aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




"No pueden cambiarse las jornadas de policías"

Dennis A. García| El Universal
Martes 14 de abril de 2015

Alfredo Hernández Velázquez, subsecretario de Desarrollo Institucional de la SSPDF, e Ignacio Medina, director del Instituto Técnico de Formación Policial, afirman que la prioridad de la dependencia es profesionalizar a sus elementos.. (Foto: LUCÍA GODÍNEZ. EL UNIVERSAL )

Autoridades de la SSPDF aseguran que a los elementos saben de sus horarios y que utilizan su celular para recibir alertas

politica@eluniversal.com.mx  

Regular las jornadas laborales de los policías en el Distrito Federal no depende de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF) sino del Congreso de la Unión.

Funcionarios de la dependencia coincidieron en que por ahora “actuamos conforme a la ley”, al reconocer que dos de cada 10 policías no están de acuerdo, entre otros asuntos, con la extensión de sus jornadas laborales. Ante lo que las autoridades justifican: “decir que todos están felices, pues no, pero para eso se les prepara”.

Luego de que EL UNIVERSAL publicó el pasado 8 de abril los riesgos por las jornadas excesivas de los policías, —con turnos superiores a las ocho horas—, Luis Alfredo Hernández Velázquez, subsecretario de Desarrollo Institucional de la SSPDF, enfatizó que dicha dependencia sólo responde a las necesidades del servicio, con la premisa del respeto a los derechos humanos de los policías.

Rodolfo de la O Hernández, director general de Administración de personal de la corporación policial, indicó que los horarios que cumplen los elementos de la dependencia son conforme al artículo 41 de la Ley Orgánica y “no podemos violentar lo que éste señala”.

¿La dependencia ha pensado poner sobre la agenda el tema de las jornadas laborales?, se le pregunta.

“No se ha pensado. Actuamos de acuerdo con la ley y por eso se les prepara, se les informa”, señala.

Se le cuestiona si el policía que vemos en la calle está bien descansado.

Responde afirmativamente, al tiempo que remarca que los policías se sienten “a gusto” en la dependencia.

Profesionalizarlos, la prioridad. Durante la entrevista que concedió Ignacio Medina Bellmunt, director general del Instituto Técnico de Formación Policial, éste señaló que una de las prioridades actualmente es la profesionalización de los policías.

“En los seis meses de formación, hay una deserción de 10% a 15% aproximadamente, porque no tienen vocación para ser un policía. Lo que no se puede negar es que si salimos a las calles y preguntamos a 10 policías, quizá dos no están de acuerdo. Decir que todos están felices, pues no”, comentó.

Desde su oficina, el subsecretario de Desarrollo Institucional, Luis Alfredo Hernández, reitera que los derechos humanos son un principio básico en la profesionalización y capacitación de los más de 89 mil elementos.

“La Secretaría está preocupada por la carrera policial. Los que pretenden ser policías tienen una beca cuando son becarios, que responderá a su necesidad inmediata durante seis meses que dura el curso; cuando ya son policías hay estímulos y cursos”.

Durante la charla, el funcionario de la SSPDF consideró que brindar seguridad es un trabajo sustantivo, que además de brindarla, debe proveer confianza a la ciudadanía.

“No siempre están en activo”. Por su parte, el director de Administración de Personal, Rodolfo de la O, mencionó que desde la Secretaría de Seguridad Pública capitalina los policías tienen garantizada una vida digna: “Tenemos prestaciones como becas, fondo de ahorro, vestuario, apoyo para defunción de familiares, ayuda de gastos funerarios, trámite de préstamos para la vivienda, vales para útiles y uniformes, seguros de vida y de riesgos, guarderías, premios por antigüedad y otros estímulos”, detalló.

Se le interroga: ¿Cuándo un policía lleva 17 horas trabajando y se presenta una situación de riesgo, la ciudadanía no corre peligro con un policía así?

“Hay estudios sicológicos para trabajar el estrés, se preparan para hacerles saber a lo que se van a enfrentar. Tenemos policías de guardia, están descansados para tales efectos. No podemos tener policías con tanto tiempo, es peligroso hasta para la salud del policía. No crean que todos están en activo, se tiene una reserva para las contingencias que se puedan presentar”, dice.

A manera de ejemplo, De la O Hernández señaló que el cuerpo de granaderos —que cubren jornadas de 24 por 48 horas— salen cuando hay una manifestación y cuando termina se regresan a sus cuarteles en donde se les proporcionan los tres alimentos y hay camas; no quiere decir que esas 24 horas estén con el escudo.

Dentro del cuartel, explica, tienen diferentes actividades deportivas, recreativas y de capacitación.

“Se informa de los horarios. A ellos les gusta su trabajo. No son 24 horas en la patrulla, sabemos que son seres humanos y tienen descanso”, enfatizó.

Uso del celular. Respecto al uso del teléfono celular durante la jornada laboral, señaló que no está restringido, aunque sí pueden ser merecedores a una sanción administrativa.

“Hay supervisión, pero el uso del celular es importante para la operatividad. Ahí reciben alertas de emergencia con la aplicación “Mi Policía”, los uniformados reciben la alerta en el aparato que portan”, comentó.

Ignacio Medina Bellmunt, director general del Instituto Técnico de Formación Policial, remarcó que lo importante dentro de la dependencia es la capacitación, en ese sentido, adelantó que como parte de la profesionalización representantes de la Secretaría viajarán a Estados Unidos.

Diario, el instituto recibe a 2 mil personas para su formación y capacitación. Ahí, todos los cursos contemplan los derechos humanos como materia obligada. Cabe destacar que uno de los cursos más recientes fue sobre antiterrorismo dado por la agencia internacional de Estados Unidos.

Medina Bellmunt destacó que en el Instituto que encabeza, los becarios reciben mil 300 horas de capacitación durante seis meses, tiempo en el que reciben 900 pesos semanales para sus gastos personales.

“La capacidad actualmente es de mil 300 cadetes, 400 de ellos mujeres. Se imparten cinco licenciaturas y una maestría, además de cursos como la capacitación por el nuevo sistema de justicia penal acusatorio”, subrayó.

El director del Instituto de formación policial concluye en que más de 50% de los jóvenes que aspiran a formar parte de la dependencia capitalina vienen de familias de policías, “donde se deduce que no están inconformes”.



comentarios
0