aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Besos apasionados ¿son saludables?

Lo más común entre dos personas que se aman es demostrarse su afecto, muchas veces con besos prolongados; sin embargo, algunos especialistas consideran que podrían contraerse algunas enfermedades al intercambiar grandes cantidades de saliva
Viernes 13 de febrero de 2009 Redacción | El Universal13:06

Lo más común entre dos personas que se aman es demostrarse el afecto de diversas formas, entre ellas están las caricias, las palabras, abrazos, detalles y sobre todo los besos, muchas veces, muy apasionados.

Sin embargo, especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) señalaron que dar o recibir besos largos intensos y apasionados puede traer consecuencias, ya que por medio de la saliva se puede transmitir una gran cantidad de virus, bacterias y gérmenes, lo que eventualmente la convertiría en un foco de infección.

De acuerdo con un comunicado, el doctor Carlos Reyes Carmona, explicó que la saliva es un líquido producido por las glándulas salivales mayores y pequeñas, es transparente de viscosidad variable y se compone principalmente de agua (en un 95%), sales minerales: como iones de sodio, potasio, cloruro, bicarbonato y algunas proteínas.

No obstante, la especialista Alma Delia Chong Chiquete, agregó que también es portadora de virus y bacterias que pueden transmitir enfermedades como: gripa, escarlatina, herpes, varicela, sarampión, hepatitis tipo B y parotiditis (paperas), entre otras.

La especialista destacó que el padecimiento más conocido que se transmite a través de la saliva es la mononucleosis infecciosa, denominada popularmente "enfermedad del beso". Se trata de un tipo de herpes producido por el virus Epstein-Barr, cuyos síntomas son: fiebre, inflamación de amígdalas y ganglios; afecta principalmente a personas de 14 a 24 años de edad, y su tratamiento, precisó, es mediante fármacos antibacterianos.

El doctor Reyes Carmona recordó que su función lubrificante es básica para el organismo, porque permite desde el mantenimiento íntegro de las mucosas hasta una correcta articulación de las palabras, al mantener húmedos lengua y labios.

Además, protege el esmalte de los dientes y la digestión de los alimentos a partir de las enzimas que contiene, como la estaterina, con propiedades antibacteriana y antifúngica (hongos). Además, protege la cavidad oral y el esófago, ya que, en realidad, la comida nunca toca directamente las células epiteliales de esos tejidos.

La saliva también sirve para regular la cantidad de agua del cuerpo, ya que si hay mucha, se produce más; y si falta, se secreta menos. Se estima que la boca está humedecida por la producción de entre 1 y 1.5 litros de saliva al día. Durante toda la vida, una persona generan aproximadamente 38 mil litros de este peculiar líquido.

Indudablemente, siempre será más sano besarnos que abstenernos de hacerlo, pero no hay que olvidar las recomendaciones de los especialistas:

Realizar un adecuado aseo bucal diario; no tener contacto con personas infectadas o que tengan alguna enfermedad, sea gripe o problemas faríngeos, inclusive si tiene caries; y muy importante, abstenerse de los besos prolongados o de aquellos en los que exista mucho contacto de saliva a saliva (los llamados besos profundos), ya que implican mayor riesgo.



PUBLICIDAD