aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Música opinión | Fernando Díez de Urdanivia

De Cocula es el mariachi

Ha estado inmerso en la literatura y en la música. Ha dado clases en instituciones de altos estudios, entre ellas la Universidad de California ...





COLUMNAS ANTERIORES

En su charla, el ponente dio a conocer datos interesantes sobre el nacimiento del mariachi, las desviaciones en torno de la historia de su desarrollo y la etimología de su nombre, y la proliferación de los grupos originales en la República y en la...

Martes 06 de diciembre de 2005

De Cocula es el mariachi

viaje furtivo a Guadalajara me dio la ocasión de asistir a la conferencia que sobre la génesis del mariachi sustentó el investigador Hermes Rafael, denodado defensor de las tradiciones folclóricas de su terruño.



En su charla, el ponente dio a conocer datos interesantes sobre el nacimiento del mariachi, las desviaciones en torno de la historia de su desarrollo y la etimología de su nombre, y la proliferación de los grupos originales en la República y en la ciudad de México.

Pronto hará seis años que en esta sección me ocupé de un libro de Hermes Rafael sobre el mismo tema. Al releer aquella nota pude corroborar que su conferencia había sido muy similar a los planteamientos de su texto. Lo cual no significa que se repita, sino que pretende machacar sobre un asunto que resulta toral para el conocimiento de nuestro acervo histórico.

Con motivo de una conmemoración del centenario de Guty Cárdenas, no faltó quien hiciese gala de ligereza al decir que el compositor yucateco pertenecía al pasado y ya no podía interesar a nadie. El recuerdo de esa aberración y el de un exabrupto que pronuncié como producto de varios tequilas que llevaba yo entre pecho y espalda, indignado porque se me hacía escuchar El mariachi loco, contribuyen al meollo de este artículo.

No puede ser más común el lugar donde se repite la excelencia del pasado, y la pobreza del día actual. Lo que tampoco responde plenamente a la verdad. Pero lo que me parece indiscutible es el riesgo que seguimos corriendo los mexicanos, por ser tan eficaces y persistentes enterradores. Con la ignorancia de nuestra historia pretendemos justificar la imprevisión de nuestro porvenir.

Guty Cárdenas, y el mariachi que sigue tocando los sones de La Negra, El Carretero y Las Copetonas sin atender las peticiones de un público que pretende confundirlo con un grupo de cirqueros, son dos partes esenciales de nuestras raíces. Conocerlos, cultivarlos, difundirlos en su carácter prístino, es porción importante de nuestras obligaciones culturales.

Mientras Hermes Rafael hablaba en Guadalajara, fui relacionando lo que decía con algunas ideas cuya obsolescencia se proclama cada día más. Si continuamos pensando como engranes de una maquinaria de consumo, terminaremos por no tener otra cosa que consumir, sino chatarra.

Es importante escuchar voces como la de Hermes Rafael, aunque podamos estar o no de acuerdo con lo que nos plantean. Pero tiene mucho mayor importancia que esas y otras tesis pasen a formar parte, no de nuestro saber, sino de nuestro sentir.

Las artesanías comercializadas, la gastronomía en flagrante adulterio, la danza para turistas, el repertorio musical vernáculo al servicio de gustos degradados, son distorsiones culturales que, si no podemos evitar, al menos no convertirnos en sus cómplices.

La preservación de nuestro patrimonio cultural no puede ni debe estar en las manos exclusivas del gobierno, cuya capacidad es muy dudosa. Cada uno de los que formamos la que hoy se llama sociedad civil (¿es que hay una sociedad militar?), somos obligados solidarios, como se dice en las escrituras notariales, del respeto y la conservación de nuestras tradiciones. Al margen de los buenos datos históricos que fortalezcan nuestros conceptos, como son entre otros los aportados en la conferencia que me ocupa, tenemos que convertirnos en guardianes de la autenticidad. Gracias, Hermes Rafael, por recordarnos que "de Cocula es el Mariachi".

Crítico musica luzam@infosel.net.mx



PUBLICIDAD.