aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Usan GPS para estudiar fenómenos atmosféricos

En 2013, durante la estación del monzón de verano, el Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM llevará a cabo una campaña en el noroeste de México, para estudiar con tecnología GPS la formación de nubes de tormenta en esa zona

Con el GPS los especialistas son capaces de hacer un seguimiento del vapor de agua que hay en la atmósfera. (Foto: Archivo El Universal )

Martes 30 de octubre de 2012 Redacción | El Universal00:30
Comenta la Nota

En virtud de que las tormentas que se forman en el noroeste de México proveen hasta el 80 por ciento de la precipitación pluvial en esa área del país, que constantemente sufre de sequía, el Centro de Ciencias de la Atmósfera (CCA) de la UNAM llevará a cabo una campaña para estudiar con tecnología GPS algunos aspectos de este fenómeno, que consiste en un cambio en la dirección de los vientos que soplan del sur hacia el norte.

David K. Adams, investigador del CCA, dio a conocer que el estudio se realizará en 2013, durante la estación del monzón de verano, en los meses de junio, julio y agosto, y consistirá en realizar observaciones en 10 puntos ubicados en la Sierra Madre Oriental, una zona importante de formación de tormentas, para estudiar cómo se propagan y llegan hasta el Golfo de California.

Asimismo, informó que el Servicio Meteorológico Nacional se ha fijado la meta de instalar una red nacional con más de 100 estaciones GPS distribuidas en todo el país. Actualmente el proyecto se encuentra en el proceso de adquisición de las terminales GPS y se espera que su instalación comience en el 2013, precisamente en el noroeste del país.

Meteorología GPS

En su ponencia, Meteorología GPS un nuevo sistema de observación para convección atmosférica, revisión de tiempo y clima en México, David Adams explicó que la atmósfera tiene un efecto en la señal de los satélites con los que funciona el sistema GPS.

El vapor de agua presente en la atmósfera tiene un efecto de retardo de la señal del satélite 20 veces mayor que el efecto de otros componentes secos del aire, como el oxígeno o el dióxido de carbono.

Gracias a este efecto y a fórmulas matemáticas, se puede calcular la cantidad total de vapor de agua que hay desde la superficie de la Tierra hasta el espacio donde se encuentran los satélites. Esto quiere decir que, mediante antenas GPS, los especialistas son capaces de hacer un seguimiento del vapor de agua que hay en la atmósfera y conocer el total de vapor de agua precipitable.

GPS, nubes y lluvia

El investigador, doctorado por la Universidad de Arizona, dijo que las antenas GPS ayudan a estudiar cómo se forman y cómo llegan a organizarse los cumulonimbus, nubes de gran desarrollo vertical que suelen producir lluvias intensas y tormentas eléctricas.

Estas nubes de tormenta se forman gracias a la convección, que es la transferencia de calor que se da entre zonas con diferente temperatura, mediante un fluido, en este caso masas de aire caliente y frío de la atmósfera.

Lo que el doctor Adams y su equipo buscan es estudiar la influencia del vapor de agua en los eventos de convección que suceden en los trópicos durante la época del monzón. Para esto, es importante la tecnología GPS, ya que los sistemas actuales no permiten medir el vapor de agua con la frecuencia requerida y con suficiente resolución espacial.

El especialista ya ha trabajado en el pasado con redes de GPS para estudiar este tipo de fenómenos en la amazonia brasileña, concretamente en Manaos, donde se instaló una red de 21 estaciones GPS y también en Belem, para estudiar la influencia de la brisa del mar en la convección y en la lluvia.

Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM

 



Comenta la Nota.

 

PUBLICIDAD