aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Inspeccionan robots de NASA desierto polar

Los robots, "K10 Negro" y "K10 Rojo" , que estarán en funcionamiento hasta el próximo 31 de julio, cuentan con sendos escáner de tres dimensiones y radares de penetración en el terreno
Viernes 20 de julio de 2007 EFE | El Universal13:44

Washington.- Dos robots de la NASA inspeccionan un desierto polar en un cráter del Círculo Ártico, lo que permitirá a los científicos aprender cómo dichos aparatos pueden evaluar el terreno para futuros puestos de avanzada en la Luna o Marte.

Los dos aparatos se encuentran en el cráter Haughton en la isla canadiense de Devon, donde fueron instalados el pasado 12 de julio, informó hoy la NASA en un comunicado.

La NASA explicó que los robots, "K10 Negro" y "K10 Rojo" , que estarán en funcionamiento hasta el próximo 31 de julio, cuentan con sendos escáner de tres dimensiones y radares de penetración en el terreno.

Los científicos eligieron la zona polar por las "condiciones medioambientales extremas, falta de infraestructura y las características geológicas del área" , explicó la NASA en su nota.

A su vez, la NASA consideró el lugar apropiado ya que el cráter en el que se encuentran se asemeja al Shackleton, localizado en el polo sur de la luna.

Ambas aberturas miden alrededor de 20 kilómetros de diámetro.

"Estamos aprendiendo sobre el impresionante potencial de los equipos humanos y robóticos" , según explicó el director del centro de investigación AMES de la NASA, situado en Moffet Field (California) .

"Esto nos prepara para andar en la Luna y en Marte" , agregó. La NASA tiene previsto enviar astronautas a la Luna en 2020 pero antes de establecer un puesto de avanzada en el satélite terrestre, la agencia espacial estadounidense deberá llevar a cabo inspecciones detalladas en varias localizaciones para poder elaborar mapas, buscar minerales y agua y aprender otros detalles.

Los robot, que se mueven con GPS, cubrirán en sus tareas aproximadamente 486 mil metros cuadrados de terreno en el citado cráter y son dirigidos desde un campamento situado a unos tres kilómetros de la zona donde trabajan.



PUBLICIDAD