aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Agenda Alternativa | Javier Lozano

Adiós don Julián



COLUMNAS ANTERIORES

Si esto fuera cierto (si yo no existiera, lo cual me parece, insisto, muy extraño), existirían dos opciones: 1) que fuera un funcionario que actuó por cuenta propia, como cualquier lector de sus columnas y que uso una cuenta pública de correo para...

Lunes 22 de noviembre de 2004

Adiós don Julián

Bien decía el ingeniero Julián Meza a Macario Schettino en su correo del 8 de noviembre, al hacerse pasar por víctima de una persecución: "Esto puede llegar más lejos y me preocupa que así sea". Voz profética. Llegó la hora

"Si esto fuera cierto (si yo no existiera, lo cual me parece, insisto, muy extraño), existirían dos opciones: 1) que fuera un funcionario que actuó por cuenta propia, como cualquier lector de sus columnas y que uso una cuenta pública de correo para exresar (sic) su opinión, 2) que fuera un funcionario que recibió la instrucción de ciertas autoridades para amedrentar a algunos columnistas".

Ese fue el penúltimo correo electrónico enviado por el ingeniero Julián Meza de los 15 que tenemos registrados en su larga, perversa y torpe campaña por amedrentar a quienes expresamos libremente nuestra opinión a través de los medios de comunicación.

Gerardo Soria, presidente del Instituto del Derecho de las Telecomunicaciones, A.C., (Idet), invitó una y otra vez al ingeniero Meza a reunirse la semana pasada en Lima, Perú, lugar teórico de residencia del cibernauta especializado en telecomunicaciones. Nunca accedió, ni proporcionó domicilio o número telefónico.

El último correo de don Julián da cuenta del hecho: "Estimado Lic. Soria, Me han vuelto a bloquear mi cuenta de correo. Fue necesario crear una nueva. ¿Què sucede?, ¿porquè (sic) la persecución? Con estas situaciones ya no estoy seguro de querer reunirme con usted. No estoy seguro que tenga que ver usted con esto, pero van dos cuentas que me son canceladas desde que hemos establecido comunicación y eso me preocupa mucho. Le envìo un saludo. JM".

Hago la aclaración de que los acentos invertidos aparecieron tal cual en el correo de fecha 12 de noviembre, a las 11:16 pm, también dirigido a Gerardo Soria, y remitido por el ilustre especialista. Ah, y también aclaro que los últimos tres correos electrónicos que envió Meza fueron de direcciones de internet diferentes entre sí y, desde luego, diferentes a las 12 anteriores.

La primera vez que cambió de cuenta de correo el ingeniero Meza me culpó de haberle "cancelado" su cuenta original ([email protected]), lo cual atribuyó a mi militancia y práctica priísta. Eso nos lo notificó el 8 de noviembre ya con una nueva cuenta ([email protected]). Y claro que, para el último de sus cobardes correos utilizó la tercera dirección electrónica ([email protected]). Todo ello en el lapso de 8 días.

Este angelito creyó que cambiando de dirección de correo electrónico una y otra vez borraría toda pista de sus primeras andanzas. Olvidó que el rastreo de los mensajes en la red se hace, fundamentalmente, por la dirección IP, es decir, por la que utilizó en sus 12 primeras misivas (la ya famosa 207.248.168. las cinco primeras con terminación 38 y, las siete siguientes, con terminación 23).

De las decenas de correos electrónicos con que contamos al momento de hacer la investigación correspondiente, provenientes de funcionarios de Cofetel, fácilmente se puede desprender que la dirección IP utilizada es idéntica en sus primeros nueve dígitos a la que sirvió a Julián Meza para su burda travesura. Más aún, en algunos casos los últimos dígitos son idénticos a los del citado ingeniero.

Dicha circunstancia consta en el dictamen del perito Ignacio Valadez Gutiérrez, quien afirma que "una organización del tamaño de ese órgano regulador, por razones de eficiencia, generalmente asegura internamente la misma dirección IP de salida para varias computadoras". Y añade que, "técnicamente, en razón de la propia operabilidad de las redes internet, una dirección IP no podría ser asignada en un momento determinado a más de un usuario final a la vez".

Sorprendentemente, este residente peruano resultó ser un auténtico conocedor de la vida interna de la Cofetel. Sobre la reciente salida de funcionarios de la misma, especuló: "¿Y si lo que causó el despido de los funcionarios en Cofetel fue ineficiencia o falta de compromiso o incluso problemas de honestidad?" Eso lo escribió el 4 de noviembre con copia para la directiva de este periódico y miembros del Idet. Y peor aún. Al fustigar a nuestro colega Javier Tejado el 9 de noviembre último, por su artículo en Reforma, afirmó: "La preocupación que en la Coftel (sic) tienen por la seguridad de su jefe tiene que ver con la muy pobre calidad moral de quienes fueron retirados de sus puestos por ineficientes o traidores (quizá, en algunos casos, por servir de fuentes de información interna malintencionada a gentes como tu" (sic).

Don Julián Meza se presentó, por igual, como residente guatemalteco; como graduado de maestro y doctor por la Universidad de Texas en Austin, precisamente en el tema de telecomunicaciones; como ex funcionario de la Osiptel, el órgano regulador del Perú; como actual estudiante de la maestría en telecomunicaciones en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos en Lima y, desde luego, como articulista y conferenciante en dicha materia. Nada de ello resultó cierto. El tipo, simple y sencillamente, no existe. Pero alguien, eso sí, tuvo la "genial" idea de crear su Torquemada virtual y ponerlo en acción.

Viene ahora la parte incómoda de la historia. Don Julián o doña Juliana, quien quiera que sea(n), seguramente será identificado por la autoridad ministerial. Sendas denuncias ante la PGR y la Procuraduría Capitalina se han presentado, por parte del Idet y de este articulista, en contra de quien resulte responsable de los delitos de calumnia y difamación; y, en caso de tratarse, como todo parece indicar, de algún funcionario de Cofetel, también por los delitos de ejercicio indebido de servicio público, abuso de autoridad, peculado, y violación de derechos y garantías individuales. Tan fácil que hubiera sido mandar sus correos desde cualquier cibercafé? [email protected] / www.idet.org.mx



PUBLICIDAD.