aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Paladares extremos se encuentran en San Juan

Sharenii Guzmán| El Universal
Domingo 17 de junio de 2012
Paladares extremos se encuentran en San Juan

GUSTOS. Frutas, verduras, hongos de diferentes especies, así como carne de león, jabalí, tiburón, armadillo y caballo, entre otros, se ofrecen en el mercado de San Juan. (Foto: ADRIÁN HERNÁNDEZ EL UNIVERSAL )


nayeli.guzman@eluniversal.com.mx

El ambiente es distinto a otro mercado, al cruzar las puertas se descubre un mundo culinario donde convergen culturas de diversos países a través de sus sabores, texturas y olores. En sus pasillos se respira a China, Japón, España, Francia, Alemania, Grecia y México.

El Mercado de San Juan es el lugar favorito de los amantes del “buen” comer y cocinar. Es de tradición que los mejores chefs y restaurantes de la ciudad se surtan ahí. Durante cuatro generaciones han comerciado. Hay nietos, abuelos, hijos, tíos, primos que han desfilado por sus puestos.

Se encuentran carnes de lechón, armadillo, león, productos del mar como angulas, atún, langostas, tiburón, ingredientes prehispánicos e indígenas como acociles, caracoles, chapulines y escamoles; hongos, especies y frutos.

Los sábados, recorrer este mercado es una fiesta culinaria, los invitados con paladares exigentes buscan los mejores productos y después de comprar, los espera una tapa o baguette de quesos y jamones importados.

La jornada comienza desde las 3 de la mañana, hora en que la mayoría de comerciantes adquiere sus productos en la Central de Abasto.

El Mercado de San Juan desde hace 57 años se encuentra en la calle Ernesto Pugibet, colonia Centro, delegación Cuauhtémoc; a principios del siglo XX sus comerciantes estaban en la plaza de Buen Tono y Ayuntamiento, relata Fernando Velázquez García, comerciante de productos prehispánicos. Y el próximo sábado cumple un años más.

Era un gran tianguis sobre la vía pública, había todo tipo de productos. En la década de 1950 el gobierno de entonces construyó cuatro espacios que albergaron a los comerciantes según lo que vendían.

Se fundaron cuatro mercados, los cuales se llaman San Juan, pero uno es de artesanías, otro de flores, el de Pugibet y Arcos de Belén.

Ernesto Pugibet era un empresario que cedió las bodegas de la tabaquería mexicana Buen Tono y desde entonces, ese lugar se ha convertido en favorito de turistas nacionales y extranjeros.

Los comerciantes se dieron cuenta que la mayoría de los clientes eran extranjeros y también exigentes, por eso comercializaban productos frescos y comenzaron a importar de España, Alemania, Francia y Bélgica, entre otros.



comentarios
0