aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Dejan daños mochilas a niños de primaria: IMSS

Rebeca Jiménez| El Universal
Lunes 02 de junio de 2008
La mitad de los niños de escuelas primarias presentan deformaciones en su estructura ósea por cargar mochilas pesadas de hasta 12 kilos, por sentarse en pupitres inadecuados y por defectos de postura

df@eluniversal.com.mx

TLALNEPANTLA, Méx.— La mitad de los niños de escuelas primarias presentan deformaciones en su estructura ósea por cargar mochilas pesadas de hasta 12 kilos, por sentarse en pupitres inadecuados y por defectos de postura.

Así lo señaló María Elena Mazariegos González, coordinadora clínica de Educación e Investigación en Salud del Instituto Mexicano del Seguro Social, que atiende cerca de 3 mil casos en la zona norte del valle de México; entre éstos hay muchos casos frecuentes de niños con deformaciones.

Ilán dice que no puede cargar su mochila porque “pesa mucho”; por ello camina encorvado. Su madre se sorprendió al pesarla: cuando carga sus 12 libros y sus ocho cuadernos, su mochila pesa más de ocho kilos, no obstante a que él sólo pesa 22.

Un niño jamás debe cargar una mochila que pese más del 20% de su peso; es decir, si Ilán pesa 22 kilos, su mochila no debería pesar más de cuatro kilos y medio, o de lo contrario su estructura ósea sufrirá deformaciones, afirmó la especialista.

Hay niños que llegan a cargar 10 a 12 kilos, a lo que suman el peso del agua, el lunch y la chamarra que se quitan, además de algún juguete. El tiempo promedio de carga de una mochila es de una hora, especialmente en escuelas públicas, pues se mide no sólo el trayecto de la casa a la escuela y viceversa, sino el tiempo en la formación en el patio e incluso en las ceremonias; hay casos extremos de niños que recorren largas distancias y el tiempo de carga se prolonga hasta dos horas, afirmó la coordinara clínica del IMSS.

Sin embargo Alejandra, de seis años, al peso de la mochila, el agua y su lunch suma sus cosas para la clase de karate, pues saliendo de la escuela se va al deportivo.

La especialista señaló que los profesores deben buscar mecanismos de programación para que los niños no carguen todos los días todos sus libros y cuadernos.

Mochilas ‘ergonómicas’

Las características de la mochila son importantes: le debe llegar al niño debajo de la cintura; en la espalda alta las correas deben estar acojinadas y con un cordón extra en la cintura para que la carga se distribuya hacia el abdomen.

Si el niño debe cargar muchas cosas, debe distribuir el peso; aunque un error más grave son las mochilas que se cargan al hombro, porque en éstas el peso se va hacia un solo lado.

Los niños llegan a sufrir dolores musculares en hombros, cuello y espalda; sin embargo, su tolerancia al dolor es alta y como están en constante movimiento, una lesión puede pasar inadvertida para los padres, apuntó Mazariegos González.

Una de las primeras deformaciones por la mochila se conoce como cifosis: cuando el niño proyecta su cabeza y su cuello hacia el frente. Cuando el niño ya tiene un hombro caído, debe acudir al médico.

En México “un vistazo simple a los niños reunidos en el patio de su escuela nos revela que 50% presentan problemas posturales”, atribuibles no sólo a la mochila, sino al uso de pupitres inadecuados y la falta de luz en los sitios donde estudian; situación que se agrava si se le suma la obesidad, el sedentarismo o las actividades laborales como el cargar bultos o cubetas pesadas, que muchos niños realizan, lo que puede derivar en problemas de columna y dolores lumbares a edad temprana, afirmó la especialista.



comentarios
0