aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Agenda Alternativa |



COLUMNAS ANTERIORES


Lunes 03 de marzo de 2003

La Puerta de Alcalá

Como muestra de que el modelo de libre competencia en las telecomunicaciones no sólo no se ha agotado en el mundo, sino que, por el contrario, se está consolidando, me asomé a lo que pasa en España. ¡Y vaya que pasan cosas!
Ya comentábamos la semana pasada sobre la nueva posición oficial de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes respecto del sector de las telecomunicaciones y de cómo han llegado a la conclusión de que nuestro modelo, cual fue concebido, de plano se agotó. Pues bien, a raíz de ese insólito hecho y sólo por curiosidad, ingresé a la página oficial de la CMT, o sea, la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones de España (www.cmt.es) órgano regulador semejante a nuestra Cofetel, para conocer un poco más de lo que hoy está sucediendo en las telecomunicaciones de aquel país y de la Unión Europea en general. De la lectura de sus comunicados oficiales fácilmente se puede desprender que, en aquellos lares, están muy lejos de haber abandonado el modelo de libre competencia y, lo que es más, están profundizando en ello para obtener mejores resultados en un menor tiempo. Aquí les van los datos más relevantes.

La penetración de Internet en los hogares europeos ya alcanza el 40%, lo cual es en mucho gracias a la competencia y a la caída vertical en los precios de acceso y por servicio. De hecho, 90.2% de los hogares en España tiene al menos un teléfono fijo mientras que las tarifas de telefonía móvil han descendido desde 2001 en 45%.

Por otro lado, de entre las nuevas medidas tomadas por la CMT se prohíbe a un operador que haya perdido a un cliente en presuscripción hacer cualquier intento por recuperarlo en los siguientes cuatro meses al tiempo que se ha autorizado desde abril del 2002 a desagregar la red del usuario final para fomentar la competencia y la prestación de otros servicios. La desagregación, así, es ya una realidad en otros países de la unión como lo son Francia, el Reino Unido e Italia. Se estima que el número de redes desagregadas de usuarios está creciendo a tasas de entre 30% y 40% mensual desde junio del 2002. Y, por si fuera poco, la autoridad española decidió el pasado mes de noviembre multar a Telefónica por el retraso en la provisión de los servicios para la oferta de acceso al bucle del abonado.

Por otro lado, en España si creen en la Portabilidad de número, que no es otra cosa más que la posibilidad de mantener el mismo número telefónico aunque cambie la compañía prestadora de servicios, ya sea fijo o móvil. Como dato preciso, a finales del año pasado, más de 1.1 millones de usuarios habían portado ya su número con otro operador (de entre los cuales 60% corresponde a teléfonos móviles).

Asimismo, se trabaja ya en una nueva Ley General de Telecomunicaciones misma que ha sido aprobada por el Consejo de Ministros de España. En esta propuesta destaca la simplificación y desregulación administrativa pues se establece que cualquier empresa interesada podrá prestar servicios básicos de telecomunicaciones con tan sólo informárselo a la CMT pero sin necesidad de contar con concesión, licencia o permiso. En esta nueva ley se fijan nuevos procedimientos para controlar a quienes tengan poder significativo en el mercado, especialmente en cuanto a interconexión y acceso en general, junto con un notorio endurecimiento del régimen sancionador para los infractores y, en especial, para los dominantes.

Desde octubre se aprobó, por otro lado, la posibilidad de que el usuario reciba una sola factura por los servicios telefónicos, emitida por el operador con quien esté presuscrito su servicio de larga distancia, aunque sea Telefónica quien preste el servicio local. En cuanto a la administración del espectro, se tiene planeado el crear la Agencia Estatal de Radiocomunicaciones, dedicada en exclusiva a la gestión del espectro radioeléctrico y adscrita al Ministerio de Ciencia y Tecnología.

En cuanto a la interconexión, se ha decidido ya el que ésta se mida, para efectos de tarifas, con base en la capacidad utilizada independientemente del tiempo de duración de las conferencias o intercambios. De hecho, se ha impuesto una sanción extraordinaria por 13.5 millones de euros recientemente a Telefónica por haberse negado a proporcionar este tipo de interconexión en tiempo y forma. Asimismo, existe por allá el llamado Consejo Asesor de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información como organismo previsto en Ley y que sirve como puente de entendimiento entre la industria y la autoridad.

Por si la información anterior fuera poca, a finales de septiembre se reunieron en Washington las autoridades de la CMT española y la FCC estadounidense para intercambiar experiencias e ideas. Ahí se insistió en la necesidad de continuar promoviendo la mediación entre las partes como mecanismo alternativo para la solución de conflictos, al tiempo que se informó que la FCC pretende profundizar en la neutralidad tecnológica para facilitar la convergencia y el acceso a Internet, independientemente del tipo de redes que se utilicen. Y, para rematar, se ratificó que si bien continuarán con el mecanismo de subastas para la asignación de espectro en el vecino país, no tendrá un carácter eminentemente recaudatorio para el gobierno, sin perjuicio de que se abre la puerta hacia la flexibilización en cuanto al uso de las frecuencias se refiere.

Total que, como se puede ver en el caso de España, hay mucha información que nuestras autoridades podrían allegarse antes de aventurar nuevos paradigmas e intentar pasarse la ley y su mandato por la mismísima Puerta de Alcalá.

El autor es presidente del Instituto del Derecho de las Telecomunicaciones, A.C.

[email protected]



PUBLICIDAD.