aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Sexualidad | Patricia Kelly

¿Te has preguntado por qué fuiste infiel?


El resentimiento, el deseo de venganza o la “gran oportunidad irrenunciable” pueden ser un camino para encontrarla

Domingo 16 de marzo de 2008

Se puede llegar a sentir culpa o vergüenza, todavía en nuestros días se habla de la infidelidad en voz baja.

El resentimiento, el deseo de venganza o la “gran oportunidad irrenunciable” pueden ser un camino para encontrarla.

La infidelidad es un tema que asusta, que mueve conciencias, incluso que puede poner en duda algunos de nuestros más firmes valores. Provoca dolor, placer, confusión, todo depende qué papel nos toque jugar. Pero yo simplemente lancé al aire una pregunta ¿por qué fuiste infiel? Y obtuve las siguientes respuestas:

• Chica misterio: “Yo lo hice por venganza, él me engañó primero”.

• Patricia: “Una media botella de coñac que rompió en mi cabeza me llevó a convencerme de que las cosas tenían que cambiar. Estaba enferma en mis emociones, la infidelidad me ayudó a sobrevivir. Yo nada más quería ser amada”.

• María Elena: “Él me gustaba mucho, y cuando se me empezó a insinuar, ya no supe de mí. Sólo me quería sentir querida, en realidad no pasó gran cosa, pero apenas con besos y caricias me sentí infiel”.

• Javier: “Durante los 20 años que estuve casado fui infiel. Me sentía el super hombre; allí iba, mujer tras mujer. Cuando empezaban a decir que me querían o me extrañaban, yo me buscaba otra. No quería compromisos, aspiraba a ser el amante perfecto, el que no se enamora”.

• Mélida: “Tuve miedo de morirme sin conocer realmente el placer del sexo. Era hipertensa y llegué varias veces a los hospitales, al parecer no tenía remedio. Además, era casada, pero llevaba 10 años sin contacto sexual con mi marido. Mi matrimonio estaba mal, mi primera vez fue muy fea, pero cuando decidí ser infiel y escogí al hombre que más me gustaba para serlo… descubrí que era multiorgásmica”.

Infidelidad, un negocio redondo. Los estudiosos de la infidelidad, afirman que es un síntoma de que algo anda mal en una relación de pareja, pero el sicoanalista Jorge Sánchez afirmó alguna vez que “en muchas ocasiones el descubrimiento de una infidelidad es sólo el último paso de una relación que se ha venido deteriorando de tiempo atrás, a veces, sin conciencia total de sus integrantes”. Contrario a lo que piensan muchas personas, la infidelidad no es el fin de la vida de pareja, sino una fuerte crisis que, bien aprovechada, puede resultar hasta benéfica para la relación. El apoyo profesional puede ser de gran utilidad para replantear nuevas expectativas para la vida de esa pareja, ¿cómo van a vivir ahora que se han manifestado nuevas necesidades?, ¿cómo le robarán terreno a la rutina?

Pero más allá de la pareja, la infidelidad puede ser una gran fuente de ingresos. Sí, buscando información sobre el tema, encontré que existe una línea en la web que se anuncia como “Yo miento, tú mientes, mintamos juntos”, que ofrece diferentes servicios para que puedas ser infiel sin complicaciones, dicho de otra forma, te ayudan a preparar tu coartada. También supe de una línea que busca denunciar a todos los infieles, proporcionando sus fotografías y formas de engaño, el servicio es básicamente para las mujeres. Y para finalizar, encontré que uno de lo oficios que más trabajo tienen gracias a las y los infieles, son los investigadores privados que se anuncian en los periódicos garantizando “excelentes resultados hasta con fotografías”.

Eduardo Muriel Melero, decano de los investigadores privados en México, fue entrevistado sobre el tema en el suplemento Confabulario, en este mismo diario y declaró: “El lugar más socorrido de la mujer de clase media es el gimnasio porque allí está todo; son pero clavadotas: allí está el servicio completo. La hora preferida es por la mañana, después de dejar a los hijos en la escuela, muchas veces la cosa se prolonga hasta que los van a recoger. En el caso de los hombres, cuando son ejecutivos y pueden llegar a la hora que se les pega la gana, pues la hora de la comida es muy buena, cuando disponen de dos o más horas. También dicen que van al gimnasio a correr, claro, van a correr y hacer ejercicio”.

Experiencias de vida

El programa de radio que conduzco diariamente en la 1260 de AM recibió llamadas tanto de hombres como de mujeres entre 26 y 60 años; los argumentos son algo más que la mera anécdota, son experiencias de vida que tendremos que analizar con detalle y/o reflexionar, por si alguna vez se nos ofreciera entender lo que estamos viviendo, lo que pasa incluso, con nosotros (as) mismos (as). Bien dicen las abuelas, “nunca digas de esta agua no he de beber, porque en ella acabas nadando”.

• Rosalba: “Me siento bien con mi esposo en todos aspectos pero algo sucedió que le fui infiel y fue muy padre”.

• Georgina: “Fui infiel porque mi esposo me comparaba todo el tiempo con sus ex esposas”.

• Cristina: “Fui infiel porque sufría agresiones por parte de mi esposo. No sé si lo volvería hacer porque tuve una mala experiencia”.

• Arturo: “Yo lo hice porque con mi esposa no tenía relaciones hasta por un mes”.

• Maritza: “Yo solamente quería conocer que era eso”.

• Jamel: “Dile a las que te llaman que no se hagan, que no digan que sólo han sido infieles una vez, pues lo difícil es sólo la primera, después se nos hace más fácil”.

• Javier: “Fui infiel por mi ego de macho”.

• Martha: “Yo fui infiel hace 8 meses, y no sé por qué, pero lo volvería a hacer”.

• Leticia: “Ahora lo entiendo, lo hice porque me sentía sola”.

• Sonia: “Le soy infiel a mi marido desde hace año y medio porque nunca me ha dado mi lugar”.

• Julia: “Fui infiel porque mi esposo no me ponía atención”.

• Alfredo: “La mujer que es infiel pierde sus valores”.

• Soledad: “Fui infiel durante siete años y fui muy feliz”.

• Elena: “Fui infiel hace 10 años pues conocí a una persona por la que me sentí fuertemente atraída. Lo disfruté muchos años, pero las cosas con mi pareja cambiaron y ahora siento que ya no tengo necesidad de hacerlo”.

• Adriana: “Terminé con mi pareja, él inició otra relación pero regresamos y ahora soy su amante”.

• Ana: “Quería vengarme y tenía sed de amor”.

Para saber más

• Una investigación de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México publicada en junio de 2007 reporta que las principales causas de infidelidad de las mujeres son:

1.Problemas de comunicación con la pareja

2.Insatisfacción sexual

3.Falta de amor

4. Les gustó más otro hombre

5. Por dinero

6. Por “desquite”. Los hombres por su parte reportaron que lo hacían por:

1.Reafirmar su sexualidad

2.Buscar aventuras

3.Le gustó más otra mujer

4.Problemas de comunicación

5.Insatisfacción sexual

6.Falta de amor

7.Falta de higiene personal en su pareja

8.Problemas económicos

9. Por “desquite”.

Para esta muestra se analizaron durante un año, la vida de 300 parejas: 105 casadas, 160 en unión libre y 35 noviazgos con edades que fluctuaban entre los 25 y 40 años.

[email protected]



PUBLICIDAD.