aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Serpientes y Escaleras | Salvador García Soto

Se levantan las ‘tomas’; mediador desplazado

Autor de la columna “Serpientes y Escaleras”, Salvador García Soto es uno de los periodistas críticos con amplia presencia en los medios ...

Más de Salvador García Soto



COLUMNAS ANTERIORES


Ver más columnas
Cuando los adversarios se encuentran, los mediadores salen sobrando

Sábado 19 de abril de 2008

Cerca de la casona de Xicoténcatl, Creel y representantes del FAP comenzaron a trazar una ruta de salida; para el jueves en la noche estaba ya cocinado un acuerdo

Cuando los adversarios se encuentran, los mediadores salen sobrando. Eso fue lo que ocurrió esta semana cuando, a partir del miércoles por la noche, el FAP y el PAN comenzaron a dialogar directamente y sin la mediación del PRI, para buscar una salida a la toma de las tribunas en el Congreso. Apenas los lopezobradoristas lanzaron el primer guiño para un diálogo con los blanquiazules, y Santiago Creel ya se estaba sentando en la mesa con Ricardo Monreal, Alberto Anaya y Dante Delgado.

En un lugar de los alrededores de la casona de Xicoténcatl, Creel y los tres representantes del FAP comenzaron a trazar el miércoles una ruta de salida aceptable para los autores de las tomas, y para el jueves en la noche estaba ya cocinado un acuerdo que se resume en una “agenda para el debate”, con temas y mecanismos bien definidos, pero sin plazo definido para su ejecución. Las dos partes cedieron: no habrá un lapso preestablecido para el debate, pero no serán los 120 días que pedían los frentistas ni tampoco los 50 días que proponían los panistas y priístas. Anoche se hablaba de un promedio de 80 días, aunque la duración dependerá de que se agoten los temas.

En el momento en que el PAN y el FAP sellaron el acuerdo, se consumó el desplazamiento de Manlio Fabio Beltrones, cuya operación como negociador fue desactivada. De hecho, fue hasta ayer por la tarde cuando el coordinador del PRI fue incorporado a la mesa de negociación, a petición de Carlos Navarrete, pero cuando llegó ya el acuerdo estaba tomado y el priísta sonorense quedó ya como parte y no como el orquestador que fue de la negociación antes de que los contrarios se entendieran.

El desplazamiento de Manlio fue una jugada de tres bandas que iniciaron los lopezobradoristas y que siguieron con entusiasmo los del PAN. A los dos los motivó la misma conclusión: el PRI había elevado demasiado el costo de su mediación y “no sólo estaba secuestrado el Congreso estaba secuestrada la negociación”. El FAP le cobró a Beltrones el tono de ultimátum que les puso cuando los amagó con los “50 días o nada”, y los panistas, sin romper sus entendimientos con el priísta, aprovecharon para abaratar al intermediario.

López Obrador decidió desactivar la estrategia de Manlio, cuando éste se endureció y trató de imponer el debate de 50 días. Los Chuchos, que siempre han negociado con el de Sonora, le habían vendido al FAP que Beltrones iba a jalar con el PRD, y que ayudaría a flexibilizar al PAN y al gobierno; pero cuando el priísta endureció el discurso, los lopezobradoristas reprocharon a Los Chuchos: “¿No que era el puente y el conciliador? Ahora es el duro”.

Nueva Izquierda justificó la dureza de Manlio en la presión que tenía el priísta en su propio partido. Beatriz Paredes intentaba rebasar al coordinador senatorial de su partido, al pugnar por un diálogo más extenso de los dos meses, y el sonorense tuvo que endurecerse para que la tlaxcalteca no afectara su liderazgo.

Pero además de desplazar a Beltrones, la inédita negociación PAN-PRD tuvo otra motivación. López Obrador no resistió las fuertes presiones que se desataron en el interior del FAP y que le pedían, casi en tono de exigencia, que se retirara ya la toma de las tribunas porque el costo negativo estaba creciendo para los tres partidos frentistas. Por un lado, el PT y Convergencia ya le habían dicho a AMLO que ellos no iban a seguir si se alargaba la toma y, por otro, Nueva Izquierda tampoco quería continuar. El martes por la noche, en una reunión privada, Navarrete le dijo a Andrés Manuel que si ya las cámaras habían logrado sesionar en sedes alternas, no tenía sentido mantener una toma tan costosa para el frente.

Por eso fue que AMLO mandó a Monreal a plantear públicamente un diálogo directo con el PAN y se armó el acuerdo que se traducirá en el retiro de las tomas del FAP a más tardar el martes, si no ocurre nada en sentido contrario el fin de semana.

De hecho, en el encuentro del jueves por la noche, Creel y Monreal llegaron a manejar la posibilidad de que los frentistas levantaran la toma el fin de semana para que el lunes estuvieran liberadas las sedes del Congreso; el retiro de los campamentos de las adelitas fue el primer paso hacia el fin de la toma.

