aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




“Reproducen en la escuela lo que viven en casa”

El Universal
Jueves 22 de enero de 2009

No sólo tienen en común un mismo cargo; también enfrentan problemáticas similares en sus planteles. La violencia entre estudiantes es una de ellas.

Son directores de secundarias públicas de la capital que han entendido que los jóvenes reproducen en los planteles lo que viven en casa o han encontrado en el ambiente escolar el medio para sacar lo que han reprimido.

El descuido de los padres, que tienen que trabajar para sostener el hogar o se encuentran separados, ha derivado también, aseguran, en una falta de valores que requiere ser atendida de forma conjunta por la escuela y la familia.

Silvino González, de la Secundaria Técnica número 10, situada en la colonia Doctores, tuvo que tomar medidas estrictas de vigilancia con apoyo de los maestros y del personal de servicios, así como colocar una guardia en los baños para evitar enfrentamientos entre estudiantes.

Esto lo decidió luego de que en diciembre pasado un estudiante fuera golpeado por otro al negarse a ser extorsionado, y de que un adolescente resultara con el brazo fracturado por forcejear con un compañero.

“Para ellos su forma de comunicación es una patada, el golpe o el aventón... Llevo tres semanas con estas medidas y ha disminuido un poco; también solicité la relación de alumnos más difíciles y los dividí en grupos con maestros que tienen horas de auxiliar docente. Ahí hablan con ellos”.

Teodoro González Maldonado, director de la Secundaria Técnica número 13, ubicada en la colonia Ampliación Asturias, explica que los de tercer grado son los que incurren más en este tipo de violencia contra sus compañeros, y suspenderlos pocas veces funciona.

José Enrique Farfán, de la Secundaria Técnica 36, en la colonia Jardín Balbuena, ha visto cómo los niños ingresan a la secundaria muy tranquilos y con el tiempo se transforman: “En esta etapa lo prohibido es un deleite... Los niños van aprendiendo de los de segundo y tercero”.

La situación de los estudiantes refleja sus problemas familiares: “Tenemos un porcentaje alto de familias desintegradas, no porque trabajen sino porque carecen de papá o mamá, o están arrimados con los abuelitos o con la madrastra o el padrastro”.

Ramiro Olguín, director de la Técnica 99, situada en la colonia Bondojito, afirma que algunas encuestas demuestran que es en las casas donde los niños son más violentados o golpeados. Y al estar en las escuelas “tratan de hacerse líderes porque para ellos lo importante es el valor negativo, es el que se atreve a fumar o a golpear el que es mejor”, agrega por su lado Farfán.

María Isabel Ortiz, directora de la Técnica 78, considera que los estudiantes necesitan límites y en casa no los tienen porque los padres compensan su ausencia con mimos y regalos, y en las escuelas “tenemos que reeducar a los niños en valores”.

Aunque los casos de violencia extrema se registran más en el exterior de los planteles, donde los adolescentes acostumbran tener sus riñas, agregan los directores.



comentarios
0