aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




La laguna que sabe pintarse de colores

Pueblo Mágico a 45 kilómetros de Chetumal. El azul nos está esperando

La laguna, nos cuenta el guía, tiene una longitud de 60 kilómetros y en su parte más ancha alcanza dos kilómetros.. (Foto: Cortesía Ryan Bonneau. )

Sábado 09 de junio de 2012 Viridiana Ramírez | El Universal00:30
Comenta la Nota

[email protected]

A 45 kilómetros de Chetumal, siete cenotes son los que le dan a Bacalar las diferentes tonalidades de azul. Algunas nubes arañan el cielo, la laguna de Bacalar depende del sol para presumirnos su grandioso contraste de azules. Parece que la suerte está de su lado, y del nuestro también.

En el muelle parten los recorridos por la laguna y ahí mismo se rentan el equipo de buceo y los kayaks (por 50 pesos) para remar hasta el Cenote Azul, el más grande de la laguna.

Hay kayaks para una o dos personas y, si gustan, pueden ir acompañadas de un guía. El nuestro nos da un empujón a nuestro bote y, en segundos, la corriente suave se lo lleva.
El agua es tan cristalina, que parece que flotamos en el aire, podemos ver la arena blanca que reposa en el fondo.

La laguna, nos cuenta el guía, tiene una longitud de 60 kilómetros y en su parte más ancha alcanza dos kilómetros. Es la segunda laguna más importante de agua dulce que tiene México y sus siete cenotes, junto con los rayos del sol, son los que le dan las diferentes tonalidades de azul.

La naturaleza juega con nuestra óptica. En momentos el agua es casi azul marino, pero en instantes cambia a turquesa. Una parvada de guacamayas rojas sobrevuela en laguna, mientras otras aves, como los loros, canturrean escondidas en los mangles cercanos.

Después de un rato, cruzamos un canal hasta llegar a un muelle. Cambiamos remos por aletas y esnórquel para juguetear con los peces. Otros pasean en veleros o deciden bucear. El tour cuesta 400 pesos y el buceo 800.

Una lancha nos lleva a la entrada del Cenote Azul que se comunica con la laguna de Bacalar. Nos tiramos de espaldas al agua y entramos por su oquedad con un diámetro de 20 metros.

Descendemos a 10 metros de profundidad, la máxima es de 90 pero sólo pueden alcanzarla buzos experimentados. Nuestro guía nos acompaña en todo momento. Raíces y troncos forman laberintos acuáticos y huecos de diversos tamaños. Buceamos entre ellos y dos metros más al fondo, encontramos algunas formaciones rocosas.

Entre ellas viven diferentes especies de peces como los arco iris, los aguja y los globos de agua dulce, también algunos extraños como aquel de cuerpo transparente y una línea verde resaltando su columna. El recorrido por el Cenote Azul es de una hora.

De regreso nos instalamos en una palapa para ordenar un coctel de camarones. No podemos regresar a casa sin visitar el Fuerte de San Felipe, construido en 1729 para detener los ataques de los piratas que acechaban con sus barcos en el mar Caribe. Se pueden recorrer sus muros y el Museo de la Piratería que exhibe objetos de aquella época.

GUÍA
CÓMO LLEGAR


La ciudad más cercana es Chetumal, a 38 kilómetros de distancia. Hay taxis colectivos y camionetas que te llevan por 25 pesos. Desde Cancún: seis horas de trayecto en autobús. Boleto desde 160 pesos.

DÓNDE DORMIR
Se puede acampar a la orilla de la laguna desde 50 pesos. Casita Carolina ofrece habitaciones desde 300 pesos. www.casitacarolina.com

EN LÍNEA
www.caribemexicano.gob.mx

rad



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD