Recordará el lect..." />

aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Agenda Alternativa | Javier Lozano

Folio 4456



COLUMNAS ANTERIORES

Lo dicho. El silencio de la Cofetel respecto de la nueva tarifa para llamar desde un teléfono fijo a uno móvil, en la modalidad "El que llama paga", traía consigo un también sigiloso proceder para dar marcha atrás a la medida.

Recordará el lect...

Lunes 13 de diciembre de 2004

Folio 4456

Era demasiado bueno para ser realidad. En medio del silencio, finalmente la autoridad suspendió la aplicación de la nueva tarifa para "El que llama paga" a Telmex y, a cambio, se conformó con una negociación gradual e insuficiente

Lo dicho. El silencio de la Cofetel respecto de la nueva tarifa para llamar desde un teléfono fijo a uno móvil, en la modalidad "El que llama paga", traía consigo un también sigiloso proceder para dar marcha atrás a la medida.

Recordará el lector que, la semana pasada, di cuenta en este mismo espacio de que en la página electrónica de la Comisión aparecía el folio 4456 con la nueva tarifa, vigente desde el 22 de noviembre pasado, de 2.03 pesos por minuto para las llamadas referidas, en lugar de los 2.50 pesos que han prevalecido indebidamente desde hace cinco años sin que la autoridad hubiera dicho "esta boca es mía".

Con esa medida, la Cofetel daba un alivio a los consumidores, y eliminaba un subsidio silencioso que éstos hemos venido trasladando a Telmex. Calculábamos, en ese ejercicio, que con base en la información financiera de la telefónica, los ingresos que recibirá en 2004, sólo por este concepto, serán del orden de 4 mil millones de pesos. Y lo que traía aparejada la medida supuestamente adoptada por la Cofetel representaba una merma a Telmex, para el próximo ejercicio, de aproximadamente 3 mil millones de pesos.

Pues nada terminó por ocurrir, al menos no en los términos en los que se había decidido. Nunca hubo un comunicado oficial de la autoridad para anunciar la nueva tarifa; el folio 4456 desapareció, como por arte de magia, de la página electrónica de la Cofetel sin que mediara una explicación al respecto; ya no aparece tarifa alguna para esa modalidad en el libro de registro de tarifas de Telmex, y tampoco ha habido algún boletín o comunicado de la empresa para explicar lo sucedido. Nada.

No es cosa menor. Desde el momento en que la Comisión subió a su página de internet la tarifa, con vigencia a partir del 22 de noviembre, se trataba de un derecho del consumidor. No puede ni debe la autoridad, así sin más, desaparecer el folio 4456 con la nueva tarifa, durante el fin de semana pasado. Tengo en mis manos la fe notarial, con el número de instrumento 70 mil 673 expedido por el licenciado Miguel Alessio Robles, notario público número 19 de esta ciudad, en la que certifica que el viernes 3 de diciembre, a las 11:06 de la noche, aún estaba el folio de referencia en la página web de la Cofetel y, sin embargo, al tratar de revisar nuevamente el dato, el lunes 6 por la mañana, la información había desaparecido.

Ha trascendido insisto, por la falta de información oficial al respecto que el pleno de la Cofetel aprobó el nuevo registro tarifario de Telmex hace, aproximadamente, tres semanas; que ello fue notificado oficialmente a Telmex; que la empresa, de inmediato, se inconformó por el nuevo registro tarifario; que el recurso interpuesto fue de carácter administrativo, es decir, ante la propia Cofetel y su superior jerárquico, o sea, el titular de la SCT, y que éstos decidieron otorgar la suspensión solicitada por Telmex y, con ello, dejar sin efecto la nueva tarifa de 2.03 pesos por minuto.

Ha trascendido, también, que lo que "negociaron" a cambio fue que la reducción tarifaria sería gradual, a lo largo de tres años, con disminuciones parciales de 10% al año, empezando en 2005, con lo cual la nueva tarifa será de 2.25 pesos por minuto y ya no de 2.03 pesos, nivel que será alcanzado hasta 2006 para, finalmente, llegar a una tarifa de 1.83 pesos por minuto a partir de 2007.

Eso no es todo. Estaba en la decisión original de la Cofetel el que todo el impacto de la reducción tarifaria, es decir, la disminución de 2.50 pesos por minuto a 2.03 pesos fuera absorbida por Telmex, pues lo que estaba a discusión era el cargo de 60 centavos por minuto que esa empresa se queda por facturar y cobrar el servicio. A todas luces se trata de una suma injustificable en la actualidad, razón por la cual se había previsto que se revisara desde noviembre de 1999.

Ahora, en cambio, la reducción gradual a la que me refería, de reducir 10% por cada uno de los próximos tres años, será repartida entre Telmex y las empresas de telefonía celular, de tal manera que la proporción del total que, hasta ahora, ha guardado el concepto de facturación y cobranza respecto del monto trasladado (1.90 pesos por minuto) a las firmas de telefonía móvil, se mantenga intocada.

Me explico. Los 60 centavos de Telmex representan 24% de la tarifa de 2.50 pesos por minuto que se cobra al público. El remanente 76% se le entrega a las empresas de telefonía celular. Y a lo que ha llevado la nueva "negociación" es a que en lugar de que Telmex absorba, de sus 60 centavos, el grueso del impacto, siempre conservará la proporción del 24 respecto del total. De ahí que, de la nueva tarifa de 2.25 pesos por minuto, sólo seis centavos serán a cargo de Telmex y los 19 centavos restantes serán por cuenta de las móviles. Y así ocurrirá en los próximos dos años.

Total: en lugar de que se aplique al consumidor la tarifa de 2.03 pesos por minuto, a partir del 22 de noviembre, que ya había determinado la Cofetel, será de 2.25 a partir de 2005; en lugar de que Telmex reduzca su tarifa por facturación y cobranza de 60 a 13 centavos, simplemente la llevará a 54 centavos y, para acabar pronto, ni en 2007 llegará al nivel de 13 centavos sino que quedará en una inexplicable tarifa de 44 centavos por minuto, aproximadamente. Así, en medio del silencio, el folio 4456 desapareció y, junto con él, la esperanza de que la autoridad volteara a ver a los consumidores.

[email protected] / www.idet.org.mx



PUBLICIDAD.