aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Taxco vuelve a escena

El inicio de las Jornadas Alarconianas es un pretexto para visitar el pueblo mágico

Busca la mejor terraza y mezcal para disfrutar de jocosos versos. (Foto: Adrián Hernández )

Jueves 16 de mayo de 2013 Viridiana Ramírez | El Universal16:04

Taxco de Alarcón. - Subir y bajar es una constante. Eso se nota desde que el auto cruza el arco de entrada a la ciudad y sigue por la Avenida de los Plateros. A sus costados se elevan las casas blancas con techos de teja roja que se han vuelto todo un cliché en este Pueblo Mágico, así como la plata, metal que los locales aprovechan para atraer a los turistas, labrando esculturas, diseñando aretes, anillos y pulseras.

Los vochos se suman al paisaje de fin de semana. Son taxis pintados de blanco, los más recomendables para subir las calles empedradas y empinadas que en tiempo de lluvias se vuelven resbalosas. Son los que caben entre callejones que van a dar a una joyería, a una terraza, a una plazuela o a una iglesia barroca.

No todo en Taxco es plata. En estos días, el teatro le roba atención a la parroquia de Santa Prisca y al tianguis sabatino, con las Jornadas Alarconianas, un festival cultural en homenaje al dramaturgo del pueblo, Juan Ruiz de Alarcón y Mendoza. El festín escénico terminará el próximo domingo con un concierto de la Orquesta Filarmónica de Acapulco, en las Grutas de Cacahuamilpa.

La mejor butaca
Una batalla de versos jocosos se desarrollará a los pies de Santa Prisca, con la puesta Corcovilla a Capa y Espada. Obras de Juan Ruiz de Alarcón y su enemigo español, Francisco de Quevedo, serán leídas ante los asistentes. Para observar al ganador de la contienda, lo mejor será buscar un lugar en alguna terraza del zócalo; el hotel Agua Escondida es la opción.

El ingrediente típico de la región son los jumiles. La llamada chinche de monte se utiliza hasta en las salsas de las enchiladas, especialidad que se debe pedir en el restaurante del hotel. Complementos del menú: sopa azteca y quesadillas de maíz azul con huitlacoche. Para el cierre de la comilona llegará un "derrame cerebral", digestivo hecho con mezcal (Guerrero entra en la zona con denominación de origen del destilado), anís, granadina y crema de whisky.

La Casa Borda es otro escenario teatral. Pero mientras, hay que hacer tiempo e ir a la Parroquia de Santa Prisca, la misma que mandó construir José de la Borda, el francés que se hizo millonario en Taxco tras descubrir vetas de plata. En el interior del templo de cantera rosada hay recorridos guiados sin costo (al igual que los eventos de las Jornadas Alarconianas) para explicar su arquitectura, regida por el barroco y el churrigueresco. Todos los retablos están cubiertos de hojas de oro y fueron creados por los tlahuicas.

A un costado de la iglesia espera don Raúl para que los visitantes prueben las "bertas". El lugar, de apenas tres mesas y una barra, sirve una de las bebidas típicas de Taxco. No se sabe con exactitud si la mezcla de tequila blanco, agua mineral de Taxco, jugo de limón natural, miel y mucho hielo fue un pedido de los muralistas Diego Rivera y Juan O'Gorman para reponerse de una parranda, o un mero invento de la propietaria Berta Estrada. Lo cierto es que el bar existe desde 1930 y es un clásico para refrescarse después de sudar la gota gorda en los callejones.

El bar hace esquina con la Calle del Arco. Cuesta abajo se llega a la calle Juan Ruiz de Alarcón. En el número 12 se localiza el Museo de Arte Virreinal, también conocido como Casa Humboldt. Sus salas exhiben todo objeto encontrado en las bodegas de Santa Prisca durante su remodelación: mártires, santos, herejes e instrumentos de tortura; recuerdos de ese pasado glorioso cuando se temía a Dios y a la vez se le agradecía su cobijo. Entrada: 30 pesos.

Diario hay un taller de dramaturgia y está por iniciar en la Casa Borda. Es necesario dejar fuera las inhibiciones. Los profesores de la Compañía Nacional de Teatro de Bellas Artes imparten la cátedra sin costo.


Foto: Adrián Hernández

Ciudad Luz
A las 10 de la noche el zócalo se comienza a vaciar. Los últimos platillos de los restaurantes saldrán a las 10:30 y los tragos hasta la medianoche. Por eso hay que darse prisa para llegar a tiempo al hotel Posada de la Misión, en Correo de la Misión 32.

La ubicación, la gastronomía, pero sobre todo su pasado, lo convirtieron en Patrimonio Histórico de México. Un mural de Juan O'Gorman, dedicado a Cuauhtémoc, el último emperador azteca, también nacido aquí, es la vista desde su alberca y jardín. En sus habitaciones se refugiaron Frida y Diego, y de su cocina salieron el mole rosa, el bugambilia boom's y el suspiro de plata. Nuestra cena.

Piñones, almendras, algunos chiles y pétalos de rosas cultivados en su jardín son los ingredientes para el mole, especialidad que se preparó para los reyes Borbones años atrás y que ahora no puede faltar en su carta. También se experimentó con la sopa de tortilla, añadiéndole los vegetales favoritos de O'Gorman.

