aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Monumento, listo para conmemorar Centenario

Johana Robles| El Universal
Lunes 08 de noviembre de 2010
Monumento, listo para conmemorar Centenario

PANORÁMICO. El edificio contará con un elevador que permitirá observar parte de la ciudad desde la parte más alta, donde se podrán ver las avenidas renovadas. (Foto: XXXX EL UNIVERSAL )

El 20 de noviembre se reinagurará el complejo, el cual contará con nuevos espacios públicos

El Monumento a la Revolución, así como la Plaza de la República, estrenarán rostro el próximo 20 de noviembre, día en que se conmemorará el Centenario del inicio de la gesta revolucionaria.

En las últimas semanas, decenas de trabajadores han laborado las 24 horas del día, los siete días de la semana, para cumplir con la fecha comprometida por el Gobierno del Distrito Federal en el espacio que fue planeado en 1897 como el palacio legislativo y cuya primera piedra fue colocada el 23 de septiembre de 1910, dos meses antes de que iniciara el movimiento armado.

Daniel Escoto, director de la Autoridad del Espacio Público del DF, aseguró que los trabajos prácticamente están terminados. Estimó que el avance es de 95% y lo que falta son detalles de mobiliario urbano como bolardos, una serie de astas de bandera en avenida de la República, sembrar palmas y “sellar” los nuevos pavimentos, pero, principalmente, la limpieza en la zona.

El montaje del elevador con cabina transparente que permitirá el acceso al mirador del monumento está listo. Sólo falta la instalación eléctrica para iniciar con las pruebas.

También se prevé que para el 10 de noviembre se realicen pruebas del nuevo sistema de iluminación que pretende resaltar las características arquitectónicas y proyectarse en horarios definidos de lo que originalmente se había diseñado como sede del palacio legislativo a principios del siglo XX.

“No va a perder la solemnidad. Están los próceres de la patria, no se mueven los restos de los héroes de la Revolución, pero se requiere llenar de vida. Un espacio que no se usa es inseguro y se va deteriorando”, dijo.

Todo debe quedar listo para el 20 de noviembre, insistió Escoto, quien señaló que las prórrogas de tiempo que se otorgaron a las empresas encargadas del proyecto no afectarán la fecha de la inauguración.

De acuerdo con información de la página de internet del organismo, la empresa Sackbé —encargada de la restauración del Monumento— y Cementos Mexicanos —que rehabilitó la Plaza de la República— tuvieron un convenio modificatorio de sus contratos para que las fechas de terminación fueran el 31 de octubre y ya no el 2 y 1 de septiembre, como estaba planteado.

Durante un recorrido por la zona, Daniel Escoto dijo que el objetivo de la restauración del Monumento a la Revolución y la rehabilitación de la Plaza de la República es la revitalización de la zona como un gran espacio público que se conecte con el Zócalo capitalino, así como Paseo de la Reforma.

“Que se llene de vida, que la plaza se esté usando porque estaba en el abandono. La plaza será parte de un entorno urbano. Se piensa la plaza para que se use por las mañanas y las noches”.

La inversión fue de 364 millones de pesos. El proyecto de Plaza de la República, incluyendo la ampliación del Museo de la Revolución, costó 320 millones de pesos. El resto se invirtió para el concreto estampado en calles como Ignacio Ramírez, Lafragua o donde se ubicará el Paseo de las Capitales.

Detalló que el proyecto consistió en la renovación de 50 mil metros cuadrados, pero los alcances se incrementaron y abarcaron 70 mil metros de pavimento en el centro de la colonia Tabacalera.

Los recursos provinieron de diversas fuentes de financiamiento: el Fondo Metropolitano, la Secretaría de Turismo federal e inclusive del pago de medidas de mitigación de lo que será la construcción de Torre Santander en Reforma.

Comentó que se tardaron un año en elaborar el proyecto ejecutivo y 12 meses en la ejecución de la obra.

El proyecto incluye cuatro elementos: remozamiento del monumento, rehabilitación Plaza de la República, ampliación y renovación del museo y el estacionamiento subterráneo.

Los tres primeros estarán listos para la fecha prevista. La infraestructura vial quedará concluida en 2011.

