aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Bajo Reserva | Los periodistas de EL UNIVERSAL

Restos del naufragio en San Lázaro

Bajo reserva es elaborada con aportaciones de periodistas y colaboradores de EL UNIVERSAL previamente verificadas. ...





COLUMNAS ANTERIORES


Miércoles 06 de diciembre de 2006

Restos del naufragio en San Lázaro

El saldo de la confrontación en San Lázaro no ha terminado. El presidente de la Mesa Directiva, el panista Jorge Zermeño, tuvo un fuerte agarrón con sus compañeros de PRI y PRD. La melé del 1 de diciembre en el salón de plenos dejó lastres políticos y, por supuesto, afectaciones materiales que bien podrían catalogarse como daños a la nación.

Mire usted, la alfombra del salón quedó llena de quemaduras de cigarros y con severas huellas de manchas de refresco y comida. Hubo al menos una docena de sillones rotos que tendrán que ser reparados o sustituidos. Además, resultó afectada la instalación eléctrica que conecta las curules con los registros electrónicos de votación. Todo esto sin contar con los daños a las banderas colocadas detrás de la Mesa Directiva.

Agustín Carstens, secretario de Hacienda, está empeñado en tener un trabuco de funcionarios egresados del ITAM. Algunos compañeros y amigos que pasaron por esa casa de estudios se suman al grupo compacto. Moisés Schwartz, del mismo instituto, se sumará al equipo que maneja las finanzas del país. Será designado nuevo presidente de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), en sustitución de Mario Gabriel Budebo.

Doctor en Economía por la Universidad de California, don Moisés tiene amplia experiencia en el sector financiero: laboró en el Banco de México y como coordinador de asesores de Francisco Gil Díaz. Su último cargo estuvo en la representación de México en el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Durante los meses recientes, los equipos del presidente Felipe Calderón y de Marcelo Ebrard trabajaron con insistencia el escenario del descontón : la posibilidad de que el arranque de las nuevas administraciones estuviera dominado por una agresión de alto nivel. Lo que ayer ocurrió demostró que en lugar de ello, ambas partes intercambiaron una señal positiva.

Ebrard envió este lunes a Los Pinos una carta con los nombres de sus propuestas para secretario de Seguridad Pública y procurador de Justicia. Ello representaba, más que otra cosa, el reconocimiento a la autoridad presidencial de Calderón, lo que hasta ese momento había escamoteado el nuevo jefe de Gobierno. Ayer se produjo el visto bueno del gobierno federal, al mismo tiempo en que Ebrard evitaba cualquier comentario crítico.

El panista Armando Salinas Torre, ex secretario particular de Antonio Lozano Gracia en la Procuraduría General de la República en el sexenio zedillista, tiene muy pocas posibilidades de llegar a ser consejero de la Judicatura Federal. ¿Por qué?, se preguntará usted. Los priístas lo han vetado por una razón poderosísima: no olvidan que don Armando estuvo en aquella PGR que produjo el escándalo de La Paca y la osamenta sembrada en una de las propiedades de Raúl Salinas de Gortari.

Como diputado, Salinas Torre fue promotor del desafuero del entonces senador del sindicato petrolero Ricardo Aldana. Los priístas tienen buena memoria. Lo cierto es que hay consenso en las bancadas de PRI, PAN y PRD para que el nuevo consejero de la Judicatura no salga del Poder Judicial sino de la academia. Esa orientación eleva los bonos de Emilio Rabasa Gamboa, director del Departamento de Derecho del Tec de Monterrey.

Un grupo de empresarios taurinos cree haber visto en el actual estado de cosas un clima propicio para quitar a la autoridad de la ciudad la potestad de supervisar la llamada fiesta brava. Ayer fue creado un organismo que preside el señor Pedro Haces, con la inocente intención de ser ellos los que autorregulen ese espectáculo. Falta ver si Marcelo Ebrard deshace esa idea o no.



PUBLICIDAD.