La mejor mesa para cenar está en la terraza. Una vez más Taxco se aprecia desde las alturas. Esta vez el espectáculo lo hará su nombramiento como Ciudad Luz de México, en 2012.

Poco a poco las farolas pintan el paisaje de amarillo. Titilan sin cesar hasta iluminar por completo la gran loma donde se asienta Taxco. Sus principales monumentos brillan. La Avenida de los Plateros parece una gran serpiente de luces.

El hotel Monte Taxco lanza dos juegos pirotécnicos. Todo es brillo.

Cenamos con el cantar de las chicharras y los grillos. Antes de ir a la cama un suspiro de plata (mezcal joven, anís, agua mineral y hojuelas de plata) nos recuerda que Taxco lleva cinco siglos empeñado en arrancar la riqueza de las minas para un destino próspero.

Si todavía hay espacio para un trago más, entonces será el bugambilia boom's. La flor se muele con mezcal y se la añade jarabe de miel.

El hotel también es una de las sedes del festival, por tener un teatro, de nombre Juan Ruiz de Alarcón. Consumo promedio: 400 pesos por persona.

 

Foto Adrián Hernández

Plata y comedia
Partiendo que esta visita se contempla para el cierre de las Jornadas Alarconianas, hay que tener en cuenta que todos los sábados se coloca el tianguis de plata más grande del mundo, en la Avenida de los Plateros. Desde las cinco de la mañana hay artesanos mostrando sus piezas, aunque algunas no sean originales.

El "plateado" es la aleación de este metal con alpaca y latón; es más barato que la plata .925 (el mineral puro se combina con cobre para hacerla más resistente).

Las técnicas para trabajarla son un legado de William Spratling, estadounidense que fundó el primer taller y enseñó a sus ayudantes o "zorritas" a crear diseños de líneas simples, con motivos prehispánicos, con maderas, piedras y conchas que lograron fama en tiendas como Saks Fifth Avenue y Tiffany.

El tianguis es para recorrerlo y comprar con calma. Todo depende del presupuesto y las ganas que se tengan para desayunar antes de las campanadas de Santa Prisca que anuncian el mediodía.

Zanqueros retarán su equilibrio en las calles empinadas; hay que integrarse a la fiesta cuando pasemos por la calle Miguel Hidalgo.

Uno tiene que detenerse en el número 30 para almorzar unos huevos merequetengue (cazuelita con frijoles caldosos, epazote y huevos revueltos con un poco de picante) de Pueblito Lindo, uno de los dos hoteles boutique de Taxco.

Con raspado en mano se emprende camino al teleférico. Subir y bajar por el cielo taxqueño es obligatorio. Un viaje redondo por 80 pesos muestra que la ciudad está libre de las telarañas de cable; casi 70% son subterráneas, así que cualquier foto sale limpia y digna de presumirse.

Ya en tierra, nos vamos directo al museo Casa Figueroa o "casa de las lágrimas". Dicen que ahí los tlahuicas fueron azotados por el Conde de la Cadena, después fue cuartel de Morelos y mansión de la rica Bacilia; en ella fue asesinada. El pintor mexicano Fidel Figueroa la remodeló y convirtió en museo. Nunca la habitó. La colección incluye muebles y un baño de talavera poblana.

El resto del día es libre para seguir dándose un baño de plata o uno de agua y jabón en el hotel, antes de ir por una copa de vino a De Cantera y Plata, el otro hotel boutique que abre las puertas de su restaurante-mirador para consentir paladares con su cocina de autor. El risotto de azafrán con flor de calabaza y el cebiche de cecina son dignos de alabar.

 

Foto: Adrián Hernandez

 

Cierre musical
El domingo, antes de regresar a las realidad laboral, visitamos las Pozas Azules de Atzala, un paraíso de aguas turquesa y casi vírgenes a 40 minutos de Taxco. Por 25 pesos se tiene derecho a nadar en siete boquetes escondidos entre árboles y paredes rocosas. El taxi cobra 180 pesos.

Hay que regresar a las Grutas de Cacahuamilpa para el concierto filarmónico y el gran cierre de las jornadas, que cada año imprimen cultura y mucho movimiento a uno de los Pueblos Mágicos más bellos y románticos de nuestro país.

GUÍA DE VIAJE

QUIÉN TE LLEVA
Autobuses Futura. Corridas desde la Central del Sur a partir de las 7 horas. Boleto redondo: 350 pesos. Tiempo de viaje: 2 horas y media. www.futura.com.mx

DÓNDE DORMIR
Monte Taxco. Habitaciones en ocupación doble desde mil 800 pesos por noche. www.montetaxcohotel.com

Pueblito Lindo. Habitaciones desde mil 500 pesos por noche. Tiene paquetes entre semana que incluyen reembolso de casetas (388 pesos) o boletos de autobús, desde 2 mil 800 pesos. www.pueblolindo.com.mx

PLATA
Real de Minas. Antes de comprar da un recorrido por su museo con piedras y minerales. En su taller puedes aprender a manejar la plata, sin costo. www.realdeminastaxco.com
Tianguis. Cada sábado a partir de las seis de la mañana. Cierra hasta las 18 horas. Piezas desde cinco pesos.

PARA MOVERSE
Si tomas un taxi te cobrará un mínimo de 18 pesos, todo depende de la distancia.


TAXCO EN LÍNEA
www.visitmexico.com
www.institutoguerrerensedelacultura.gob.mx

 

RGP




PUBLICIDAD