aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Abren comedor para asentamiento triqui

Rafael Montes| El Universal
Sábado 30 de abril de 2011
Abren comedor para asentamiento triqui

ALIMENTACIÓN. En el primer día de comida gratis, las cacerolas con arroz, chicharrón en salsa roja y frijoles se agotaron entre el bullicio de los niños y las mujeres. (Foto: ADRIÁN HERNÁNDEZ EL UNIVERSAL )

Esperan un lugar para vivir, tras varios meses en la irregularidad

rafael.montes@eluniversal.com.mx

Un cuartito de dos por dos, pequeño, hecho con láminas de asbesto pintadas de blanco, sin ventanas y alumbrado sólo con un foco, es el nuevo comedor popular para indígenas triquis que inauguró el secretario de Desarrollo Social del DF, Martí Batres, en la colonia Zona Centro en la delegación Venustiano Carranza.

El campamento donde se abrió el primer comedor gratuito para indígenas del DF es un asentamiento irregular sobre la vía pública que lleva ahí meses. Los indígenas triquis, en su mayoría mujeres y niños, que lo habitan esperan que el gobierno les construya una unidad habitacional en un predio cercano, ubicado sobre avenida Congreso de la Unión. Lo ocuparon hace algunos años y ahora ahí, el Instituto de la Vivienda tiene planeado edificar nuevas casas.

Mientras, esperan en la calle, en medio de un aroma a basura y drenaje, con “bichitos”, como cucarachas y hormigas, que molestan a los niños y con la inseguridad latente por borrachos y drogadictos que intentan meterse a las “casas” de lámina.

“Son indígenas migrantes en una situación difícil porque no han encontrado un espacio en donde vivir de manera permanente, a diferencia de otras comunidades indígenas que han logrado realizar un proyecto de vivienda y construir alguna unidad habitacional”, explicó Martí Batres, quien dijo que el campamento en la vía pública está autorizado por el gobierno de manera provisional mientras se construyen los departamentos para 60 familias.

En el primer día de comida gratis, las cacerolas con arroz, chicharrón en salsa roja y frijoles fueron un éxito entre el bullicio de los niños y las mujeres, quienes recibieron al funcionario entre aplausos y le pidieron que las siga apoyando, que no las olvide.

“Gracias que se acordaron de nosotros”, dijo la señora Karina Ramírez, quien, como todas las mujeres del campamento, lucía un vestido tradicional triqui. Rojo, con listones de colores. Son de San Juan Copala, Oaxaca. Madres y niños aún hablan la lengua indígena, además del español.

Se dedican a las artesanías y al comercio, pero en un día, en promedio, ganan unos 30 pesos, por lo que con la comida que el Instituto de Asistencia Social e Integración Social les repartirá, podrán tener una mejor alimentación. “Sobre todo para los niños”, dijo María, hermana de Karina.

Todos los días se les repartirán 200 raciones de comida para 160 niños, principalmente. “Mientras estén aquí es importante para nosotros darles la atención y el apoyo”, dijo Batres, quien aseguró que “se calcula que ya no tardarán mucho en desocupar el campamento” pues sus departamentos ya están por construirse.



comentarios
0