Pero el viernes la negociación se enrareció y se frenó por la transmisión del spot televisivo en el que se compara a López Obrador con Hitler, Musolini y Victoriano Huerta. Los del FAP cuestionaron que se les atacara justo en medio de la negociación, y en el PAN ofrecieron negociar el retiro del polémico spot impulsado por grupos de la ultraderecha empresarial ligada a su partido.

Eso hizo que el diálogo entrara en un impasse durante el fin de semana; pero hasta la noche de ayer se mantenía el acuerdo de retiro del bloqueo y el inicio de una agenda consensuada para el debate energético. Y así, según creen los dos bloques, todos saldrán ganando: AMLO porque encontró una salida “triunfal” al bloqueo que durante una semana le impuso al Congreso, y los panistas porque lograron desactivar la protesta y comenzar el diálogo. ¿Serán tan simples los costos que pagarán los que desataron esta crisis?

Los altibajos de Creel

La urgencia de AMLO por poner fin a las tomas terminó por beneficiar al panista Santiago Creel. Hasta antes de que lograra sentarse a la mesa con los representantes del FAP y armar el acuerdo para habilitar como sedes alternas todas las instalaciones del Senado, la percepción que tenían en Los Pinos y en la dirigencia nacional del PAN de la actuación de Creel en esta crisis parlamentaria era muy negativa.

A Santiago lo tachaban en su propio partido de haber tomado una actitud “tibia” ante las tomas del FAP; le criticaban, por ejemplo, que no hubiera sido enfático en solicitar la presencia de las fuerzas policiacas de la ciudad para garantizar la seguridad y la integridad de los senadores que eran acosados por los lopezobradoristas que se plantaron en los alrededores del Senado de la República.

En el CEN del PAN, que comanda Germán Martínez, se preocuparon cuando en la fracción senatorial comenzaron a surgir voces como la del senador Felipe González, que amenazaba con responder violencia con violencia, y lo atribuyeron a los errores de operación de Creel.

Para fortuna de Creel eso cambió cuando, apurado por las presiones internas en el FAP, Andrés Manuel se vio obligado a buscar la negociación; eso y la molestia de los frentistas con Manlio terminó siendo una combinación favorable para Santiago, que al lograr los acuerdos directos con el FAP se lavó un poco la cara.

NOTAS INDISCRETAS… Vaya nueva chamba la que consiguió el ex presidente del IFE, Luis Carlos Ugalde. Desde el placentero y boscoso campus de la Universidad de Harvard, en Massachusetts, Estados Unidos, Ugalde se da tiempo para terminar su curso sobre Ciencia Política y en sus ratos libres prepara análisis sobre las elecciones primarias de los partidos Demócrata y Republicano para un “jefe” muy importante. Se trata nada menos que del presidente Felipe Calderón, a quien Ugalde le reporta de manera frecuente las incidencias y los análisis de la sucesión estadounidense. Según comentan, Luis Carlos, conocedor del tema electoral, reporta con detalles la carrera por la Casa Blanca directamente a Los Pinos. Además de su nueva chamba, Ugalde se dio tiempo para escribir el libro que presentará en su inminente regreso al país. A ver qué cosas contará el que fuera presidente del maltrecho IFE. ¿Será un libro sin autocensura o sólo hará revelaciones escogidas al estilo de Jorge Castañeda y Rubén Aguilar?... El jueves hubo una reunión interesante entre Cuauhtémoc Cárdenas y José Murat. Los acercamientos entre priístas inconformes con la reforma energética y el ingeniero presagian que el PRI podría no salir totalmente unido de este tema. Y si llama la atención que los rebeldes priístas busquen a Cárdenas, más interesante todavía son los acercamientos y coqueteos que algunos de esos tricolores han tenido con AMLO… El interés y la ambición por los recursos millonarios que se enviarían a México, desde Estados Unidos, para el rubro de derechos humanos, dentro de la Iniciativa Mérida, se esconden detrás de los ataques y descalificaciones que el último informe de Human Rigths Watch emitió sobre el trabajo de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH). A esa conclusión llegaron los integrantes de la Confederación de Colegios y Asociaciones de Abogados de México, que esta semana salieron en defensa de José Luis Soberanes con desplegados y declaraciones que evidencian lo que, a su juicio, es una campaña sucia e interesada de HRW. Resulta que dentro de los acuerdos de Mérida, la Casa Blanca se comprometió a apoyar con recursos económicos a los organismos de derechos humanos en México para fortalecer su labor, y la mayor parte de esos recursos llegarían a la CNDH, por lo que la organización estadounidense estaría buscando que, en lugar de dárselos a la comisión nacional, esos millones de dólares se le asignen a ellos y se les acredite como los “vigilantes” y “censores” de los derechos humanos en nuestro país. Como diría el cómico: “Fíjate, qué suave”… Los dados cierran semana con escalera doble. Buena racha.

sgarciasoto@hotmail.com

salvador.garcia@eluniversal.com.mx



Comenta la Nota
PUBLICIDAD.