aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Corte!... y Confesión | Ysabel Gracida

El placer de ver cine



COLUMNAS ANTERIORES

El número estuvo a cargo del director huésped, Lauro Zavala, y es bajo su coordinación que los lectores pueden acceder a una interesante geografía por diversos placeres relacionados con el séptimo arte

Miércoles 06 de septiembre de 2006

El placer de ver cine

La revista Tierra adentro, en su número 141, correspondiente a los meses de agosto-septiembre del presente año, hace un trabajo de carácter monográfico con el sugerente título de "El placer de ver cine".

El número estuvo a cargo del director huésped, Lauro Zavala, y es bajo su coordinación que los lectores pueden acceder a una interesante geografía por diversos placeres relacionados con el séptimo arte.

Recuento, remembranza, evaluación, revisión genérica, mitología, cultura o incultura cinematográfica, México y sus alrededores, lo visible y lo invisible, la apología o el horror, de frente a la pantalla y detrás de ella, la labor del crítico, la producción editorial y muchas otras cuestiones con la condición de hurgar en las dimensiones placenteras de la mirada, en los vicios de abrir los ojos y los oídos para ver más allá y escuchar desde otras latitudes.

El contenido del monográfico, "El placer de ver cine", recorre distintas aproximaciones al fenómeno cinematográfico que terminan uniéndose en un solo placer para desentrañar sus múltiples ángulos. El número desmenuza, descompone, recompone una realidad provista de nostalgia, pero también de futuro. Una realidad vivida en los viejos cines de la capital mexicana o vista desde la limitada pantalla casera, todo ello para bordar en las distintas circunstancias de placeres individuales y colectivos, de rituales o simples ocios palomeros, de encuentros formales o miradas a la superficie de la historia, de gustos artísticos, inclusos eruditos o entretenimientos sin chiste.

Hay en la revista un conjunto suficientemente ejemplar de escritoras y escritores, antes que nada espectadoras y espectadores, que desde distintas perspectivas formulan y reformulan su relación con el cine con miradas particulares, desde la diversidad, pero también desde un evidente interés por el tema, un interés que se convierte en admiración, en amor, en gusto, en disección, o sea, en placer.

El ejemplar monográfico está además aderezado con un trabajo de apoyo visual realmente conseguido en su equilibrio y en su carácter persuasivo. Lo mismo aparecen divas y divos del cine nacional e internacional de todos los tiempos, que una zona nostálgica relacionada con las salas de cine que han desaparecido de la identidad citadina como el Balmori, el Ermita, el Latino, el Orfeón, el Ópera, el Alameda, el Chapultepec, El Palacio Chino o El Princesa, territorios de la nostalgia que hablan de otra ciudad de México, pero también de otra clase de espectadores, de otras formas de relación con el mundo que se han ido para siempre.

El placer de adentrarse en la publicación concluye con un trabajo escrupuloso del propio Lauro Zavala y de Ángel Miquel en el que se presenta un trabajo de compilación bibliográfica de primer orden; un trabajo de investigación seria y rigurosa que da cuenta de cómo, desde la pluma de distintos autores, críticos y estudiosos se han recogido inquietudes en torno de la producción de 25 años de libros sobre cine en México. Los autores seleccionaron estrictamente la franja de 1980 a 2005 como una zona representativa del interés de diversos estudiosos por el cine nacional, pero también por la difusión de biografías, memorias, entrevistas, guiones, transcripciones, crítica e incluso, publicaciones en soportes como el CD-ROM o el DVD, además de interesantes referencias hemerográficas que hablan de una lucha casi titánica por promover con publicaciones periódicas tanto información como formación.

"El placer de ver cine" es un interesante esfuerzo por dar a los lectores-espectadores la posibilidad de analizar el fenómeno fílmico desde el papel en un trabajo en el que las colaboraciones son de la mayor calidad y convocan a que el ejercicio del placer persista.

*Crítica de cine



PUBLICIDAD.