aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Impulsan opciones para un uso racional del automóvil

Rafael Montes | El Universal
Viernes 25 de enero de 2013
Impulsan opciones para un uso racional del automvil

. (Foto: PERLA MIRANDA EL UNIVERSAL )

Sitios Relacionados:

Compartir coche o utilizarlo sólo cuando es estrictamente necesario, es la tendencia, dicen especialistas

rafael.montes@eluniversal.com.mx

En la ciudad de México, en donde el promedio de uso del automóvil es de aproximadamente 1.2 personas por vehículo, la tendencia tiene que estar dirigida hacia compartir el coche y usarlo más racionalmente, es decir, sólo cuando sea estrictamente necesario, advierten especialistas en el tema, algunos de los cuales han impulsado proyectos en ese sentido en el DF.

Con la instalación de parquímetros en algunas colonias de la ciudad, crece la oportunidad para proyectos como Carrot y Aventones, dos sistemas de autos compartidos en el DF que buscan un uso más eficiente del vehículo privado y que éste se combine con el transporte público.

Para Salvador Medina, líder de proyecto de Estrategias de Reducción del Uso del Automóvil del Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP, por sus siglas en inglés), quien asegura que el uso de vehículos particulares es de 1.2 personas por auto, este tipo de sistemas son ideales para la ciudad de México, sobre todo, si son dirigidos a ciudadanos que ya cuentan con automóvil, para motivarlos a que lo utilicen menos y mejor.

En el caso de Carrot, un sistema de préstamo de autos por estaciones, considera que para los corporativos puede resultar una opción para reducir espacios.

“Es una modalidad que apenas empieza en el DF, pero que en Estados Unidos son gigantescos; es una buena idea, creo que el asunto de ya no comprar un auto es lo ideal, es una buena medida que debe estar enfocada para quien ya usa coche, porque si se dirige a quien no lo usa, sólo estaríamos aumentando la utilización de vehículos en la ciudad”, dice Medina.

Aunque en la ciudad de México hay diversas empresas de renta de autos, la ventaja de Carrot, agrega Medina, es que en este sistema sólo se usa por un breve tiempo en el día, de un punto a otro, generalmente; en cambio, un auto rentado lo usas todo el tiempo que quieras.

“Los autos compartidos no son para viajes largos ni por mucho tiempo, sino para trayectos cortos, porque su intención es ayudar a reducir su uso y utilizarlo sólo cuando sea estrictamente necesario, como cargar cosas que no se pueden llevar en el transporte público”, comenta el especialista del ITDP.

Compartir el auto

Fue en junio pasado cuando Diego Solórzano y su equipo lanzaron oficialmente, con el respaldo del entonces jefe de gobierno del DF, Marcelo Ebrard, el proyecto Carrot, después de varios meses de preparación del sistema y de pruebas piloto que empezaron en abril.

A medio año, Solórzano, fundador del sistema, expone algunos de los datos que han definido a Carrot, que cuenta con dos mil 100 usuarios y 40 automóviles de préstamo, de los cuales tres son eléctricos y seis son camionetas, las cuales regularmente son solicitadas los fines de semana o para salir de vacaciones.

Los 40 autos están distribuidos en 27 estaciones, ubicadas en 14 colonias del centro y poniente, principalmente: Roma, Juárez, Cuauhtémoc, San Miguel Chapultepec, Polanco, Anzures, Santa Fe, Coyoacán, Narvarte, Del Valle, Nápoles, Granada, Condesa y Lindavista.

Carrot funciona como Ecobici. Una persona, registrada en el sistema y poseedora de una tarjeta para acceder al coche, puede reservar uno por hora o por día, según lo desee. La tarifa depende de si es usuario ocasional o frecuente.

Luego, llega a la estación de donde reservó el auto, lo abre con la tarjeta electrónica, toma las llaves y se lo lleva. Puede dejarlo en cualquiera de las demás estaciones del sistema cuando el tiempo por el que lo pidió, se haya cumplido. Si se pasa, el sistema hará el cargo a la tarjeta de crédito con la que se dio de alta.

Solórzano explica que el 60% de los viajes que se realizan en Carrot entre semana, van de la zona de Reforma-Insurgentes a Santa Fe; el 85% de los préstamos son por 4 horas, aproximadamente; el 15% de los préstamos son reservaciones de 48 horas; el 40% de los usuarios tienen automóvil propio y el 60% de los usuarios también tienen Ecobici.

Con Carrot, el promedio de uso por vehículo es de 3 personas al día. La gasolina y demás gastos que implica tener un auto están incluidos en la tarifa y el espacio para estacionarse, ya está garantizado, al existir estaciones bien ubicadas, generalmente dentro de estacionamientos.

El perfil de los usuarios de Carrot es también clave en el uso del sistema. Está dirigido a jóvenes de entre 30 y 40 años de edad, de preferencia poseedores de un automóvil o que estén por comprar uno, que vivan en colonias de clase media alta y trabajen en zonas del mismo nivel, en donde, además debe haber una buena densidad de transporte público y de preferencia de Ecobici, con la intención de fomentar la intermodalidad en los traslados, es decir, que el automóvil forme parte de una cadena de medios a utilizar.

En la discusión por la colocación de parquímetros en diversas zonas de la ciudad, Solórzano dice que “los parquímetros nos hacen más visibles y nos ayudan, porque, como nosotros, lo que buscan es un uso más racional del automóvil”.

Dar el raid

Aún no existen cifras formales, pero en Polanco, después de la implementación de parquímetros, ha empezado el hábito de compartir el auto entre empleados de la zona, con la intención de dividirse los gastos y usar sólo uno, asegura Medina.

El especialista en estrategias para reducir el uso del vehículo asegura que los “aventones” son la parte informal de los sistemas de autos compartidos, que es muy común entre vecinos y familiares desde hace mucho tiempo en México; “es más usual de lo que se cree”, dice.

Para él, compartir el auto en “aventones” tiene muchos beneficios sociales, que acompañan a la evidente liberación de espacio en la vía pública; “ayuda mucho a reducir los costos de la desconfianza en México, incluso dentro de las empresas o de las escuelas; sirve para que la gente interactúe, se conozca, lo que facilita el trabajo”, explica Medina.

De manera sistematizada, la empresa Aventones.com, que opera desde febrero de 2011, ha comercializado plataformas en internet para que empresas y universidades puedan compartir el auto de manera segura, con personas que forman parte de la misma comunidad laboral o escolar, para así, garantizar la confianza de con quien se viaja.

A la fecha, de acuerdo con Ignacio Cordero, uno de los directivos, Aventones cuenta con ocho mil usuarios y da servicio a 28 organizaciones en México y Chile; para 2013 planean extenderse a Argentina y Colombia.

En sus plataformas, que funcionan como una red social, los usuarios se registran como “conductores” o “pasajeros”. Unos, publican la ruta a seguir, el día y la hora, con la intención de que esta información sea conocida por alguien más, un “pasajero”, y éste se apunte al aventón.

El sistema hace el cruce de información y al “pasajero” que solicita el aventón, le ofrece diversas opciones, según todas las rutas y horarios publicados que coincidan con el viaje que desea realizar.

Al ser públicos los perfiles tanto de “conductor” y “pasajero”, ambos están seguros de con quién viajarán y además, al final del viaje se puede “calificar” dentro de la red social.

Para Cordero, los parquímetros pueden beneficiar su proyecto, pero más allá de eso, considera que “no está mal tener coche, sino el uso que se le da, hay que encontrar la manera de usarlo racionalmente”.



comentarios
0