aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Agenda Alternativa | Javier Lozano



COLUMNAS ANTERIORES


Lunes 13 de octubre de 2003

La réplica

Según nos dicen, no hay ni manipulación, ni maquillaje ni malas intenciones en el manejo de las cifras de Internet. Lo que sí hay son hipótesis que nos llevan a imaginar una distante realidad. Y las dudas prevalecen

Decíamos la semana pasada que, repentinamente, el número de usuarios de Internet, según cifras oficiales, había pasado de casi 4.7 millones a más de 10 millones. El problema central estriba en que esa disparidad numérica se refiere al mismo 2002 y, además, en que se trata de sendos informes rendidos ante el Congreso por parte del Ejecutivo Federal en momentos diferentes.

Como consecuencia de la revelación de tan sorprendente disparidad en la estadística oficial, la Cofetel envío a este articulista la explicación que, a su decir, justifica ese cambio abrupto en la información pública. En estricto ejercicio de su derecho de réplica, el comisionado del área económica de dicha institución, Abel Hibert, señala que "no hay manipulación, ni maquillaje de cifras, ni intenciones abiertas de engañar a nadie".

Creo en la palabra de Abel, quien siempre ha mostrado ser una persona seria, profesional y éticamente solvente. Sin embargo, son muchas las dudas que quedan después de indagar un poco más en las razones que sirvieron de base a la Cofetel para presentar un panorama tan distinto al que ya nos habíamos acostumbrado a ver en cuanto a los usuarios de Internet.

Comencemos por decir que la información estadística que para este indicador presenta la Comisión Federal de Telecomunicaciones no es producto de su propio trabajo, metodología o mandato. Se trata de la mera reproducción de los resultados obtenidos por Select, empresa mexicana con amplia experiencia en el análisis de mercados de las tecnologías de la información y de comunicaciones, cuyo presidente es el respetable doctor Ricardo Zermeño.

Así, la metodología tradicional nos indicaba el número de usuarios a partir de la venta de computadoras personales (PC) y del número de cuentas que se daban de alta entre las empresas proveedoras del servicio de Internet (ISP). De ahí desprendían, también, el número de usuarios promedio que se calculaba por cada una de esas cuentas de Internet. Surgía, pues, el número estimado de usuarios o de quienes tenían acceso constante a la red, lo cual parecía lógico.

Con base en tal metodología fue que se había manejado la cifra de 4.7 millones, aproximadamente, de usuarios de la red. Sin embargo y a raíz de un viraje metodológico que llevó a la citada empresa a realizar una encuesta telefónica a 20 mil personas, en 27 ciudades del país, fue que se hizo una extrapolación para 100 ciudades, cual si se hubiese realizado la encuesta en todas ellas. Cabe indicar, también, que dicha encuesta se concentró en los niveles socioeconómicos con mayor poder adquisitivo.

De tal encuesta, pues, se llegó al nuevo número de 10 millones de usuarios, no obstante que sólo existen, aproximadamente, 2 millones 100 mil cuentas de acceso a Internet en el país.

En esta nueva metodología se observó un incremento en el uso de Internet vía los llamados cibercafés, kioscos informáticos y operaciones financieras y tributarias en línea. Además, los paquetes que ofrecen una PC, junto con acceso a Internet a bajo precio, configuró una modalidad novedosa para el acceso a la red. De lo observado, mujeres y hombres comparten por mitad la cifra estadística de usuarios, mientras que el rubro de personas entre 25 y 45 años siguen siendo los principales beneficiarios de estas tecnologías de la información.

De igual manera, según la encuesta de Select, el número de usuarios que realizan operaciones comerciales en línea alcanza ya a 16% del total, siendo que la mayor proporción de accesos la tienen los estudiantes con 44%. Claramente se observa, en fin, que los usuarios de Internet reflejan poco más o menos la realidad socioeconómica del país, donde la mayor penetración se concentra en los niveles de mayor poder adquisitivo y, de ahí, en forma descendente, llega a los de más baja capacidad de compra, sin siquiera tener presencia estadística quienes aún pertenecen a la aberrante extrema miseria.

Esta es, pues, la explicación "oficial" de lo que hoy es la nueva realidad de usuarios de Internet en el país. Con todo, quedan una serie de preguntas por responder: 1. ¿No es momento ya de contar con información oficial, basada en criterios y ejercicios propios, en lugar de hacer uso de la que realizan los particulares sin, siquiera, mediar convenio o acuerdo metodológico para el efecto?

2. ¿El hecho de hacer una encuesta a 20 mil personas nos muestra, satisfactoriamente, un modelo único y científicamente válido como para decir que tenemos más de 10 millones de usuarios de Internet en México?

3. ¿Cómo explicar este fenómeno si tan sólo existen 15 millones de teléfonos en el país?

4. ¿Por qué consideran a e-México como un factor determinante de este crecimiento explosivo, si este programa gubernamental apenas inició en 2003 y las cifras que discutimos son para 2002?

5. ¿En verdad se puede afirmar que con 2.1 millones de cuentas de acceso a Internet en el país el número de usuarios se multiplica a más de 10 millones?

6. ¿Han tomado en cuenta que una misma persona tiene acceso a Internet a través de distintas cuentas como, por ejemplo, la casa, la oficina y algún centro de negocios?

7. ¿Sustentaría Cofetel la información de Select si en lugar de crecer el número de usuarios hubiera disminuido?

8. ¿Por qué no advirtieron al Congreso del cambio metodológico y, en consecuencia, de la información rendida?

9. ¿Por qué no aclaran sobre las características de esta nueva medición en su página web? Que conste que son sólo preguntas.

* Presidente del Instituto del Derecho de las Telecomunicaciones, A.C.

[email protected]



PUBLICIDAD.