Sin embargo, aseguró que ya no se levantará el pavimento recién colocado pues se utilizará una técnica que permitirá retirar el producto de la excavación por los costados.

La cúpula, luces y elevador

El monumento fue restaurado y se le incorporaron nuevos elementos que, a decir de Escoto, no lo invaden ni afectan como es el caso del elevador que fue criticado por un grupo de especialistas de Icomos (Consejo Internacional de Monumentos y Sitios), organismo “A” de la UNESCO.

Respondió a las críticas y rechazó que se invada al monolito y la cúpula, pues es una estructura que está separada y es desmontable.

El funcionario del gobierno local dijo que la forma que se encontró para que las personas pudieran acceder al mirador fue a través de la cabina, con capacidad para 22 personas, la cual es transparente.

“Si les gusta o no, es un criterio subjetivo”, apuntó tras reiterar que se cumplió con las condiciones que establecieron el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) para aprobar el proyecto del gobierno local.

El elevador, cuyo valor se estima en 10 millones de pesos, es propiedad del Gobierno del Distrito Federal pero se concesionará a una empresa para que lo opere y con las cuotas de recuperación se le dé mantenimiento.

El sistema de iluminación que tendrá el Monumento a la Revolución está a cargo de la empresa Citelum —con experiencia en otras partes del mundo— y el costo aproximado fue de 10 millones de pesos. La idea es contar con el show de luces en horarios determinados para convertirlo en una atracción más de la zona.

La cúpula de cobre, que es uno de los elementos más notorios en la restauración del monumento, ahora luce resplandeciente, pues se llevó a cabo limpieza profunda del acero.

Daniel Escoto consideró que la cantera fue la parte que presentó más daño. Hubo partes que se tuvieron que reconstruir, pero ahora, luce como si no hubiese transcurrido el tiempo.

Lo que llega: la fuente

Uno de los elementos que se incorporan a la Plaza de la República es una especie de fuente a nivel de pavimento, ubicado en el centro de la explanada, que expulsará chorros de agua para que las personas se refresquen en épocas de calor como ocurre en otras ciudades del mundo.

“Un tapete que se incorpora al pavimento con el mismo nivel, y en algún momento del día, puedan salir unos chorros de agua que sirven para vivir el espacio público de manera diferente”, señaló el funcionario.

Daniel Escoto dijo que el proyecto de revitalización de la zona tuvo como premisa respetar el diseño arquitectónico de Carlos Obregón, pero se decidieron incorporar algunos elementos como es la fuente-tapete.

Avenida de la República y Valentín Gómez Farias —que también se le conocerá como Paseo de las Capitales— contarán con banquetas más anchas y una reducción en el arroyo vehicular para privilegiar el paso peatonal.

Comentó que la Plaza de la República ya tenía esa vocación, pues hay estudios de aforo vehicular que señalan que mayormente es el tránsito local, con residentes y trabajadores, el que utiliza esa área de la ciudad.

Además, sobre avenida de la República se ubicarán astas con las banderas de las 31 entidades federativas, mientras que en el lado posterior al Monumento a la Revolución, en la calle de Valentín Gómez Farías, se colocarán unas estelas con las capitales de cada uno de los estados

Lo que se fue: palomas y locomotora

Las palomas y la tradicional locomotora ya no están en el proyecto.

Las 200 aves habituales que se localizaban en la cúpula y figuras arquitectónicas del Monumento de la Revolución se retiraron del lugar cuando se efectuaron los trabajos.

El director de la Autoridad del Espacio Público del Distrito Federal confirmó que el excremento de estas aves es muy corrosivo para la estructura, por lo que se colocaron una especie de mallas en los cuatro extremos del mirador como en la cúpula para impedir el acceso y que aniden las palomas.

Rechazó que hayan utilizado halcones para exterminarlas.

La Locomotora que se ubicaba entre el Monumento a la Revolución y avenida Insurgentes se mudo al Museo Nacional del Ferrocarril.

Ahora, el lugar que ocupaba estará abierto como un espacio público rodeado de árboles, además de que contará con un piso de color claro.

 



comentarios
0