aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Agenda Alternativa | Javier Lozano

La puerta de atrás



COLUMNAS ANTERIORES

No es que la simulación sea una palabra novedosa en el diccionario político mexicano. De hecho ha sido parte de la histórica cultura de la legalidad que tan bien se aparenta cumplir pero que, en realidad, sirve para tantos propósitos oscuros o aje...

Lunes 07 de marzo de 2005

La puerta de atrás

Pues ahora resulta que desde el poder mismo de Los Pinos se pretende otorgar estaciones de FM a quienes ya tienen una de AM, o sea, las llamadas "combos". Una arbitrariedad pura pero con alto contenido político

No es que la simulación sea una palabra novedosa en el diccionario político mexicano. De hecho ha sido parte de la histórica cultura de la legalidad que tan bien se aparenta cumplir pero que, en realidad, sirve para tantos propósitos oscuros o ajenos a aquellos para los que la ley ha sido confeccionada.

Para eso, precisamente y en teoría, llegó un cambio en el mando del Ejecutivo a partir de diciembre de 2000, que acabaría con ése y otros males. No ocurre así. En la práctica vemos, cotidianamente que, muy por encima de la ley está la costumbre corrompida, la pérfida componenda o la interpretación torcida de la ley. Claro, detrás de ella siempre están, abierta o escondidamente, los intereses económicos y políticos consabidos. Todo esto viene a cuento porque, al parecer, estamos cerca de presenciar una reedición de dicha arbitrariedad en el ámbito de la radiodifusión desde el poder.

Cuando hablamos de "las combos" no se trata de un grupo de música tropical. Es una fórmula, por demás ingeniosa, que permitió, hace más de 10 años, otorgar nuevas estaciones de frecuencia modulada (FM) a quienes tenían frecuencias de amplitud modulada (AM) en la radio. Se trata de una determinación administrativa, concretamente del secretario de Comunicaciones y Transportes, de permitir la transmisión del mismo contenido de una estación de AM ya concesionada en una nueva FM.

¿Fundamento legal? Inexistente. En dicho pasado la base fue el artículo 22 de la Ley Federal de Radio y Televisión (la ley) que, a la letra, dice: "No podrán alterarse las características de la concesión sino por resolución administrativa en los términos de esta ley o en cumplimiento de resoluciones judiciales".

Fue así que, so pretexto de que se trataba de una característica más dentro de la concesión radiofónica correspondiente, se asignaron, sin seguir el procedimiento de la ley en comento, canales de transmisión en FM a quien ya tenía alguna concesión en AM. Y, por si fuera poco, ni siquiera se les otorgó a todos los concesionarios su canal espejo en FM, sino que fue absolutamente selectivo.

Durante el régimen del ex presidente Zedillo y del secretario Ruiz Sacristán, ese esquema no se replicó por considerar que, en efecto, se carecía de fundamento legal. La redacción del citado artículo 22 y de cualquiera otra disposición de la ley o de su reglamento no permitía una aplicación tan laxa como la que se le confirió en otro momento.

Pero eso es el pasado. En el presente, según ha trascendido suficientemente, se planea ya desde Los Pinos la confección de un número cercano a 100 "combos" de igual número de concesionarios de AM que, por la puerta de atrás, pretenden obtener una concesión silenciosa de FM sin seguir el procedimiento al que se refiere el Título Tercero, Capítulo Primero, de la Ley Federal de Radio y Televisión. Esto es, y para acabar pronto, una simulación para evadir el procedimiento público previsto en la Ley.

Ya el artículo 9 de la ley dispone, en su fracción I, que corresponde a la SCT "otorgar y revocar concesiones y permisos para estaciones de radio y televisión, asignándoles la frecuencia respectiva". Esta última parte es lapidaria. La frecuencia respectiva es o una de AM o una de FM pero no de las dos. Es decir, si tengo una concesión de AM no puedo aspirar a que, so pretexto de un cambio de características de la concesión, se me termine asignando una nueva frecuencia en banda diferente.

De por sí el ambiente está caldeado en torno a una nueva legislación en la materia. Y si de algo se viene huyendo es de la discrecionalidad del Ejecutivo federal, a través de su secretario de Comunicaciones y Transportes, de otorgar concesiones de radiodifusión sin mayores criterios que su solo juicio.

La Secretaría de Gobernación y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes decidieron no acudir a la invitación que les formuló el Senado de la República para presentar sus argumentos en relación con la iniciativa de nueva ley en materia. Ah, pero eso sí, por la puerta de atrás y con la legislación de 1960, torcida, pretenden ponerle nombre al niño.

Quiero ver la cara de los senadores Javier Corral, Manuel Bartlett, Raymundo Cárdenas y Felipe de Jesús Vicencio, por citar algunos, cuando se enteren de esta determinación. ¿Se acuerdan cómo les cayó el "decretazo de octubre de 2002"? Síganle dando armas para confirmar su tesis de la alianza perversa entre el poder presidencial y los medios electrónicos. Y síganlo haciendo, increíblemente, otorgando concesiones sin facultades legales para ello.

No se entiende, pues, cómo es que desde la casa presidencial se esté considerando, con seriedad, el otorgamiento de concesiones de FM vía las famosas pero ilegítimas "combos", nombre que, por cierto, obedece más a una simpática combinación de alimentos que, en la misma cajita, traían de todo. Sí, como aquí se pretende. De todo.

¿De qué se trata? ¿Cómo es que a estas alturas del sexenio y ante la falta de reformas legales serias en la materia se aventure otorgar una FM a quienes ya tienen una AM y no darle nada a quienes no tienen nada? ¿Es que se cree que con este empujoncito logrará el presidente Fox y su consorte la tranquilidad y popularidad que anhelan para su sabático futuro? ¿O se trata de obsequiar al candidato oficial un instrumento que le permita seguir disponiendo de los medios electrónicos aún después de dejar la Secretaría de Gobernación? Todas y cada una de estas preguntas habrán de ser respondidas. No lo duden. El punto aquí es cuándo y cómo. Al tiempo.

[email protected] / www.idet.org.mx



PUBLICIDAD.