aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Agenda Alternativa | Javier Lozano

Más vale tarde que nunca



COLUMNAS ANTERIORES

Para Felipe Calderón y Víctor Trujillo por su rescate de valores.

El pasado martes 1 de junio, la Secretaría de Economía dio a conocer que "México y Estados Unidos alcanzan un acuerdo para resolver controversia sobre telecomunicaciones"....

Lunes 07 de junio de 2004

Más vale tarde que nunca

La Secretaría de Economía logró un muy buen acuerdo con Estados Unidos para desactivar el conflicto ante la OMC mediante la adecuación de las reglas de larga distancia internacional y la liberalización parcial de este mercado

Para Felipe Calderón y Víctor Trujillo por su rescate de valores.

El pasado martes 1 de junio, la Secretaría de Economía dio a conocer que "México y Estados Unidos alcanzan un acuerdo para resolver controversia sobre telecomunicaciones". El texto del boletín número 63 explica que dicho arreglo tiene como base los diferendos que llevaron a la instalación de un panel para la solución de conflictos, en el marco de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Recordará el lector que el 2 de abril del presente año el Grupo Especial (panel) difundió el resultado de su trabajo que se tradujo en una serie de pronunciamientos y recomendaciones, todo ello sustentado en los compromisos asumidos por cada parte ante la OMC.

Se tenían 60 días para la apelación del informe del Grupo Especial por cualquiera de las partes, situación que quedó conjurada al haberse llegado al acuerdo del que dio cuenta la Secretaría de Economía (SE).

El convenio que nos ocupa fue formalizado por un intercambio de escritos entre la embajadora Linnet F. Deily, representante permanente de Estados Unidos ante la OMC, y su homólogo mexicano, Eduardo Pérez Mota, el mismo 1 de junio.

En dichos comunicados se destaca que: 1) México no coincide con la interpretación de sus compromisos contraídos en el seno de la OMC; 2)no ejercerá su derecho de apelar el informe del Grupo Especial; 3) trece meses son suficientes para cumplir con las recomendaciones de ese informe; 4) durante los próximos dos meses, México procederá a la modificación de las RLDI para eliminar completamente aquellos aspectos vinculados con el sistema de tarifa de liquidación uniforme, el retorno proporcional y el requisito de que el operador con mayor participación de mercado en el tráfico de salida sea quien negocie la tarifa única de liquidación.

Asimismo, México se compromete en este acuerdo a que, dentro de los siguientes 13 meses pondrá en vigor los reglamentos que autoricen la emisión de permisos para la reventa de servicios conmutados de telecomunicaciones de larga distancia internacional. Esos reglamentos habrán de regular la existencia y operación de comercializadoras que puedan comprar y, a su vez, revender los servicios de telecomunicaciones mediante el uso de capacidad de concesionarios con redes públicas propias.

Por su parte, Estados Unidos reconocen que México está perfectamente en posición de prohibir, como hasta ahora lo ha hecho, la práctica de la llamada "Reventa Simple Internacional" (ISR por sus siglas en inglés), y que consiste en el uso de líneas privadas que se arriendan para cursar tráfico internacional, mejor conocido como by-pass y que se traduce, en pocas palabras, en un contrabando de llamadas internacionales pues elude la participación de los concesionarios debidamente autorizados y el uso de los puertos internacionales instalados por éstos.

Sin regateos y a diferencia de la ridícula modificación anunciada el 27 de mayo pasado, ésta es una buena noticia para los operadores que ofrecen el servicio de larga distancia en México. Lo es, también, para los usuarios pues la liberalización parcial de este mercado traerá, seguramente, mejores tarifas y una competencia más dinámica. Y, sin embargo, queda claro que al prohibirse el ISR en nuestro país, no se puede incursionar de plano en la telefonía por internet como ya sucede en la mayor parte de los países del mundo. De hecho, tan sólo se mantiene artificialmente esta prohibición en México, Corea del Norte, China, Azerbaiján, Kazajstán y algún cabo en la Antártida.

Abrir la puerta, de par en par, a la Reventa Simple Internacional sería una espléndida noticia para el consumidor pero no necesariamente una buena nueva para la competencia en México, pues un cambio como éste en las reglas del juego y, en consecuencia, para la economía de las empresas, pondría en grave riesgo la salud financiera de éstas con el consecuente riesgo de quebrantos.

Con todo, es de esperar que más temprano que tarde, esta barrera artificial se elimine y se dé paso a la liberalización total del tráfico internacional.

Queda para la historia y alguna eventual rendición de cuentas el que la noticia que nos dieron el pasado 1 de junio pudieron y debieron haberla anticipado desde, al menos, los últimos tres años; que pudimos habernos ahorrado la instalación del panel de controversias de la OMC si se hubiera actuado con esa oportunidad; que, para variar, una ruta ya marcada en nuestras propias RLDI nos tuvo que ser arrancada por el gobierno de Estados Unidos; que ha sido la Secretaría de Economía y no la SCT y la Cofetel, autoridades reguladoras en la materia, quien termina por comprometer la actuación de estas últimas para hacer las cosas en el contexto de una relación bilateral con el vecino país; y, finalmente, que ha sido la propia Secretaría de Economía, y no Cofetel, la encargada de difundir y explicar el alcance de las próximas adecuaciones a nuestro marco normativo.

En fin. Aunque tardía, es una buena noticia para el sector.

Presidente del Instituto del Derecho de las Telecomunicaciones, A.C.

www.idet.org.mx / [email protected]



PUBLICIDAD.