aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Grafiti, entre el delito y el arte urbano local

Fernando Martínez y Cinthya Sánchez| El Universal
Sábado 13 de agosto de 2011
Grafiti, entre el delito y el arte urbano local

En las pintas se puede ver un mundo fantástico muy lejano a la realidad, dicen jóvenes que se dedican a "rayar". (Foto: David Jaramillo / EL UNIVERSAL )

Llama autoridad de la SSPDF a no criminalizar a los jóvenes

El fenómeno del grafiti en la ciudad de México es un problema que afecta todas las delegaciones, aunque la mayor incidencia se presenta en Álvaro Obregón e Iztapalapa, reconocen las autoridades del gobierno capitalino.

Los jóvenes pintan en todo aquel espacio donde pueden expresar su rebeldía o sus manifestaciones artísticas. Desde bardas de escuelas y de casas particulares; hasta postes, espectaculares; e incluso, coches.

“Los chavos empiezan por imitación, en la secundaria principalmente o en la prepa; salen y pintan su entorno; por lo que día con día surgen nuevos grafiteros”, explica el titular de la Unidad Grafiti de la Secretaría de Seguridad Pública (SSPDF), Alejandro Bravo Olivares.

Al año ingresan 110 mil jóvenes a nivel básico de educación, lo que significa oleadas de nuevas huestes.

Por ello, dice, es muy difícil controlar el fenómeno. En lo que va de 2011 se han realizado 147 remisiones al juez cívico por grafitear.

Comenta que esta actividad es ilegal según lo establece el artículo 26, fracción V, de la Ley de Cultura Cívica del Distrito Federal; con sanciones que pueden ir de las 12 a 36 horas de arresto y multas de 20 a 36 salarios mínimos, de mil 196 a 2 mil 153 pesos, si no hay parte acusadora.

En caso de que exista un denunciante, en el artículo 239 del Código Penal del Distrito Federal se tiene previsto el delito de daño en propiedad, por lo que el grafitero ilegal podría ser presentado ante el Ministerio Público.

De ser encontrado culpable y que el daño exceda los 20 salarios mínimos (mil 196 pesos), podría recibir de seis meses a dos años de prisión.

“Aquí nosotros impugnamos un poco esto. Los grafiteros no son delincuentes, está tipificado como un delito pero más bien es una forma de expresión propia de la juventud. No son jóvenes que se dediquen a robar o a drogarse; hay muchos que son excelentes estudiantes”, expresa el titular de la Unidad Grafiti de la policía local.

Psicólogo de profesión, Bravo Olivares explica que el llevar a un muchacho de estos a la cárcel es exponerlo a convertirse en un verdadero criminal.

Lo mejor es insertarlo en la comunidad de otra forma, manifiesta el funcionario quien describe que esa es la parte administrativa que realiza la unidad a su cargo y que se combina con la operativa, por las noches, para controlar los grafitis ilegales.

La Unidad Grafiti comenzó a operar el 23 de agosto de 2003, creada por una recomendación del ex alcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani, y cuenta con 36 elementos.

De una unidad antigrafiti, con el paso de los años se ha transformado en una unidad grafiti porque también promueve entre los vecinos y los grafiteros asignar lugares específicos para pintar. La intención es recuperar zonas libres de grafitis ilegales, buscando espacios de expresión.



comentarios
0