aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Gran Vía de Madrid cumple cien años

Esta arteria de la capital de España contenta con creces tanto a quienes apuestan por una experiencia cultural, como a quienes se dejan tentar por sus innumerables restaurantes y bares

La emblemática calle de la capital española está lleva de historia, modernidad y glamour. (Foto: Especial )

Sábado 03 de abril de 2010 EFE | El Universal14:13
Comenta la Nota

Apenas quedan rincones de la Gran Vía sobre los que no se haya hablado, pero esta emblemática calle de Madrid sigue sorprendiendo a sus visitantes incluso cien años después de que se iniciase su construcción.

Fue el 4 de abril de 1910, cuando el entonces rey, Alfonso XIII, inició, piqueta en mano, unas obras con las que quería equiparar Madrid a las grandes capitales europeas.

Tal es la importancia que se le concede a la Gran Vía que el Ayuntamiento madrileño la utilizará como imagen en su nueva campaña turística que se exhibirá en España, Europa y el continente americano.

Uno de los grandes reclamos de esta calle son los teatros, copados sobre todo por grandes musicales, que han convertido a la Gran Vía en una especie de "Broadway madrileño".

Esta arteria de la capital de España contenta con creces tanto a quienes apuestan por una experiencia cultural, como a quienes se dejan tentar por sus innumerables restaurantes y bares, en un recorrido de 1.316 metros de largo que destila historia.

Por esta calle madrileña pasaron, entre otros, Ernest Hemingway, quien cubrió la Guerra Civil (1936-1939) desde el mítico Hotel Florida y desde el edificio Telefónica, que durante la contienda albergó el centro de prensa extranjera y fue uno de los objetivos del bando nacional.

En los escaparates de la exclusiva joyería Grassy, situada al comienzo de la calle, todavía se observan los impactos de bala de algunas de las batallas de la Guerra Civil.

El paso de Hemingway por la Gran Vía fue también conocido por sus visitas al bar Chicote, convertido en una especie de embajada extranjera durante la dictadura de Francisco Franco y por el que han pasado actrices como Ava Gardner, directores de cine como Almodóvar o Amenábar, y hasta el presidente estadounidense Dwight Eisenhower.

Sofía Loren, otra estrella que iluminó el local, salió muy enfadada después de que Perico Chicote, por entonces dueño del bar, no quisiera regalarle una de las miles de botellas que atesoraba allí.

El único que obtuvo tal premio fue Alexander Fleming, padre de la penicilina y quien también pasó por Chicote durante sus estancias en Madrid.

La Gran Vía también fue el escenario escogido por varios directores españoles para rodar algunas escenas de sus películas, como el caso de Alejandro Amenábar con "Abre tus ojos" (en la que se veía la calle totalmente vacía) o de Santiago Segura, colgado de uno de sus edificios modernistas, con "El día de la bestia".

Esta avenida tiene asimismo el honor de que se le haya dedicado una zarzuela con música de Federico Chueca y Joaquín Valverde, y de que el famoso chotis de Agustín Lara "Madrid" aludiera a la conveniencia de alfombrarla con claveles.

Algunos de los quiosqueros que la pueblan reconocen que esta efeméride les ha venido bien para sacar "algún dinerillo" extra con la venta de fotografías, estampas y calendarios conmemorativos.

En cambio, a Marcelo, uno de los limpiabotas de la zona, no le va tan bien.

Este ecuatoriano de 47 años comenzó en el oficio hace unos meses, después de quedarse sin empleo hace dos años cuando cerró la empresa de construcción en la que trabajaba.

"No hay otra cosa a lo que agarrarse y por lo menos esto me da para comer" , afirma Marcelo.

Muy cerca trabaja Antonio, uno de los pocos porteros de fincas de viviendas que restan en la Gran Vía.

"Ya queda muy poca gente viviendo por aquí, porque las constructoras ofrecen mucho dinero a los dueños para que vendan los pisos y luego construir hoteles o tiendas" , relata.

Personajes así parecen condenados a desaparecer, pero lo que seguirá latiendo será el ajetreo de quienes transitan por esta calle para ir de compras o pasear.

El lunes próximo, la Gran Vía verá cerrar un ciclo cuando el Rey Juan Carlos, acuda para inaugurar un monolito que recordará los cien años transcurridos desde aquel primer golpe de paleta de su abuelo Alfonso XIII.

mzr



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD