aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Sombrerete se estrena como Pueblo Mágico

La Secretaría de Turismo le dio el nombramiento el pasado 17 de febrero

LA BARRA. Ofrece más de 600 etiquetas de cervezas artesanales. (Foto: Ariel Ojeda / EL UNIVERSAL )

Domingo 22 de abril de 2012 Jimena González Bernal / Enviada | El Universal00:01
Comenta la Nota

SOMBRERETE. - Si hay algo que maravilla de este rincón zacatecano, que ha sido nombrado Pueblo Mágico por la Secretaría de Turismo federal, el pasado 17 de febrero, es su arquitectura de grandes casonas de la época colonial. No pueden negar su desgaste y deterioro, elementos que paradógicamente les otorgan cierta belleza que sólo la antigüedad puede plasmar en este tipo de edificios, resultado de la riqueza minera.

Una de las casas que cuenta con estas características y que además tiene una historia curiosa, es donde dicen que nació el inventor Thomas Alva Edison. Aunque no hay información que compruebe el hecho, pero muchos habitantes dan por sentada la veracidad de esta leyenda que también se plasma en el libro Quién es quién en la nomenclatura de la Ciudad de México, del escritor Carlos Morales Díaz. A pesar de que varias biografías aseguran que es de Milan, Ohio, los niños de Sombrerete, los guías de turistas del pueblo, narran su vida y aseguran que nació aquí.

Después de este momento, nos damos a la tarea de preguntar de donde proviene el nombre del pueblo. Resulta que se deriva de Sombreretillo, que es como se le conoce al cerro que se ubica al noreste. El montículo se bautizado así por su parecido con los sombreros de los colonizadores.

Abundan los templos y conventos franciscanos, como la parroquia de San Juan Bautista, los templos de Santo Domingo, el de San Francisco y el de las Madres Capuchinas, y el convento de San Mateo.
Tenemos hambre, así que nos sugieren ir a Brujas Bustos para probar la especialidad de la casa: unas simples quesadillas fritas en aceite rellenas de carne deshebrada, papa, queso y frijoles. Se llaman brujitas y son el antojito típico de la región.

Para pasar el bocado vamos por una cheve a La Barra, a un costado de la plaza que antiguamente se llamaba El Jardín de la Condesa, ahora zona de bares y restaurantes. Este bar se ha convertido en uno de los lugares más emblemáticos de Sombrerete porque también hace las veces de un museo que alberga gran cantidad de antigüedades, conservando parte de la decoración que tenía cuando era tienda de raya. Pero lo más atractivo para el cliente tal vez sean las 600 etiquetas de cervezas artesanales que ofrecen. Presumen que tendrán la que pidas en ese momento.

Una vez que cayó la noche y que el cuerpo se relajó con la cerveza, hay que caminar de nuevo por las calles de este "itinerario cultural", modalidad en la que calificó para ser nombrado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, en 2010, junto a Sierra de Órganos y La Noria, por ser parte del Camino Real de Tierra Adentro.

Al terminar el día, Sombrerete muestra otra cara. Sus edificios emblemáticos se alumbran para seducir al visitante con otra atmósfera que invita a regresar.



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD