, su militancia

Sábado 23 de agosto de 2008

Desde hace semanas, García Luna cabildea para que los cambios a las leyes secundarias le permitan a él tomar el control de todo el Sistema Nacional de Seguridad Pública

“Estos no tienen remedio”, dijo hace unos años un político priísta cuando abandonó, dolido, su militancia. La misma frase aplica ahora para nuestros políticos de todos los partidos que, en medio de la crisis de seguridad que vive el país y que tiene indignada y molesta a la sociedad, tienen el descaro de disputarse cargos, posiciones y estructuras que se crearán como parte de la reforma al sistema de procuración de justicia.

En lugar de canalizar sus energías y su ya dudosa capacidad a enfrentar a la delincuencia, el secretario de Seguridad Pública federal, Genaro García Luna, anda más preocupado por incidir en las reformas secundarias que se harán en el Congreso a partir de la reforma judicial se aprobó en mayo pasado, y que modificarán las actuales estructuras del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Desde hace semanas, cabildea para que esos cambios le permitan tomar el control de los sistemas de seguridad y procuración de justicia y restarles capacidad de decisión a los gobernadores en las decisiones y en el manejo de los recursos. El titular de la SSP impulsa una propuesta que busca volver a centralizar en la dependencia federal la mayoría de las decisiones que tienen que ver con la seguridad pública en los estados, y, con ello, por supuesto, los millonarios presupuestos que hoy se reparten a las entidades.

Ya en la actualidad, García Luna se ha impuesto a la estructura del Sistema Nacional de Seguridad Pública, y lo que por ley debiera ser un manejo independiente y con cierta autonomía del secretariado ejecutivo de ese órgano, enlace con los gobernadores, ha sido acaparado y controlado por él. De hecho, desde hace un par de meses Roberto Campa puso sobre la mesa su renuncia al cargo, aduciendo diferencias con el equipo de policías que rodea al titular de la SSP. Aun cuando eso significaba perder una cuota para el grupo de Elba Esther Gordillo, Campa había pedido directamente en Los Pinos su relevo, pero por alguna extraña razón, ésta no ha sido decidida por el Presidente.

Hoy el golpeteo político es para ocupar la secretaría ejecutiva que se supone dejará Campa y por las nuevas posiciones que se crearán dentro de la reforma judicial, como la del secretario técnico que coordinará los trabajos del nuevo Consejo de Procuración de Justicia. Y en los jaloneos hay de todo: desde presión de los priístas por llevar al cargo al diputado César Camacho, hasta la posibilidad de reciclar al ex subprocurador José Luis Santiago Vasconcelos, quien tendría el aval de priístas como Manlio Fabio Beltrones; o la propuesta del presidente Calderón en la persona del jurista Moisés Moreno.

Como están las cosas, más vale que los políticos de todos los partidos, comenzando por el secretario García Luna, se concentren en dar resultados concretos y en el corto plazo. Para qué grillar por cargos y posiciones nuevas, cuando no pueden con las que ya tienen

PRI: ¿ASAMBLEA O PASARELLA?

Unos dicen que será anticlimática; otros, que se calentará con el entierro del nacionalismo revolucionario para dar paso a la “socialdemocracia” en el PRI; lo que casi todos dan por hecho es que la Asamblea Nacional de hoy será una adelantada y experimental pasarela de presidenciables y suspirantes que, fieles a los rituales y costumbres tricolores, no perderán ocasión de placearse.

En la semana, las reuniones plenarias de diputados y senadores priístas calentaron el tema de los presidenciables. Más que claro se vio el cobijo de la fracción de diputados a Enrique Peña Nieto en su reunión de Ixtapan de la Sal. El colmilludo Emilio Gamboa fue obvio. “Si al Estado de México le va bien, al PRI le va mejor”, dijo y habló de “cerrar filas” para 2009.

Entre los diputados priístas, Peña Nieto se movió como pez en el agua. En la cena que ofreció a la bancada de su partido, explotó su carisma y recorrió cada una de las mesas para que los legisladores se tomaran la foto con él. Tan animado andaba el mexiquense que hasta ofrecía a las reporteras: “Si quieren pueden tomarnos una foto para su egoteca”. Por su parte los senadores, reunidos en Aguascalientes, se concentraron en el tema de la reforma energética, que acordaron discutir y votar en septiembre, y dieron un respaldo unánime a la iniciativa presentada por su coordinador Manlio Fabio Beltrones.

Aunque Beltrones no recibió el calor tan evidente que los diputados dieron a Peña Nieto, el sonorense logró una plenaria “de terciopelo” y confirmó que tiene el respaldo de la mayoría de senadores de su fracción, que también lo apoyaron en sus críticas al gobierno del presidente Calderón en materia de seguridad.

Pero en la anticipada pasarela priísta de hoy, Beltrones y Peña Nieto no son los únicos que desfilarán. Además de la dirigente Beatriz Paredes, en la fila hay al menos tres gobernadores: Fidel Herrera, que si algo le sobra es colmillo; Ismael Hernández Deras, de los jóvenes priístas; y Eduardo Bours, que puede vender una alianza con el Panal de Elba Esther Gordillo. Veremos quién se lleva el desfile tricolor.

NOTAS INDISCRETAS... Luis Carlos Ugalde está de vuelta y se dedica a terminar su libro sobre las polémicas elecciones de 2006, de las que fue protagonista indiscutible. Hace unos días se le vio en un bar de la Condesa con sus ex colaboradores del IFE, con el nuevo consejero Francisco Guerrero y con el contralor del instituto, Gregorio Guerrero. Comentó que ha leído todos los libros escritos sobre el 2006 y considera que todos son sesgados o incompletos y “les falta información”. “¿Y tú si vas a hablar de todo, incluidas las presiones que recibiste?”, le preguntaron. “Ya lo verán”, contestó… El prestigiado ambientalista Ramón Ojeda Mestre se sumó a la lista de opinadores en torno al confinamiento de residuos tóxicos que se construye en Zimapán, Hidalgo. Dijo que debe ser cancelado y desestimó los estudios de impacto ambiental que afirman que el centro es seguro, avalados por Semarnat y Profepa. Sería interesante conocer si sabe que detrás de los opositores al confinamiento hay millonarios intereses de una empresa del norte del país que busca conservar el monopolio en el manejo de residuos tóxicos o si simplemente lo chamaquearon. Porque en cualquier caso su prestigio mundial podría verse afectado... Dados al cajón. Tocó serpiente.



Comenta la Nota
PUBLICIDAD.