aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Mecanismo en células madre protege a tumores de radioterapia

Las células madre cancerosas son más resistentes a la radiación ionizante que el resto de las células tumorales, según un estudio publicado hoy por la revista científica británica "Nature"
Redacción Internacional | Miércoles 04 de febrero de 2009 EFE | El Universal12:50

Las células madre cancerosas, encargadas de la reproducción del tumor, son más resistentes a la radiación ionizante que el resto de las células tumorales, según un estudio publicado hoy por la revista científica británica "Nature".

Un equipo investigador de la Stanford University School of Medicine (EEUU) asegura que esa resistencia se debe a que las células madre, tumorales o no, presentan niveles más bajos de especies reactivas del oxígeno (ROS, en sus siglas en inglés).

Las especies reactivas del oxígeno son pequeñas moléculas altamente inestables que van de aquí para allá en la célula causando estragos en su material genético y en sus proteínas.

Como la mayoría de las células corporales son "relativamente prescindibles" y "fácilmente reemplazables", cuando las ROS dañan su material genético el cuerpo las elimina.

Sin embargo, en el caso de las células madre, que son una suerte de clase dominante celular, el efecto de esas moléculas es menor, ya que su papel es mucho más relevante: son responsables de la regeneración y el mantenimiento de los tejidos.

Y el mecanismo de protección que utilizan esas células para luchar contra las ROS consiste en la expresión de unos genes que producen la síntesis de proteínas antioxidantes capaces de capturar y desactivar esas moléculas antes de que causen mucho daño.

Pero lo que resulta una valiosísima arma en las células madre normales se convierte en toda una amenaza cuando las células madre son cancerosas.

La radiación ionizante (radioterapia) origina la liberación de ROS y por tanto daños celulares, pero como las células madre presentan antioxidantes que combaten este efecto, en ellas el éxito de la radioterapia es menor.

Ya se sabía que las células madre sanas de la sangre presentan menores niveles de especies reactivas del oxígeno que el resto de células sanguíneas y los investigadores trataron de averiguar si esto ocurría también en las células madre epiteliales del pecho.

Tanto en humanos como en ratones, esas células madre, sanas y cancerosas, presentaban menores niveles de ROS.

A partir de aquí, trataron de descubrir por qué las células madre tumorales son más resistentes a la radiación que otras células cancerosas.

Si se radia un tumor y se acaba con una gran cantidad de células, pero resisten unas cuantas células madre cancerosas, como éstas son las responsables de dirigir el crecimiento del tumor la recaída del paciente es posible.

Por tanto, una meta en la lucha contra el cáncer es conocer cómo se puede acabar con esta población de células dirigentes del tumor.

Los científicos descubrieron que, en ratones de laboratorio con cáncer de mama, las células madre tumorales presentaban un menor nivel de ROS y sobrevivían el doble al tratamiento con radioterapia que el resto de células cancerosas normales.

Resultados similares se hallaron en animales a los que se había implantado tumores de cuello y cabeza.

El equipo investigador consiguió bloquear la acción de un importante antioxidante, el glutation, lo que hizo a las células madre tumorales del ratón más sensibles a la acción de la radioterapia.

Ahora, el objetivo de los científicos es desarrollar un tratamiento dirigido a terminar con la población de células madre tumorales humanas que actúe sin desactivar el mecanismo que protege a las células madre sanas.



PUBLICIDAD