aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




El Observador | Samuel García

Ley de instituciones de crédito



COLUMNAS ANTERIORES

Desde hace varios meses atrás los funcionarios de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores están estudiando y preparando la iniciativa de ley y la han ventilado con diversos actores del sector

Viernes 13 de enero de 2006

Ley de instituciones de crédito

Desde hace varios meses atrás los funcionarios de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores están estudiando y preparando la iniciativa de ley y la han ventilado con diversos actores del sector.

El 28 de septiembre pasado, en este espacio dimos cuenta de ello. En esa ocasión decíamos "El 9 de septiembre pasado se clausuró la Octava Asamblea Anual de la Asociación de Supervisores Bancarios de las Américas, que se llevó a cabo en la ciudad de Oaxaca. Allí Jonathan Davis, el presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, pronunció un discurso muy revelador acerca de los pendientes que se propone saldar antes de que concluya su encargo, adicionalmente al tan comentado proyecto de la nueva Ley del Mercado de Valores que tiene en sus manos la Cámara de Diputados.

El discurso al que hacemos alusión es relevante en la medida de la importancia que reviste el sistema financiero para el país. No se nos olvide que hace tan solo una década el sistema bancario mexicano vivió una profunda crisis que puso en jaque no solo al sistema de pagos, sino también a la estabilidad económica, haciendo crujir los soportes de la convivencia social en el país. Miles de familias de clase media todavía no se reponen del todo de aquellas deudas hipotecarias contraídas que vulneraron su seguridad y su futuro.

A 10 años de distancia se puede afirmar categóricamente (cosa que debería responder el ex presidente Salinas en su regreso en la arena política) que la crisis bancaria tuvo, entre otras causas, a una deficiente (diríamos que casi inexistente) supervisión bancaria solapada por razones políticas derivadas de una privatización bancaria llena de irregularidades.

Ahora los ahorradores del país y los usuarios del crédito requieren un sistema financiero y bancario que garantice su transparencia, su solvencia y estabilidad, sin que ello signifique una carga onerosa para los intermediarios. Allí está el reto de la construcción de confianza, en donde todos los participantes del mercado salen ganando".

Ese es precisamente el espíritu que está detrás de la construcción de esta nueva Ley de Instituciones de Crédito que es el siguiente paso natural después de que el Congreso aprobó la Ley del Mercado de Valores.

En aquel discurso del 9 de septiembre pasado en Oaxaca, Jonathan Davis dibujó algunas pinceladas de esta nueva ley y que comentamos en este espacio con toda anticipación y que vale la pena recordar.

"Que buena parte de las iniciativas presentadas en la nueva Ley del Mercado de Valores también se incorporen a la Ley de Instituciones de Crédito con el fin de que se apliquen a los bancos que operan en el país. Esto implicaría, por ejemplo, que las autorizaciones y revocaciones para la operación de bancos recaería en la Comisión Nacional Bancaria y de Valores en lugar de la SHCP, como ocurre actualmente. Lo mismo ocurriría con el capítulo de sanciones que se ha propuesto para las casas de bolsa, entre otras propuestas. Según sabemos estas reformas a la Ley de Instituciones de Crédito se están consultando con el sector y es probable que hacia finales de octubre se presenten al Congreso para su estudio y, en todo caso, aprobación".

"Junto con lo anterior, Davis propuso en Oaxaca la modernización del régimen vigente de resoluciones bancarias. Esto es, ¿qué debe hacer la autoridad cuando un banco se encuentra en una situación de potencial insolvencia o es francamente insolvente?

La cuestión es relevante porque los depositantes en los bancos en cantidades superiores a las 400 mil UDIS ya no cuentan -a partir de este año- con la seguridad de su dinero en caso de quiebra bancaria. Para situaciones de deterioro en el capital de los bancos, la CNBV está proponiendo un esquema denominado de "operación condicionada", que consiste en extender temporalmente la autorización para operar como banco, siempre y cuando éste cumpla con ciertos requisitos como: colocar sus acciones en un fideicomiso a favor del IPAB, presentar un plan para restaurar el capital y contar con un índice de capitalización mayor al 4%. Lo importante en esta propuesta es que los accionistas del banco reconozcan la situación, que reciban una oportunidad para capitalizar y que se resguarde el patrimonio de los ahorradores. Con esta propuesta se intenta evitar los problemas de largos litigios que tanto daño causaron al sistema bancario del país".

La nueva Ley de Instituciones de Crédito que ahora se debate en el sector bancario obviamente que ha despertado ciertos resquemores entre los banqueros porque será mucho más exigente. Sin embargo la mayor parte de las instituciones bancarias que hoy operan en el país saben de esto en sus países de origen y no debe costar mucho trabajo que acepten una nueva ley.

Lo importante es discutir a fondo cómo hacerle para fortalecer a nuestro sistema financiero y no volver a repetir la historia de hace ya una década.

SÍGALE LA PISTA.

1. Ayer se presentó Volaris, la aerolínea que tiene como accionistas a Sinca Inbursa, Grupo Televisa, el fondo Discovery Americas I de Protego, la firma financiera de Pedro Aspe y el grupo centroamericano de aviación TACA.

Más allá del proyecto empresarial en sí mismo que, como otras tantas líneas aéreas de bajo costo, pretende aprovechar el potencial que ofrece la baja participación actual de la aviación en la transportación de pasajeros a través del territorio nacional, el proyecto ha llamado la atención por los personajes involucrados: Carlos Slim, Emilio Azcárraga y Pedro Aspe; ni mas, ni menos.

Volaris -que anteriormente se había dado a conocer como Vuela- tendrá su centro de operaciones en Toluca, estado de México, que también es el centro de operaciones de Interjet, de Miguel Alemán, desde finales del año pasado. Ya el aeropuerto de Toluca también alberga vuelos de Aerolitoral -la filial de Aeroméxico- y de Click -la línea aérea de bajo costo de Mexicana, recientemente vendida al Grupo Posadas de Gastón Azcárraga.

Una de las preguntas que quedan en el tintero tiene que ver con la demanda en un aeropuerto como el de Toluca. ¿Realmente habrá la suficiente demanda para la ruta Toluca-Monterrey (por citar un caso), como para que los vuelos de las distintas líneas aéreas sean rentables? ¿Cuál será la apuesta ganadora en rutas como ésta: la de aparatos de 60 asientos como los que ofrece Aerolitoral, la de 100 asientos como las de Click, la de 124 asientos como la de Volaris o la de 148 asientos como la que utiliza Interjet? ¿Quién finalmente tendrá el menor costo por asiento? La apuesta está sobre la mesa.

2. Nada, que las remesas seguirán siendo el rubro más importante de entrada de divisas al país en este año, solo superadas por un petróleo con precios elevados. Ahora la estimación de los dólares por remesas enviadas por los mexicanos que viven y trabajan en Estados Unidos superarían la friolera de los 21 mil millones de dólares. Para que tenga una idea de lo que esto significa solo imagine que de mantenerse los precios del petróleo en niveles similares a los actuales, los ingresos por exportaciones petroleras podrían ascender a más de 30 mil millones de dólares en el año. Es decir, que lo que los mexicanos envían al país supera ya por mucho el ingreso histórico anual por exportaciones petroleras. La conclusión es simple: la mercancía de exportación por excelencia del país es la mano de obra barata. Punto.

[email protected]



PUBLICIDAD.