aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Una ciudad sin plan de crecimiento

El Universal
Lunes 10 de diciembre de 2012
Una ciudad sin plan de crecimiento

. . (Foto: TANYA GUERRERO Y ESPERANZA OREA )

Problemas de sustentabilidad y falta de transporte son cada vez más cotidianos, alertan

metropoli@eluniversal.com.mx

La ciudad de México carece de un plan de desarrollo urbano integral que contemple no solo la definición de los usos de suelo, sino también que considere aspectos como sustentabilidad y medios de transporte.

El problema que ha enfrentado la capital del país, de acuerdo con especialistas, es que ha crecido sin planificación, sin que la legislación en desarrollo urbano se respete y mucho menos, sin que se apliquen sanciones a quienes no cumplen con ella.

Durante el Foro Desafíos de la ciudad, desarrollo urbano y vivienda, que organizó EL UNIVERSAL, los especialistas coincidieron en la necesidad de que el Distrito Federal cuente con un proyecto de ciudad que ordene los programas parciales. Además de trabajar en conjunto con los estados de México e Hidalgo, mismos que se han convertido en “el cinturón” del centro del país.

“La organización de la ciudad, de la vida urbana, es un reto que no hemos abordado, a pesar de que se ha planteado una agenda pública creo que en planeación urbana poco hemos avanzado”, señaló Sergio Padilla Galicia, académico de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), campus Azcapotzalco.

Padilla Galicia indicó que ha faltado visión para definir cual es la ciudad que queremos tener en el futuro. “Desde hace muchos años no se tiene proyecto de ciudad, mismo que no se expresa ni en los documentos formales de planeación, ni en políticas públicas”, expresó.

Para Ricardo Fernández, especialista del Centro de Transporte Sustentable (CTS Embarq), una manera de comenzar a ordenar la ciudad puede ser a partir de los sistemas de transporte con los que cuenta, los cuales deben garantizar que los ciudadanos se trasladen desde sus casas hasta los centros de trabajo, escuelas o zonas de esparcimiento.

Destacó que, para ello, en primera instancia se deben integrar los sistemas de transporte colectivo: Metro, Metrobús, autobuses, corredores y tren ligero en un sólo organismo a fin de que su crecimiento se haga de manera integral.

Ricardo Fernández dijo que otro punto importante es que más de la mitad de los usuarios que utilizan el Metro en la ciudad son habitantes del Estado de México o incluso de Hidalgo; sin embargo, este factor no es considerado por las autoridades.

En ello coincidió José Luis Salazar, de la licenciatura en Urbanismo de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quien apuntó que cada vez son más los centros habitacionales que se construyen en la periferia y que obliga a las personas a realizar traslados de hasta tres horas o más a sus trabajos.

Para dichas “ciudades desconectadas”, una opción podría ser la extensión de la red del Tren Suburbano, apuntó Edgar Ramírez, investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

Planes “caducos”

De acuerdo con los especialistas, parte de este problema se origina en que los planes parciales y generales han sido rebasados por la realidad que hoy enfrenta el Distrito Federal, además de que los usos de suelo no son respetados.

Para David Baltazar, presidente del Colegio de Urbanistas, el origen en los cambios de los usos de suelo se debe a que los planes de desarrollo son “muy flexibles”.

“El cambio de uso de suelo es lo que ha deteriorado la falta de la norma, se debe respetar el uso marcado. Nosotros hemos analizado que el cambio de un uso de suelo de habitacional a oficinas genera cambios en la vida de quienes viven en la zona, incluso llegan a afectar servicios como el suministro de agua”, enfatizó el especialista.

Fernando Méndez Bernal, presidente del Colegio de Arquitectos, puso como ejemplo el caso de Polanco, donde el número de oficinas y corporativos va en crecimiento, mientras que los vecinos se mantienen en resistencia ante el cambio.

“En Polanco tenemos un urbanismo simulado declarado, porque sabemos que está habiendo una fuerte presión inmobiliaria y sin embargo se mantienen, en muchos de los casos, por los propios habitantes, zonas supuestamente habitacionales”, expresó.

Méndez Bermal indicó que en este tema los vecinos demandan mayores espacios para ser escuchados, así como la apertura de foros en que tanto autoridades como la iniciativa privada los escuche y tome en cuenta sus opiniones.

Dijo que en muchas ocasiones, cuando se busca modificar el uso de suelo de una zona o construir un edificio comercial o que será destinado para la renta de oficinas, los vecinos de inmediato se niegan a los cambios, mientras que las grandes inmobiliarias buscan la manera de construir el mayor número de pisos.

El titular del Colegio de Arquitectos apuntó que en ese sentido quien queda en medio es la autoridad de la ciudad y aunque su papel debería de ser la de conciliar a las dos partes, en ocasiones, sólo apoya los intereses de algunos.

Sergio Padilla agregó que en ello deriva que en muchas ocasiones las modificaciones a los planes parciales se hacen con base en los intereses de las inmobiliarias o incluso a las demandas vecinales.

Indicó que los vecinos también deben tomar en cuenta que la realidad que hoy tiene la ciudad no es la misma y que en ocasiones, se necesita de modificaciones en favor de la mejora de las colonias.

Si los vecinos se aferran a nostalgias que ya no son realidad, como el no permitir que se modifiquen los usos de suelo para bien, tampoco se puede lograr a planes parciales o generales que favorezcan el adecuado desarrollo de una zona”, comentó.

Mientras que José Luis Salazar reiteró que las modificaciones a los usos de suelo en los “planes generales y parciales deben realizarse con el objetivo de mejorar las colonias, no para adecuarse a los intereses políticos ni comerciales”.

Posible solución

Casi un mes antes de que concluyera la administración de Marcelo Ebrard, el gobierno capitalino inició la consulta ciudadana del Programa General de Desarrollo Urbano de la ciudad de México, el cual busca definir los proyectos de crecimiento de la capital del país durante los próximos 10 años.

Fueron más de 75 acciones las que el gobierno de la ciudad de México sometió a escrutinio público entre las que destacan la habilitación de 100 kilómetros anuales de espacios peatonales y la recuperación de espacios emblemáticos.

De acuerdo con los expertos, este plan general podría convertirse en el inicio de la solución a las problemáticas que hoy enfrenta la ciudad en materia de desarrollo urbano.

“El plan puede ser muy bueno o muy malo, este en particular me parece que tiene conceptos muy buenos de nodos, corredores, densificación y transporte público, pero le falta todo lo que va más allá del sistema de planeación, lo que tiene que ver con las sanciones, ¿qué va a pasar si alguien no cumple con lo que se dice?”, expresó Ricardo Fernández de CTS Embarq.

David Baltazar, del Colegio de Urbanistas, y Edgar Ramírez, del CIDE, coincidieron con ello, pues de nada servirán las nuevas reglas si no existen sanciones para quienes no cumplan con la norma.

Fernando Méndez, del Colegio de Arquitectos, lamentó que la consulta ciudadana no se haya realizado en el tiempo adecuado y que no se haya dejado en operación para valorar los aspectos que hacían falta.



comentarios
0