aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




¿Para qué sirven las bujías?

Provocan la chispa que arranca el motor del auto y vigilan el buen funcionamiento de éste. Se debe utilizar el modelo correcto y darles mantenimiento cada 5 mil kilómetros para mejorar su rendimiento
Sábado 04 de noviembre de 2006 Jorge Arturo López Gómez | El Universal03:53

Todos los motores de combustión interna requieren una chispa que avive la mezcla comprimida de la cámara de combustión, y las bujías se encargan de crear esa chispa que echa a andar al motor de un automóvil.

Mientras el vehículo funcione bien, muy pocas personas le dan la importancia que merece a la bujía de limpiarla y ajustarla cada 5 mil kilómetros porque no saben que se trata de una pieza clave en el desempeño total del motor por lo tanto las bujías no deben tener suciedad (aceite, grasa, tierra, etcétera) porque se debilita la chispa.

Cada mil 600 kilómetro se precisará de mayor voltaje, el coche empezará a tener dificultades para arrancar en tiempo frío, el funcionamiento del motor será defectuoso y aumentará el consumo de combustible, de ahí la imperiosa necesidad de las revisiones de 5 mil y 10 mil kilómetros.

Las bujías tienen dos funciones principales: encender la mezcla de aire/combustible y remover el calor de la cámara de combustión.

Esto quiere decir que además de proporcionar la chispa a la cámara de combustión, trabajan como intercambiadoras de calor, extrayendo la energía calorífica no deseada de la cámara de combustión al sistema de enfriamiento del motor.

La bujía debe mantener una temperatura baja para prevenir pre-igniciones y/o destrucción de los electrodos, pero suficientemente alta para quemar los depósitos de la combustión y no acumular hollín.

Cualquier tipo de bujía está compuesta de materiales altamente resistentes al calor.

En el mercado existen muchos tipos y marcas de bujías, y es fácil que cualquiera quepa en nuestro motor; pero cada vehículo debe usar la bujía adecuada para garantizar su correcto funcionamiento.

La elección será difícil pero una regla general a la hora de tener que cambiarlas, señala que la bujía ideal dependerá del tamaño del motor y del tipo de combustible que el auto utiliza.

Motores pequeños de tipo 2.0, 2.1 o 2.5 litros requieren bujías calientes, y los más grandes de 2.8, 3.0 o 3.5 funcionan mejor con una bujía fría.

Además, un motor de alta compresión favorece el empleo de bujías frías y viceversa, uno de menor compresión favorece el uso de las calientes.

Lo que es claro es que los diferentes motores requieren bujías con rangos de temperatura diferente. Los motores antiguos o de bajo desempeño son fríos y exigen una bujía caliente (con baja disipación de calor) que evite la formación de depósitos en los extremos del material aislante de ésta. En cambio, los nuevos motores de alto desempeño son muy calientes y usan bujías frías que distribuyan el excesivo calor que se genera en ellos.

De acuerdo con los especialistas, una bujía mal elegida trabajará en forma defectuosa y provocará aumento en el consumo de combustible.

Por eso es importante, ante cualquier duda, consultar a un experto.



PUBLICIDAD