aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




De inspirar “Cielito Lindo” se convierte en gran “letrina”

Shareni Guzmán | El Universal
Miércoles 25 de enero de 2012
De inspirar Cielito Lindo se convierte en gran letrina

DESCUIDO. Registros que conectaban al dique con los canales fueron cerrados por lo que el contenido va al drenaje profundo. (Foto: SHARENI GUZMÁN )

La presa San Lucas Xochimanca fue construida para captar agua de los ríos Santiago y San Lucas. Ahora es usada para vertir las aguas negras del Reclusorio Sur y como basurero al aire libre

metropoli@eluniversal.com.mx

La presa del pueblo de San Lucas Xochimanca recibe desde hace 25 años el drenaje del Reclusorio Preventivo Varonil Sur y se ha convertido en un depósito ilegal de basura, afirman vecinos de la comunidad, ubicada en la delegación Xochimilco.

La Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial (PAOT) informó que la delegación tendrá que clausurar los drenajes ilegales, conectarlos a un sólo colector e implementar un programa para la recolección de los residuos.

Mónica Vietnika Alegre González, subprocuradora de Protección Ambiental, explicó que se debe de resolver el problema de manera integral; se investigará la contaminación, habrá recorridos y reuniones con la delegación y el Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACM).

Andrés Guevara Chávez, integrante de la Comisión en Rescate de la presa San Lucas Xochimanca, recordó que la presa se construyó en el sexenio de Miguel de la Madrid, con el objetivo de recolectar el agua limpia que desembocaría de los ríos Santiago y San Lucas.

Los vecinos donaron el espacio con la intención de que se construyera y fuera un embalse de 20 millones de litros de agua; sin embargo, afirmó que la presa se convirtió en “la letrina más grande que hay en el Distrito Federal”.

En entrevista, señaló que al construirse el Reclusorio Sur, en la colonia San Mateo, ubicado a unos kilómetros de San Lucas, se edificó una planta de tratamiento, la cual no funcionó y los desechos de los internos son descargados, desde hace más de dos décadas, en el río Santiago.

“El delegado de Xochimilco y los anteriores están haciendo una descarga de tonelada y media de material fecal hacia el río Santiago, que a su vez desemboca en la presa de San Lucas Xochimanca. En los 25 años que lleva el reclusorio, ha sido nuestra desgracia para los habitantes de San Lucas y sus alrededores”, aseguran los vecinos.

Guevara Chávez confió en que la presa se rescate; para ello, los vecinos solicitaron a las autoridades delegacionales y del Distrito Federal que encauce desde el Reclusorio Sur la salida del drenaje.

 

Antecentes del caso

Los integrantes de la Comisión en Rescate de la presa San Lucas Xochimanca denunciaron que la contaminación también afecta la salud de los vecinos de los pueblos de Nativitas, Santiago y acaba con la flora y fauna de la zona.

Recuerdan que antes la gente se bañaba en la presa, los niños jugaban alrededor, pero ahora su olor pútrido se expande, molesta a vecinos y visitantes, la población se enferma y ahuyenta a los animales.

La subprocuradora informó que en octubre de 2010, la PAOT recibió una denuncia por el vaso regulador que está a un costado de la presa, debido a que era depósito de residuos sólidos domésticos y cascajo.

Alegre González señaló que en diciembre del mismo año, autoridades de la delegación Xochimilco y del Sistema de Aguas de la Ciudad de México notificaron que ya se habían cerrado las puertas del vaso y se levantaron los residuos.

El 18 de enero de este año, autoridades de la PAOT regresaron a la zona y constataron que el vaso regulador está libre de desechos y cerrarán el caso sin emitir sanciones.

Nostalgia del paraíso

Arnulfo González Nieto, vecino del pueblo de San Lucas, contó que el autor de la canción de “Cielito Lindo”, Quirino Mendoza, se inspiró en las montañas y paisajes de Xochimilco.

La presa representaba para San Lucas su patio, el lugar donde los jóvenes del pueblo aprendieron a nadar y el principal camino para llegar a los pueblos de la montaña.

Esa avenida, destaca, fue de las primeras conexiones hacia el centro de la delegación.

 

“Era motivo de belleza”

El espacio representa un patrimonio del pueblo de San Lucas. Es un símbolo de identificación y cultura.

“Toda el agua que bajaba de las sierras, se acumulaba en la presa y esto era motivo de belleza, los jóvenes del pueblo aprendieron a nadar en sus aguas, había reuniones familiares, artistas venían a admirar y pintar a los patos”, platicó.

Reyna Margarita Méndez, habitante del lugar, atiende un puesto de periódico a un costado de la presa y hace cinco años su hija adquirió un virus que le provocó convulsiones y casi la muerte.

Durante dos años, comenta, la niña estuvo en tratamiento y los médicos le dijeron que la infección que adquirió su hija se debió a bacterias que se alojan en el excremento.

“Viene mucha gente a tirar basura. Yo tengo 17 años trabajando a un lado, y hay ocasiones que me dan dolores muy fuerte de cabeza o me voy bien mareada, sobretodo en los tiempos de calor”, dijo.

María Esther González Mendieta, vecina de San Lucas, consideró una vergüenza las condiciones en las que se encuentra la presa.

“Yo soy enfermera y me enfoco en la salud, por lo que puedo decir que es una fuente de contaminación para la gente en general, no sólo para los niños”, comentó.

Agregó que “el olor no se soporta a todas horas, está siempre, pero a medio día y en la noche es cuando más insoportable se percibe”.



comentarios
0