aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Sexualidad | Patricia Kelly

Nadie quiere abortar


"Me pidieron que declarara pero en Santa Martha Acatitla y allí estuve dos días

Miércoles 27 de septiembre de 2006

Nadie quiere abortar

"En este momento me encuentro en un proceso legal por causa de un aborto. Lo que pasó es que mi esposo no quería a mi hijo. Yo tenía tres meses de embarazo y por temor a que mi él me dejara, me practiqué un aborto, tengo una semana de haber salido bajo fianza. El método que usé casi me mata, te lo juro, me estaba muriendo y me llevaron a un hospital en el que llamaron al Ministerio Público.

"Me pidieron que declarara pero en Santa Martha Acatitla y allí estuve dos días. Están por dictarme sentencia. Ojalá y otras mujeres no cometan el mismo error; me encuentro muy mal emocionalmente". Carmen.

Carmen, casada, con 26 años, tuvo miedo de que su marido la abandonara y decidió provocarse un aborto que la puso al límite de la muerte, y ahora de la cárcel, porque la interrupción del embarazo es un delito en nuestro país. ¿Cuántas mujeres mexicanas viven la realidad de Carmen? A esta llamada le siguieron muchas más cuando en la 1260 de AM pregunté ¿Por qué razón las mujeres deciden abortar?

Cristina , 46 años, ama de casa: "Aborté hace 23 años cuando tenía cuatro meses de embarazo y aunque me remuerde la conciencia no me arrepiento, ya no tenía la posibilidad económica para sacarlo adelante".

Una de las siete causales de despenalización del aborto en México se da en el estado de Yucatán, donde con tres hijos y demostrando que no hay posibilidades económicas, en teoría, se podría interrumpir el embarazo. La lucha de muchos grupos de mujeres y de legisladoras de algunos partidos está en el sentido de homologar todas las causales en toda la República; es decir, que lo que es válido en un estado lo sea para todos. Tendríamos entonces siete razones para la despenalización del aborto.

Edith , 26 años, empleada: "En mi caso yo lo hice porque ya tengo dos hijos y no tengo posibilidades económicas. Ahora tengo una amiga que perdió a su bebé y no sé qué decirle porque ella si deseaba a su niño, y yo que lo tenía no lo quise. No entiendo estas contradicciones, pero las dos nos sentimos muy mal. ¿Crees que podría ayudarme algún especialista?"

El aborto, espontáneo o inducido, deja un gran sentimiento de culpa en la mujer; lo acompaña un gran dolor que se vive en silencio y con mucha vergüenza. Cualquiera que sea el caso, tenemos derecho a pedir ayuda profesional que nos apoye durante este duelo. Existen varios terapeutas que con muy amplio criterio abordan el tema y buscan la salud emocional de sus consultantes.

Mayte , 26 años, ama de casa: "Hace cinco años tuve un aborto y a pesar de que tomé terapia, no he podido superarlo. Tengo una niña de cuatro años a la que quiero mucho, es todo para mí, pero todavía recuerdo al bebé que no quise que naciera".

La decisión de abortar

Algunas estudiosas del tema han encontrado que el abandono, el temor a la soledad y la falta de seguridad emocional y económica se relacionan con la decisión de abortar.

En una terapia se trabaja con nuestra historia de vida, y si el recorrido queda trunco, el círculo del dolor no llega a cerrarse. Por otro lado, habría que considerar si el o la terapeuta no transfirió a tu caso sus propios prejuicios, es decir, si te creyó culpable y como tal te trató. Se supone que un profesional, si descubriera que tu caso no lo puede manejar, tendría que turnarte con otra persona. No se trata de sufrir eternamente ni de cargar con la culpa que se les impone a quienes abortan, a pesar de la difícil decisión, tienen derecho a vivir en paz y reconciliadas consigo mismas.

Alejandra , 35 años, ama de casa: "Yo tuve un aborto cuando tenía 18 años; para mí fue lo mejor que me pudo haber pasado, porque estaba estudiando. Mi pareja fue quien no pudo superarlo y hasta la fecha se lamenta. ¿A lo hombres les puede afectar un aborto?"

Por supuesto que sí, y tú lo has vivido. Si bien el porcentaje mayor de la decisión se le deja a la mujer, los varones participan como en este caso, y se ven afectados en sus emociones. En GIRE, Grupo de Información en Reproducción Elegida, tienen una publicación que aborda el tema. Es el número uno de una serie llamada Temas para el Debate. Puedes conseguirlo en el 5658-6684 y 45.

Beatriz , 43 años, ama de casa: "Aborté hace 20 años y fue en casa de mi suegra. Cuando se lo comenté, ella y mi cuñada, que era doctora, me revisaron, me sacaron lo que me tenían que sacar y después ni mi marido me hizo caso. No me preguntaron qué me pasó, cómo me sentía ni nada, no sentí ningún apoyo por parte de nadie. Les guardo rencor a todos".

Insisto en que tenemos derecho a pedir ayuda profesional para sanar todas las heridas de nuestro corazón, con aborto o sin él.

Guadalupe , 31 años, empleada: "Yo tuve un aborto y quiero decirle a las mujeres que hay muchas otras salidas para esto".

Frente a un embarazo no deseado, las opciones existen, pero no son tantas como se supondría. Quienes han estudiado por años este fenómeno proponen tres posibilidades: continuar el embarazo y enfrentar sus consecuencias; llevar a término el embarazo y dar al niño en adopción, y finalmente, no dejar que el embarazo concluya. Es una decisión difícil, y como dice Con la conciencia tranquila, de GIRE: "Nadie puede decirle a nadie qué es lo mejor para su vida".

Un grave problema de salud

El aborto está considerado como la tercera causa de muerte femenina en nuestro país, y un problema real de salud pública; es un delito que tiene siete excepciones: 1.) Cuando el embarazo es producto de una violación, su despenalización esta autorizada en todo el territorio nacional. 2.) Aborto imprudencial o culposo. 3.) Cuando pone en peligro de muerte a la mujer 4.) Por malformaciones congénitas graves en el feto. 5.) Que provoque grave daño a la salud de la mujer 6.) Si el embarazo es producto de una inseminación no consentida y 7.) Si la mujer tiene más de tres hijos y no cuenta con recursos económicos para mantenerlos. Este último sólo aplica en Yucatán y las otras razones varían de estado a estado.

¿Por qué abortan las mujeres?

Por muchas razones, pero ninguna por gusto. Algunas lo hacen por motivos económicos, otras porque ya tienen los hijos deseados, o porque les falló el método anticonceptivo, o porque la pareja no quiere reconocer al bebé o no lo desea; por temor a ser abandonadas, porque no se sienten listas para enfrentar su maternidad, o también, porque no desean ser madres. El aborto clandestino es una práctica cotidiana en México, algunos especialistas afirman que se practican por lo menos cuatro diarios; otros, que por lo menos hay de 100 mil a 150 mil abortos anuales, y en una cifra oficial del año 2000 encontré que un médico del Hospital General de Balbuena calculaba con base en una muestra representativa, que se realizaban alrededor de 2 millones de abortos al año.

Las cifras oficiales son inexistentes y la discusión central no está solamente en la despenalización de la interrupción del embarazo, sino también, en cómo enfrentamos esta realidad que es innegable. El aborto clandestino se practica en todo México.

Fax: [email protected]



PUBLICIDAD.